¿Es venenosa la planta marquesa?

La planta marquesa es tóxica

Imagen – Wikimedia/Tauʻolunga

La planta marquesa, también conocida por los nombres de alocasia u oreja de elefante, es muy bonita. Tiene hojas sin dividir muy grandes, que brotan de un tallo (pecíolo) muy largo, por lo que ocupa bastante espacio. Además, hay de distintas variedades y se han obtenido otros cuantos cultivares, un número que se incrementa si metemos otras especies de alocasia y no nos quedamos únicamente con la A. macrorrhizos, que es la, vamos a decir, »la oreja de elefante verdadera».

Pero de las especies de este género hay que saber algo muy importante, y es de lo que vamos a hablarte en este artículo. Quizás te hayas preguntado alguna vez si la planta marquesa es venenosa, y si no lo has hecho aún, no te preocupes. Veamos si lo es o no, y cómo se ha de manipular para que no surjan problemas.

¿Es venenosa?

La alocasia es una planta que puede estar en casa

Imagen – Flickr/Jnzl’s Photos

Todas las variedades de Alocasia contienen ácido oxálico, especialmente en las hojas y en los tallos (pecíolos). Esta sustancia es incolora, además de tóxica si se tiene contacto con ella. De hecho, puede causar enrojecimiento, picor, e incluso daños más serios como úlceras o quemaduras.

Si se ingiere, se pueden tener cualquiera de estos síntomas: dolor abdominal, inflamación de garganta (con la consecuente dificultad para respirar), vómitos, convulsiones, excesiva salivación, pérdida de la visión (si ha entrado en contacto con los ojos), caída drástica de la presión arterial, y/o colapso.

Por consiguiente, la planta marquesa sí es venenosa. Ahora, ¿esto significa que hay que prohibirla? En absoluto.

Lo que sí que podemos hacer es tener en cuenta una serie de consejos a la hora de manipularla y cuidarla. Hay que pensar que hay muchas plantas que contienen sustancias tóxicas tanto en la naturaleza como en los jardines y hogares. Es mejor conocerlas, aprender a identificarlas, y así, decidir si adquirirlas o no.

En el caso de que se tengan niños pequeños o animales domésticos, recomendamos mantener la planta marquesa en un lugar inaccesible para ellos
.

¿Cómo manipular a la planta marquesa?

La alocasia es una planta que, en realidad, no hace falta manipular de una manera especial salvo que se tenga que podar o cuando se vaya a trasplantar. Quiero decir, si lo que vamos a hacer es regarla, no tendremos que adoptar ninguna medida de protección. Incluso si vamos a abonarla, especialmente si usamos fertilizantes (lo que conocemos como abonos químicos), nos pondremos guantes pero no por la planta, sino por el producto que vamos a aplicarle, ya que este si entra en contacto con la piel y la tenemos sensible o con alguna herida, podremos sentir molestias.

Por todo esto, y resumiendo, nos pondremos guantes de goma -como los de cocina-, en estos casos:

  • Cuando tengamos que cortarle alguna hoja que esté seca.
  • Si vamos a cambiarla de maceta o plantar en el jardín.
  • Y si tenemos que realizarle algún tratamiento o abonado.

¿Dónde colocar la planta marquesa?

La planta marquesa es una hierba tropical

Sabemos que es venenosa, pero igualmente hemos decidido adquirir una. ¿Dónde hay que ponerla? Pues bien, nuestra protagonista necesita mucha, mucha luz, tanto que si se tiene en el exterior le podría dar unas horas de sol directo sin problema siempre y cuando fuesen las primeras de la mañana o las últimas de la tarde.

Por ello, cuando se opta por cultivarla dentro de casa, se ha de poner en una habitación en la que haya ventanas que estén orientadas al este, pues es por ahí por donde sale el sol.

Ahora bien, no solo se debe tener en cuenta la claridad que haya en el lugar donde se va a colocar, sino también la humedad y si hay o no corrientes de aire. Y es que hablamos de una planta que vive en las selvas tropicales húmedas, de modo que es importante que se compruebe si en el lugar donde va a estar la humedad supera el 50%, ya que si no lo hace entonces habrá que pulverizarle las hojas con agua todos los días.

En el caso de que vayas a tenerla dentro de casa, debes de asegurarte de que la pones en una zona en la que no haya ni ventilador ni aire acondicionado. Estos aparatos, al generar corrientes de aire, hacen que la humedad baje, y al hacerlo, las puntas de las hojas se secan y la planta se ve mal.

Otro detalle importante que se ha de tener presente es el siguiente: hay que mantenerla un poco lejos de la pared. Si las hojas rozan con ella, también se van a estropear. Por este motivo, tampoco se debe poner en una zona de paso estrecha, como los pasillos por ejemplo, pues aunque no esté »pegada a la pared», si pasamos mucho por su lado al final también veremos que las puntas se secan o que incluso las hojas se rompen.

Así pues, confiamos en que a partir de ahora puedas disfrutar más de tu planta marquesa, aunque sea venenosa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.