Estrés por calor en plantas

El calor puede perjudicar a las plantas

Hasta la planta más resistente puede pasarlo mal durante un verano especialmente caluroso o durante una ola de calor. Pero ¿cómo reacciona ante una subida de temperaturas para la cual no estaba preparada? El estrés térmico es un problema que, como aficionados a la jardinería y/o a la agricultura debemos conocer, ya que ningún cultivo está exento de sufrirlo. Créeme, ninguno, aunque sí que es cierto que hay especies más delicadas que otras.

Como siempre va a ser mejor prevenir que curar, además de conocer los síntomas de estrés por calor en plantas vamos a tomar algunas medidas para evitar, en lo posible, que nuestros queridos cultivos lo pasen mal llegado el momento.

¿Cómo saber si la planta tiene calor?

Las plantas pueden sufrir estrés por calor

Sentir calor no solo lo hacen los animales, incluyéndonos a nosotros los humanos. A menudo se piensa que sí, ya que cuando tenemos estrés térmico lo mostramos por ejemplo evitando salir a la calle durante las horas centrales el día, bebiendo mucha agua, o metiéndonos en una piscina para contrarrestar esa sensación.

Pero las plantas no pueden desplazarse. Si la semilla germina en el suelo, lo normal es que permanezca allá donde enraizó durante toda su vida. Solo las que cultivamos en macetas tienen la opción de cambiar de lugar si nosotros las cogemos y las trasladamos. Por este motivo, puede costar reconocer los síntomas por calor en las plantas.

Ahora bien, los más comunes son:

  • Hojas plegadas o enrolladas, o por el contrario curvadas hacia arriba
  • Hojas con manchas marrones o secas
  • Aspecto general triste, con los tallos verdes caídos
  • La tierra puede estar seca, y notarse muy caliente si está al aire libre

¿Cómo eliminar el estrés por calor en plantas?

Eliminar el estrés por calor en las plantas conlleva hacer varias cosas, las cuales son:

Riego

Si tenemos plantas que están pasándolo mal por calor, será necesario que antes de nada nos aseguremos de que la tierra está húmeda pero también fresca. Una de las consecuencias más graves de la calor es la deshidratación, de modo que es necesario comprobar la humedad de la tierra para ver si tenemos que regar o no.

Pero además hay que usar un agua que no esté excesivamente caliente. Lo ideal es que esté a unos 23ºC, especialmente si se trata de plantas tropicales, pero puede estar entre los 18 y los 30ºC. Si supera los 30ºC el agua tendrá menos oxígeno, por lo que su desarrollo será mucho más lento, y de hecho, sus raíces podrían sufrir quemaduras.

Maceta

Otro tema del que vamos a hablarte trata sobre las macetas, y es que las que son de plástico absorben mucho más el calor que las que son de barro. Por consiguiente, en el interior de esta se produce una especie de efecto invernadero, recalentando las raíces y causándoles daños. Por este motivo, siempre que sea posible es preferible plantarlas en macetas de barro, especialmente si vives en una zona donde el grado de insolación es alto.

En el caso de que sea inviable, bien porque no puedes conseguirlas o porque tienes muchas plantas o tienes pensado tenerlas, has de colocarlas cerca de paredes o muros que no retengan mucha calor. Por ejemplo, no has de ponerlas junto a las ventanas, puertas de metal ni de plástico, pero sí junto a una pared o muro hecha de bloques de hormigón, o mejor aún, al lado de otras plantas.

Protección contra el sol

Es lo más urgente, pero a veces no es lo más sencillo de solucionar. Si las plantas están en macetas y se ve que lo están pasando mal por las altas temperaturas, sí que podemos llevarlas a un lugar resguardado, en semisombra o sombra; pero ¿qué hacemos si están plantadas en el suelo?

En ese caso, lo más eficaz es clavar en el suelo 2-4 tutores o varillas y poner malla de sombreo por encima, a modo de sombrilla. Si vemos que el sol incide mucho en un lado de la planta que se ha quedado desprotegido, podremos optar por envolverla toda con la malla.

Tipos de malla de sombreo

Las mallas de sombreo pueden ser blancas, marrones, verdes o negras, y todas ellas tienen un grado de ocultación que va desde un 40% hasta un 90%. ¿Esto qué significa? Pues que si por ejemplo compramos una malla del 70%, las plantas recibirán solo un 30% de luz.

Hay que tenerlo muy en cuenta, porque no necesita la misma cantidad de luz un cactus por ejemplo, el cual crece a pleno sol, que un arce japonés el cual vive en sombra. Si quisiéramos proteger al primero usaríamos una malla del 40%, mientras que para proteger al arce sería mejor optar por una de, como mínimo, 70%.

¿Cómo evitar que las plantas tengan estrés por calor?

Rociar las plantas con agua por la tarde las refresca

Como íbamos adelantando al principio, no hay nada como prevenir. Para ello, tenemos que:

  • Controlar mucho el riego, especialmente durante una ola de calor. La tierra se seca más rápido, y eso puede pasarles factura a las plantas más demandantes de agua, como las Sarracenia, tomateras, pimientos, y mucha otras como las palmeras Archontophoenix o las flores como el geranio.
  • Evitar el encharcamiento. Por mucha agua que necesiten, no todas las plantas necesitan tener las raíces encharcadas (solo las acuáticas). Si el sustrato o la tierra tarda horas o días en absorber el agua, tendremos que tomar medidas para mejorar el drenaje.
  • Tratarlas con bioestimulantes naturales siguiendo las indicaciones de uso. Por ejemplo, un bioestimulante foliar como este las ayudará a sobrellevar mejor el calor.
  • Refrescarlas a última hora de la tarde. Cuando el sol esté bajo, es buen momento para coger la manguera y rociarlas con agua. Esto les viene genial tras un día en el que las temperaturas han sido especialmente altas. Además, les ayudará a pasar mejor las noches tropicales (son aquellas en las que el termómetro no baja de los 20ºC).
  • Y por último y no menos importante: aconsejamos cultivar plantas autóctonas, o de climas similares al nuestro. Aunque vayan a producirse olas de calor cada vez más duraderas, si optamos por estas especies tendremos más posibilidades de tener un jardín o balcón sano, que no sufrirá mucho por el calor.

Esperamos que te han servido estos consejos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.