Tártago (Euphorbia lathyris)

Euphorbia lathyris , planta peligrosa y toxica

La Euphorbia lathyris, también conocida como Tártago, hierba topera, catapucia, alcanfor, higuera del infierno, etc., se trata de una planta que posee semillas de las que suele extraerse un aceite, el cual es posible usar dentro de múltiples aplicaciones en el sector industrial.

Supuestamente proveniente de África o la India, esta planta tiene a Brasil, India y China como principales productores, pero hoy en día se encuentra naturalizada prácticamente a nivel global.

Hábitat y características del Tártago

flore de color naranja entre unas hojas

Esta planta habita alrededor del borde de los caminos, arenales costeros, en campos de cultivo y también en terrenos removidos, a una altitud que ronda los 50-850mts. Se caracteriza por ser una planta resistente cuya principal características consiste en mantener a los topos alejados, lo cual logra debido a que posee raíces tóxicas.

Por lo general, se desarrolla en hábitats de bosque, como los ya mencionados, y evita por completo los suelos ácidos. Se trata de una flor, tanto anual como bianual, la cual tiene la capacidad de alcanzar una altura de hasta 1,5mts y suele florecer entre los meses de mayo y junio.

Cuenta con tallos herbáceos, los cuales pueden ser poco ramificados o simples. Es posible recoger sus semillas tanto en julio como en agosto, y destaca por ser una planta que cuenta no solo con flores masculinas, sino también femeninas, por lo que son muy sencillas de polinizar.

Asimismo, cabe decir que la Euphorbia lathyris consiste en una planta herbácea cuyo tallo es capaz de alcanzar unos 2cm de diámetro; el mismo únicamente se ramifica al momento en que la planta florecerá, y lo hace de forma horquillada, llegando a crecer alrededor de 1mt de alto.

Sus hojas no poseen pecíolo, cuentan con una lisa textura y es de un oscuro tono verde azulado; suelen ser realmente largas y estrechas, llegando a alcanzar una longitud aproximada de 15cm.

Hacia la corona, sus hojas se tornan un poco más cortas y adquieren una forma triangular. La nervadura central, la cual posee un tono un poco más pálido, destaca por ser bastante peculiar.

Por su parte, cuenta con pequeñas flores que pueden ser verdes o de un tono verde-amarillento, y no poseen pétalos. Cuando alcanzan la madurez, sus frutos adquieren un tono grisáceo y/o marrón, poseen una forma globulosa deprimida y se encuentran separados en 3 partes las cuales, en su interior, cuentan con múltiples semillas de color negro.

La Euphorbia lathyris suele desarrollarse de mejor manera al ser cultivada en suelos que poseen un pH neutro, ácido o alcalino.

Es conveniente mencionar igualmente, que su parte radical subterránea se desarrolla con mayor vigor al contar con substratos que poseen una textura arcillosa o arenosa, debido a que los mismos tienen la característica de poder mantenerse húmedos o secos.

Además, el tártago por lo general, se vale de dípteros a fin de conseguir polinizar sus flores. Y suele ser una planta sumamente cultivada alrededor del mundo debido a las diversas aplicaciones que puede tener su aceite dentro del sector industrial.

¿Cómo regarla?

Es preciso ajustar la frecuencia del riego de la Euphorbia lathyris a fin de que el suelo mantenga un continuo nivel de humedad, tomando en cuenta la textura del mismo, la humedad ambiental, el nivel de exposición solar y la temperatura, etc. Es importante resaltar que el Tártago no suele soportar encharcamientos, razón por la cual el área de plantación tiene que encontrarse adecuadamente drenada.

Gracias a su gran nivel de rusticidad y a su enorme resistencia frente a la sequía, esta planta tiene la capacidad de adaptarse sin problema a diversos tipos de ambientes. En relación a las necesidades lumínicas del tártago, podemos decir que es medianamente exigente, por lo que es posible ubicarla tanto en espacios de semi-sombra como en lugares directamente expuestos al sol.

¿Cómo realizar su reproducción y su poda?

El método más usado, además de ser el que parece proporcionar mejores resultados a la hora de reproducir la Euphorbia lathyris consiste en hacerlo a través de sus semillas, justamente cuando la última helada finaliza.

Cabe señalar igualmente, que para llevar a cabo su propagación mediante semillas, es preciso que las mismas sean puestas en remojo antes de realizar la siembra, a fin de que su cáscara se ablande. En cuanto a su poda, la misma debe ser solo de mantenimiento y puede llevarse a cabo cuando sea preciso deshacerse tanto de los tallos como de las hojas marchitas.

¿Cómo abonar el Tártago?

Una de las mayores ventajas a la hora de cultivar la Euphorbia lathyris consiste en que la misma se trata de una planta que no necesita de muchos cuidados en cuanto al sustrato. Sin embargo, hay que decir que antes de la plantación es preciso llevar a cabo un ligero abonado usando un poco de compost.

Usos de la Euphorbia lathyris

Aparte de su uso ornamental, esta planta cuenta con usos industriales, cómo hemos señalado, y también con aplicaciones medicinales, siendo utilizada como desinfectante, catártico, antiséptico, diurético, purgante, anti-cancerígeno, parasiticida, antitumoral y emético.

Cuando es cultivada en huertos y jardines, se le suele atribuir igualmente la capacidad de ahuyentar a los topos, dado que sus raíces son tóxicas para ellos; siendo esta una de sus aplicaciones más extendidas.

El producto principal de esta planta destaca por ser su aceite, popularmente conocido como aceite de ricino. El mismo se caracteriza por tratarse de una materia prima de gran importancia dentro de la industria química, usado en la fabricación de variados productos, como por ejemplo, pinturas, plásticos, barnices, lubricantes y/o cosméticos, etc.

planta con flores venenosas

De hecho, la lista de productos creados a partir del aceite obtenido de resulta ser bastante extensa; aparte de ello, cuenta con más de 100 aplicaciones en el sector industrial, entre las cuales se encuentra la fabricación de jabones, frenos y líquidos hidráulicos.

En el pasado, el aceite que se extraía de las semillas de esta planta solía ser usado para mantener las lámparas encendidas. De igual modo, conviene mencionar que sus semillas se caracterizan por ser vomitivas, laxantes y por ayudar a combatir no solo reumatismos, sino también diarreas pertinaces, pero hay que tener en cuenta que su uso puede ser peligroso.

También suele ser usada con el propósito de hacer frente a la presencia de los roedores y otras clases de animales, ya que su ingestión resulta sumamente venenosa; en estos casos es preciso recoger sus frutos y obtener sus semillas, aunque para esto hay que segar el Tártago en plena estación cálida, siendo especialmente cuidadosos, ya que la misma posee un látex que irrita tanto los ojos como la piel.

La savia de esta planta se distingue por ser lechosa y tóxica, por lo que al entrar en contacto con los ojos o con la piel, es posible que cause severas irritaciones, y en algunos casos, también ceguera de forma temporal. Esto se debe a que su savia cuenta con un látex que además de ser bastante irritante a nivel externo, también resulta muy tóxico al ser ingerido.

Por eso, el tártago suele ser el responsable de generar no solo reacciones superficiales fotosensibles, sino también una grave inflamación, especialmente cuanto tiene contacto tanto con los ojos como con posibles heridas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.