5 errores de cultivo en interiores

Las plantas en interior necesitan cuidados especiales

Las plantas nos alegran el día, nos mantienen ocupados y, además, a medida que va pasando el tiempo adquirimos experiencia en su cultivo. Con todo, es sin duda muy interesante tener algunas dentro de casa, ya que nos ayudarán a darle más vida a la vivienda.

Sin embargo, es común que se cometan varios errores de cultivo en interiores, sobre todo al principio cuando nos hemos acabado de estrenar como jardineros/as. Sepamos cuáles son y cómo evitarlos.

Mantener las plantas en las mismas macetas por años

El anturio se debe de trasplantar cada cierto tiempo

O lo que viene a ser lo mismo: no trasplantarlas. Cuando las vemos en el vivero, tan bien cuidadas, queremos que se mantengan así también en casa, lo cual es lógico. Pero al desear eso a veces nos olvidamos de que para que así sea, una de las tareas que tenemos que hacer -y además, lo más pronto posible- es el plantarlas en macetas mayores. ¿Por qué?

La respuesta es la siguiente: por el desarrollo de las raíces. Por lo general, las plantas que se venden están bien enraizadas, lo que significa que llevan bastante tiempo (meses, quizás años) cultivándose en el mismo recipiente. Las raíces crecen, y al hacerlo absorben los nutrientes del sustrato, de manera que a la falta de espacio se le añade el desgaste de la propia tierra.

¿Cómo saber si necesitan trasplante, y cuál es la mejor época para realizar este trabajo?

Básicamente, sabrás que tu planta necesita un cambio de maceta si:

  • se le salen raíces por los agujeros de drenaje,
  • ha ocupado toda la maceta,
  • no le notas crecimiento desde hace tiempo,
  • y/o lleva más de 5 años en el mismo recipiente (esto solo es válido para plantas de cierto tamaño, como árboles, arbustos y palmeras).

La época ideal para trasplantarla es en primavera, antes de que reanude su crecimiento. Más o menos, esto es cuando la temperatura mínima empieza a superar los 10-15ºC.

Plantarlas en macetas sin agujeros o con un plato debajo

Las macetas sin agujeros no son recomendables para la mayoría de plantas

Admito que las macetas sin agujeros me encantan, pero cultivar plantas en ellas es un error que debemos evitar, a menos que sean acuáticas. Para el resto, el tener contacto constante con el agua acaba por ahogarlas, de modo que se deben de cultivar en macetas con agujeros en la base, los cuales servirán de desagüe. Por ello, tampoco es buena idea ponerles un plato debajo, a menos que nos vayamos a acordar siempre de retirar el agua tras cada riego.

¿Qué plantas pueden vivir en macetas sin agujeros?

Si tienes algunas macetas de este tipo y quieres utilizarlas, estas son algunas plantas que crecerán bien en ellas:

  • Castaña de agua: es una herbácea flotante que alcanza un diámetro de 23 centímetros, por lo que se ha de cultivar en macetas sin agujeros de unos 25 centímetros de diámetro. Se adapta a vivir en sitios luminosos. Ver ficha.
  • Helecho acuático: es una pequeña planta herbácea perfecta para tener como flotante en macetas de unos 20 centímetros de diámetro o superior. Vivirá bien en habitaciones luminosas.
  • Lirio de agua: es una planta rizomatosa que alcanza una altura entre los 0,5 y el metro. Requiere luz, y macetas de al menos 20 centímetros de diámetro.
  • Pita acuática: es una planta que crece o bien sumergida o bien como flotante. Alcanza un diámetro de 30 centímetros, por lo que la maceta debería medir unos 35 centímetros de diámetro. Ponla en una habitación con luz.
  • Pontederia: es una planta herbácea que alcanza una altura de 75 centímetros. Puedes cultivarla en habitaciones luminosas sin sol directo.
  • Utricularia: es un género de plantas carnívoras que se puede cultivar en acuarios, estanques, y en macetas sin agujeros siempre y cuando el agua sea de lluvia o destilada. Cultivar en habitaciones con mucha luz. Ver ficha.

No conocer el tamaño adulto de las plantas

Hay plantas que se cultivan mucho en interiores, pero no deberían

La palmera areca (Dypsis lutescens) se cultiva mucho en interiores, pero es una palmera que supera los 4 metros de altura. // Imagen – Wikimedia/Alejandro Bayer Tamayo from Armenia, Colombia

Las plantas crecen, algunas más que otras. Es por eso por que hay que tener en cuenta que no es viable mantener, por ejemplo, un Ficus en una maceta durante toda su vida, pues son un género de árboles que necesitan mucho espacio, pudiendo alcanzar alturas superiores a los 7 metros, y que, por si fuera poco, cuentan con un sistema de raíces muy potente.Incluso las palmeras que más se cultivan en interiores, como la kentia (Howea forsteriana), areca (Dypsis lutescens) o la palmera de salón (Chamaedorea elegans) pueden llegar al techo al cabo de unos pocos años.

Con el fin de disfrutar de verdad de las plantas de interior es muy importante interesarse por el tamaño que adquirirán una vez lleguen a la edad adulta (porque sí, las plantas que se suelen vender son jóvenes o medianamente jóvenes; a excepción de las que se consideran plantas de temporada o de flor, como los geranios, los claveles o las petunias, entre muchas otras).

