Euphorbia suzannae

Euphorbia suzannae

Hay personas a las que cuidar las plantas se le da muy bien. Tienen un ‘don especial’ en el que, con nada que tocan o miman a ese vegetal, empieza a florecerles y a crecer. Pero hay otras que no tienen esa suerte. Por eso, han de escoger ejemplares que, además de que sean resistentes, no necesiten apenas cuidados. Como puede ser la Euphorbia suzannae.

Esta planta es en realidad una suculenta. Originaria de Suráfrica, podemos verla en nuestro país y para los que les gustan este tipo de plantas es muy recomendable por los pocos cuidados que necesita. ¿Quieres conocer más a fondo la Euphorbia suzannae?

Características de la Euphorbia suzannae

Características de la Euphorbia suzannae

Fuente: Eurovent

Físicamente, cuando ves a la Euphorbia suzannae lo primero que te recuerda es a un cactus. De hecho, su forma es muy parecida a uno con pinchos y todo. Es posible incluso que eso te haga desistir de esta planta. Pero debes saber que no tiene pinchos. Como buena suculenta no cactácea o crasa, esta no dispone de pinchos, pero sí tiene una forma que te hace pensar que los tiene; así, es una manera de tener un cactus sin que sea peligroso (o doloroso).

La Euphorbia suzannae es una planta que no crece mucho. Lo hace formando pequeños tallitos carnosos que se van desarrollando horizontalmente. De los tallos crecen unas 10-16 costillas, y de ahí a «púas carnosas», pero tranquilo, que no pincha, solo tiene una forma parecida a las púas de verdad.

Su aspecto esférico las hace perfectas para tener en macetas o jardineras, ya que suelen «imponerse» y llamar mucho la atención por su colorido verde. Eso sí, no te crecerá más de 15 centímetros de altura, aunque sí habrá ramificaciones a lo ancho que pueden llegar incluso hasta los 30 cm de diámetro.

Cuidados de la Euphorbia suzannae

Cuidados de la Euphorbia suzannae

A pesar de que te hemos dicho que la Euphorbia suzannae apenas necesita cuidados, sí hay varias cosas que debes tener en cuenta y proporcionarle para que pueda desarrollarse de manera adecuada. Entre ellos están:

Luz

A pesar de que la forma física que tiene se asemeja mucho a la de un cactus, lo cierto es que la Euphorbia suzannae no requiere de una luz solar directa. Prefiere estar en zona de sombra o bien semisombra.

Sí va a necesitar mucha luminosidad, pero no al punto de estar directamente al sol. De hecho, si la pones, lo que provocarás es que su color verde característico se pierda y lo reemplace por un color marrón, como si estuviera quemada.

Temperatura

Si bien la Euphorbia suzannae es una planta que tolera bien las altas temperaturas, no pasa lo mismo con las bajas. No es recomendable tenerla en lugares donde la temperatura baje de los 10 grados.

Riego

El riego de esta suculenta ha de ser moderado. No debe quedar un encharcamiento en la base, ni tampoco en la tierra, ya que eso pudriría las raíces y a la propia planta.

Lo mejor es esperar a que la tierra se seque por completo para volver a regarla. ¿Y cuánto? Pues en verano dependerá del clima y calor que haga, pero normalmente un mínimo de una vez a la semana. En invierno hay que respetar su reposo, y no regarla, salvo que la tengas en una ciudad con inviernos suaves, que entonces sí podrías regarla una vez cada dos semanas.

Floración

Si la cuidas bien, la Euphorbia suzannae te recompensará con unas pequeñas flores amarillas. Por supuesto, lo hará por primavera, aunque cuando más las verás será en otoño. Son muy bonitas ya que hacen un buen contraste con su color verde.

Tienen la características de que solo habrá una flor femenina, que será la principal, mientras que todas las demás serán masculinas. Esa femenina es la que genera néctar y atraerá a los insectos.

Cuidados de la Euphorbia suzannae

Fuente: Cacti Guide

Abonado

Si bien no lo necesitan, sí que lo agradecen, y mucho, si le das a mediados de verano un poco de fertilizante mineral. Eso sí, que sea enfocado a cactus y suculentas, ya que son los que cumplen con las necesidades de estas plantas.

Poda

La poda del Euphorbia suzannae no es necesaria. Solo debes hacerla si ves que algún tallo se ha secado; si no, no tendrás problema con ello.

Euphorbia suzannae: Plagas y enfermedades

Si temes que la planta pueda enfermar o tener plagas que te hagan estar pendiente de ella, no te preocupes. En general no pasará nada siempre y cuando no haya humedad excesiva.

Si la hay, entonces sí que puede atraer hongos que afecten a la raíz y, con ello, a toda la planta en general. También podría sufrir ataques de mosca blanca en ese estado.

Trasplante

A la hora de trasplantarla, debes ofrecerle un suelo de mantillo de hojas y arena gruesa silícea. O bien comprar en un invernadero o floristería tierra para cactus, aunque te recomendamos que te asegures que tenga un 20% de arena gruesa.

Si bien debes llevarlo a cabo en primavera, no hay un periodo concreto para hacer, es decir, no es cada año, ni cada dos años… Te lo irá diciendo la propia planta y su crecimiento, ya que si ves que la maceta se le queda pequeña, es bueno cambiarla a otra más grande para que se desarrolle.

Euphorbia suzannae: Multiplicación

¿Crece mucho y quieres sacar de ella otra planta? No hay problema. La Euphorbia suzannae se puede multiplicar tanto por semilla (de esas florecitas amarillas que echa) como por esqueje.

Ahora bien, sí que debes tener cuidado porque, cuando le haces un corte a esta planta, empieza a soltar látex. Y es que, si te roza, puede ser muy urticante, lo que hará reaccionar tu piel y puedes tener reacciones fuertes.

Por eso, se recomienda que si vas a tocar la planta para quitarle algunos “hijuelos”, lo hagas siempre con unos buenos guantes que te protejan de este problema. E incluso no vendría mal el comprar algún sellador de heridas para evitar problemas de que el látex se derrame por la planta.

Por todo lo que has visto y lo fácil que es cuidar una planta suculenta, ¿te animas a tener una Euphorbia suzannae en tu hogar?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.