¿Cuáles son las familias de plantas más numerosas?

La hierba es la planta con más éxito

¿Cuáles son las familias de plantas más numerosas que existen? Vivimos en un planeta con una gran diversidad de vida vegetal, donde podemos contemplar la belleza de un gran árbol, pero también de las diminutas florecillas que producen muchas hierbas que apenas superan los veinte centímetros de altura.

El clima, la tierra, la ubicación, … todos estos son factores que moldean la evolución de cada una de las plantas, porque lo que todo ser vivo quiere es precisamente seguir existiendo. Gracias a ello, el instinto de supervivencia hace que el reino vegetal sea lo que es hoy: un espectáculo en sí mismo, uno que los humanos tenemos la oportunidad de disfrutar.

¿Qué son las familias botánicas?

Antes de entrar en materia, me gustaría primero explicar qué es una familia en botánica, ya que de esta manera si sientes curiosidad por saber cuáles son las familias de plantas más numerosas, podrás saber exactamente la importancia que tienen. Pues bien, en el mundo hay unas 400.000 especies de plantas aceptadas, sin contar las variedades ni tampoco los cultivares (de ser así, ese número seguramente se aproximaría al millón… o puede que incluso lo superase).

Como humanos que somos, una de nuestras características es que nos gusta clasificar las cosas, ya que así nos es mucho más sencillo aprender sobre ellas. Por eso, los expertos, en este caso los botánicos, lo que hacen es agrupar las plantas que se parezcan lo máximo posible, no solo en apariencia, sino también en lo que respecta a su evolución y, por lo tanto, también a su genética.

Teniendo todo esto en cuenta, hoy día sabemos, por ejemplo, que pese a que las Cycas y las palmeras se parecen bastante, en realidad no tienen ninguna relación. Mientras que las primeras son consideradas fósiles vivientes pues comenzaron a evolucionar hace más de 300 millones de años, las palmeras son plantas más ‘modernas’ ya que su evolución empezó hace unos 140 millones de años.

Pero eso no es todo: las Cycas son plantas gimnospermas, esto es, son plantas que no protegen sus semillas en un fruto (sea cápsula, legumbre, o etcétera), sino que esas bolitas rojizas que vemos son las semillas; las palmeras por el contrario son angiospermas, es decir que las protegen en un fruto que suele ser carnoso, como los dátiles.

Como ves, identificar plantas es mucho más que fijarse en su apariencia. Por todo ello, en la actualidad se han establecido ya más de 100 familias botánicas.

¿Cuáles son las familias de plantas más numerosas que existen?

Ahora que sabemos que es una familia botánica, toca hablar de las más numerosas. Hay muchas que son muy grandes, pero sin duda las que merecen estar en el top 5 son las siguientes:

Asteraceae (plantas compuestas)

Vista del Aster tataricus

Imagen – Flickr/jacinta lluch valero // Aster tataricus

Es la más numerosa con diferencia. En ella se reúnen unas 32.913 especies repartidas en unos 1911 géneros. Se trata de plantas normalmente herbáceas, aunque puede ser árboles, arbustos o trepadoras. Pueden ser anuales, bienales o perennes. Las hojas son alternas y espiraladas por lo general, de color verdoso.

Las flores son pequeñas, hermafroditas o rara vez unisexuales o estériles, y se agrupan en inflorescencias compuestas por capítulos. Los frutos son cipselas, esto es, la semilla está unida a numerosos pelillos muy ligeros que le ayudarán a alejarse de la planta madre.

En esta familia botánica encontramos a los Aster, Senecio, o a los Helichrysum, entre otros.

Orchidaceae (orquídeas)

Vista de la orquídea Phalaenopsis

Imagen – Wikimedia/sunoochi from Sapporo, Hokkaido, Japan // Phalaenopsis hygrochila

Las orquídeas ocupan el segundo lugar, algo que puede que guste a los enamorados de estas plantas. Se estima que hay unas 25.000 especies (hay quien dice que son unas 30.000) repartidas en 800 géneros. Son plantas herbáceas, perennes o anuales, de hábito terrestre o epífito, o a veces trepadoras. En el caso de las terrestres, los tallos son rizomas o cormos, en cambio en las epífitas las hojas se engrosan en la base formando pseudobulbos.

Las hojas son simples, a menudo alternas, espiraladas, dísticas o verticiladas, con o sin pecíolo. Las flores son de las más complejas del reino vegetal, incluso en ciertas especies de orquídeas adoptan formas de animales, de colores muy vivos. Los frutos son bayas que contienen las semillas.

Ejemplos de esta familia tenemos a las Phalaenopsis, Cattleya, o Dendrobium, entre otros.

Fabaceae (leguminosas)

Vista de la Caesalpinia pulcherrima

Imagen – Wikimedia/Felix Vieira // Caesalpinia pulcherrima

Esta es una familia que también tiene gran importancia económica, no solo porque muchas producen semillas comestibles, sino que además hay muchas con un gran valor ornamental. En ella encontramos 19.400 especies repartidas en unos 730 géneros de hierbas (anuales, bienales o perennes), árboles, arbustos y trepadoras.  Las hojas son por lo general alternas, perennes o caducas, pinnadas o bipinnadas, de color verde.

Sus flores pueden ser pequeñas o grandes, compuestas por cinco pétalos de colores vivos, y se agrupan en inflorescencias tipo racimos. Los frutos son legumbres más o menos largas que contienen semillas a menudo negruzcas y coriáceas.

Ejemplos de leguminosas tenemos por ejemplo al Delonix regia (flamboyán), las Acacia, Caesalpinia o las Vicia sativa (arvejas).

Poaceae (gramíneas)

Vista del bambú

Imagen – Wikimedia/Citron / CC-BY-SA-3.0 // Phyllostachys viridiglaucescens

Son la cuarta familia más numerosa, con unas 12.100 especies descritas repartidas en más de 820 géneros. Pese a ser la cuarta, es la primera en lo que a importancia económica se refiere, ya que de buena parte de ellas nos alimentamos nosotros… y muchos animales de granja y de corral, así como algunos domésticos.

En general hablamos de hierbas, leñosas, cespitosas, rizomatosas o estoloníferas, que pueden ser anuales, bienales o perennes dependiendo de la especie. Los tallos son cilíndricos a elípticos, con los entrenudos huecos o macizos (como el maíz), y de ellos brotan hojas alternas y largas, de color verde. Las flores se agrupan en inflorescencias en forma de espiguillas, y son unisexuales o hermafroditas. Los frutos son pequeños y secos.

Ejemplos de gramíneas tenemos el Triticum (trigo), el Oryza sativa u Oryza glaberrima (arroz), el Zea mays (maíz), el Hordeum vulgare (cebada), la subfamilia Bambusoideae (bambú) o la Avena.

Rubiaceae

Vista de la Gardenia jasminoides

Imagen – Wikimedia/Alpsdake // Gardenia jasminoides

Y por último pero no por ello menos destacable vamos a hablarte de las rubiáceas. Esta familia comprende más de 10.000 especies repartidas en unos 600 géneros, y son árboles, arbustos, hierbas, o trepadoras, en general de hábito terrestre aunque hay que son epífitas. Las hojas son opuestas, verticiladas o rara vez pinnatífidas, perennes o a veces caducas.

Las flores se agrupan en inflorescencias terminales, y son actinomorfas o rara vez zigomorfas. Los frutos son simples o múltiples, pudiendo ser drupas o cápsulas, y contienen las semillas.

Ejemplos de plantas que pertenezcan a esta familia son las Gardenia, el Galium, o la Bouvardia.

¿Te ha parecido interesante este tema?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.