Listado de plantas ideales para cultivar en casa

Aquí te dejamos un listado de aquellas que son más bien pequeñas, que no te darán problemas:

  • Aspidistra: es una planta herbácea alcanza una altura de unos 50 centímetros, y vive bien en habitaciones luminosas sin sol directo. Ver ficha.
  • Cinta: es una herbácea que crece hasta los 20 centímetros, perfecta para tener en macetas colgantes. Ubicar en interiores luminosos sin luz directa. Ver ficha.
  • Espatifilo: es una planta herbácea perenne que alcanza una altura máxima de 65 centímetros. Requiere luz, pero no directa. Ver ficha.
  • Poto: es una trepadora perennifolia que puede alcanzar los 20 metros, pero resiste tan bien poda que es una de las pocas que podrás disfrutar en casa por siempre. Eso sí, ponla en una habitación luminosa para que crezca bien. Ver ficha.
  • Sanseviera: es una planta herbácea de hojas algo carnosas que alcanza una altura de unos 20-50 centímetros dependiendo de la variedad. Precisa de luz, aunque no directa, por lo que recomendamos colocarla en habitaciones donde haya mucha claridad. Ver ficha.
  • Tillandsia: es una bromelia que no supera los 30 centímetros. Necesita luz, pero no directa. Ver ficha.

Regar con demasiada frecuencia, o demasiado poco

El riego es importante para mantener las plantas sanas

El hecho de tener plantas en casa hace que las veamos todos los días, y que estemos por lo tanto bastante pendientes. Y eso está bien… siempre y cuando no las mimemos demasiado. Está bien inspeccionar sus hojas en busca de plagas, es más, eso es algo que es aconsejable hacer de vez en cuando, pero solo hay que regarlas cuando sea necesario.

Uno de los errores más comunes, por no decir el que más, es el que se comete con el riego, o más bien, con la frecuencia de riego. Si sospechas que tus plantas están teniendo problemas como consecuencia de ello, debes saber que los síntomas son:

  • Exceso de riego: las hojas inferiores se vuelven amarillas y las jóvenes marrones, las raíces se pudren, el crecimiento se detiene, y en el sustrato puede aparecer verdina. Más información.
  • Falta de riego: la planta se ve triste con los tallos caídos, las hojas jóvenes se vuelven amarillas, aunque con el tiempo todas se tornan resecas e incluso pueden abarquillarse. Además, las flores caen. Más información.

¿Cómo recuperar una planta seca o con exceso de agua?

Si sospechas que tu planta lo está pasando mal como consecuencia de un mal riego, haz lo siguiente:

  • Planta seca: si ha sufrido sed, coge la maceta -sin sacar la planta de ella- y métela en un barreño con agua durante unos 30 minutos. Luego, sácala y córtale las partes que estén muertas. A partir de ahí, riega cuando veas que la tierra vuelve a secarse.
  • Planta con exceso de agua: para recuperarla, sácala de la maceta y envuelve el pan de tierra con papel absorbente a doble capa (o más) y déjala así un día. Pasado ese tiempo, vuélvela a plantar en una maceta, pero esta vez nueva, y córtale las partes que estén feas. Después, espolvorea sobre el sustrato cobre, azufre o canela en polvo para prevenir hongos, y no riegues hasta pasados unos días.

¿Cuándo regar las plantas de interior?

En principio, se deben de regar una media de 2-3 veces a la semana en verano y algo menos el resto del año. Es importante que la tierra se seque un poco antes de volver a humedecerla, pues así se evita que las plantas se vuelvan demasiado vulnerables a los hongos. Por este motivo, en caso de duda comprueba la humedad del sustrato, ya sea con un palo delgado de madera o pesando la maceta una vez regada y de nuevo al cabo de unos días.

Si le tienes puesto un plato debajo, quítale el agua que haya sobrado después de cada riego, ya que de lo contrario las raíces se pudrirán. Por este mismo motivo, no es buena idea cultivar las plantas en macetas sin agujeros de drenaje.

Pulverizar/rociar con frecuencia sus hojas

No pulverices las plantas con frecuencia

El último error más común es el de pulverizar/rociar sus hojas con frecuencia. Aunque es cierto que pueden absorber el agua directamente de sus poros, y que las plantas consideradas como de interior suelen requerir una humedad ambiental elevada para poder crecer en condiciones, también lo es que un exceso de humedad las pudre con rapidez.

Por eso, antes que ponemos a pulverizar diariamente, primero hay que saber qué porcentaje de humedad hay en casa, algo que sabremos por ejemplo con una estación meteorológica doméstica. Ahora bien, si vivimos en una isla o cerca de la costa, podremos estar seguros de que el porcentaje de humedad es alto, por lo que no será necesario que pulvericemos las hojas de las plantas que tengamos en casa.

¿Cuándo pulverizar las hojas y con qué?

Solo es recomendable pulverizar las hojas si esa planta en cuestión es originaria de una selva o un bosque lluvioso, y la humedad que hay en casa es muy baja. Por ejemplo, las plantas que NO hay que pulverizar son las suculentas (cactus y crasas). En cualquier caso, se debe usar agua de lluvia, apta para consumo humano o destilada.

De todas maneras, en vez de usar el típico pulverizador/rociador de plástico, es mejor hacerse con un humidificador (como este que venden aquí) o, al menos, poner vasos o macetas sin agujeros con agua alrededor de la planta. Así se reduce el riesgo de que se pudran.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad 🙂 .


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)