Errores más comunes en jardinería (y cómo evitarlos)

La jardinería es apasionante. Estar en contacto directo con las plantas y con la tierra es algo increíble, que te hace sentir muy bien al hacerte pensar únicamente en una cosa: los seres vegetales que tienes a tu cargo. Pero, no vamos a engañarte: los errores en jardinería son muy habituales, sobretodo cuando empiezas.

Sin embargo, son fáciles de evitar; y es que, si bien es cierto que la experiencia al final es la que hace al jardinero, no está de más recibir una ayuda, ¿verdad? Así pues, a continuación vas a descubrir los errores más comunes en jardinería y cómo evitarlos.

Mala selección de especies

Azalea en flor

Cuando vamos a un vivero es muy sencillo que nos quedemos asombrados por la variedad de plantas que hay, y que deseemos llevarnos algunas a casa. Pero… hay que tener en cuenta que no todas requieren los mismos cuidados ya que pueden provenir de lugares muy distintos.

Por lo tanto, es importante que tengamos en cuenta el clima que hay en nuestra zona, las condiciones existentes en el lugar donde queremos poner la planta, y por supuesto las necesidades del propio ser vegetal.

No abonar

Abono orgánico para plantas

Todas las plantas, independientemente de si están en tierra o en maceta, necesitan alimentarse durante toda la temporada de crecimiento, la cual suele coincidir con las estaciones de primavera y verano, alargándose hasta otoño en climas con heladas suaves, o pudiendo durar prácticamente todo el año en los trópicos donde las lluvias son abundantes.

Esto significa que van a necesitar un aporte regular de nutrientes con el fin de poder crecer y desarrollarse de adecuadamente, una tarea que es muy sencilla de realizar ya que hoy en día disponemos de abonos para casi cualquier tipo de planta 🙂 .

Regar mal

Regando las plantas.

Controlar el riego es, con diferencia, lo más difícil de conseguir. Muchas veces pensamos que no la estamos regando lo suficiente, o que por el contrario le estamos dando más agua de la necesaria y al final la planta se echa a perder y finalmente se muere.

Pues bien. Podremos disminuir el riesgo de que estos problemas aparezcan si:

  • Comprobamos la humedad de la tierra antes de regar: para ello bastará con introducir un palo delgado de madera hasta el fondo y ver cuánta tierra se ha adherido a él. Si sale prácticamente limpio, podremos regar.
  • Utilizamos un sustrato que drene bien: una tierra muy compacta no permitirá que el agua sobrante pueda drenarse, lo que hará que las raíces se pudran. Aquí tienes más información sobre sustratos.
  • No mojamos las hojas ni flores: cuando reguemos, sólo tenemos que regar la tierra, ya que de lo contrario la planta se podría quemar y/o pudrir.
  • Regamos por la tarde: así evitaremos que el agua se evapore con demasiada rapidez.

Ubicación inadecuada

Cycas revoluta

Las plantas necesitan luz para crecer, pero esto puede llevarnos a confusión. A veces compramos una y la ponemos directamente al sol, lo cual le perjudica al no estar acostumbrada (a menos que se haya estado cultivando en el exterior sin protección alguna contra la luz directa). Las Cycas, los cactus, la mayoría de las palmeras, las hortícolas,… todas estas plantas tienen que estar expuestas al astro rey. Pero, ¿cómo hacerlo sin que se quemen?

Lo ideal es ir aclimatándolas poco a poco. Así, por ejemplo, durante un periodo de cinco meses podremos alargar en una hora el tiempo durante el cual les da el sol directo, empezando en primavera u otoño que es cuando los rayos del sol son menos directos.

Con estos consejos, podremos disfrutar de las macetas y del jardín sin tener que preocuparnos, o no en exceso 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *