Peyote, el cactus más popular

Si hay un cactus que todos, o prácticamente todos, conozcamos ése es el peyote. Cuando lo ves por primera vez no parece que sea gran cosa: tiene forma esférica, y es de color verde grisáceo o azulado. Pero si tienes oportunidad de contemplarlo en flor, te darás cuenta de que, en realidad, es una planta asombrosa, ya que a pesar de que es pequeña, es muy elegante y muy bonita.

¿Te apetece conocer más en profundidad a esta asombrosa planta? ¡Vamos allá! 🙂

Características del peyote

Lophophora williamsii

El nombre de ‘peyote’ se le da a un cactus cuyo nombre científico es Lophophora williamsii, que es un cactus endémico de México. Es muy conocido, no sólo por sus bellas florecillas, sino también por sus alcaloides psicoactivos, entre los cuales se encuentra la mescalina. Se ha usado durante muchos años como planta medicinal en América, y actualmente en todo el mundo se utiliza incluso para meditar.

Se caracteriza por tener un ritmo de crecimiento muy lento, hasta el punto de que puede tardar hasta 30 años en alcanzar la madurez. Mide unos 12cm de diámetro por 5cm de altura. Tiene forma esférica, y el cuerpo dividido en 5 a 13 gajos en forma de botón. Es de color verde grisáceo a azulado. Sus areolas no presentan espina alguna, excepto cuando el cactus es joven; sin embargo, sí están recubiertas por una pelusilla de color blanco. Las flores, que son de color rosa pálido, surgen del ápice en primavera.

Cultivo

Grupo de peyotes

El peyote es un cactus que, realmente, no requiere de ninguna atención especial. Es de muy fácil cultivo, e incluso soporta heladas suaves. Sin embargo, es necesario tener en cuenta una serie de cosas para que pueda desarrollarse correctamente, que son:

Ubicación

Tenemos que colocarlo en el exterior, en una zona donde le dé la luz del sol de manera directa. En el caso de vivir en una zona donde en invierno la temperatura baje de -2ºC, lo pondremos en una habitación en la que entre mucha luz y en la que no haya corrientes de aire.

Riego

Es recomendable regar con agua de lluvia o sin cal unas 2 veces por semana en verano, y cada 5-6 días el resto del año. Para evitar pudriciones, en caso de duda debemos de comprobar la humedad del sustrato. Si no sabemos cómo hacerlo, no te preocupes. A continuación te decimos cómo:

  • Puedes introducir un palo delgado de madera hasta el fondo de la maceta y luego sacarlo para ver cuánta tierra se ha adherido a él: si ha sido poca, entonces es porque está seca y, por lo tanto, podrás regar; en caso contrario, habrá que esperar un poco más.
  • Puedes coger la maceta una vez regada, y luego al cabo de unos días. La tierra seca pesa bastante menos que la húmeda, por lo que sólo hay que memorizar (o apuntar) el peso que tiene cada una.
  • Puedes utilizar un medidor de la humedad de la tierra, que encontrarás a la venta en viveros y tiendas de jardinería. Pero para que sea más fiable, introdúcelo en varios puntos de la maceta, ya que el medidor sólo mide la humedad de la tierra que entra en contacto directo con él, y puede que no toda la tierra esté igual de seca o igual de húmeda.

Abonado

Durante los meses de primavera y verano se debe abonar utilizando abonos minerales, como el Nitrofosca echando una cucharada pequeña (de café) una vez cada quince días o uno específico para cactus siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Trasplante

Se ha de cambiar de maceta cada dos años, en primavera.

Sustrato

El sustrato ha de tener muy buen drenaje, de manera que el agua sobrante pueda drenarse rápidamente. Así, una buena mezcla sería 60% turba negra + 30% perlita + 10% arena de río.

Plagas y problemas

La principal plaga que puede tener es la cochinilla algodonosa si el ambiente es muy seco. Afortunadamente, se puede quitar de manera muy fácil con un bastoncillo de las orejas humedecido en agua, o incluso con un pincel de broca estrecha.

Eso sí, si regamos en exceso, se empezará a pudrir por la base y los hongos como los del género Phytophthora pueden acabar con él. Así, si tenemos uno que empieza a estar blando, lo que haremos será cortar por lo sano, tratarlo con fungicida sistémico, dejar secar la herida unos 10 días, y luego plantarlo en una maceta con arena.

Rusticidad

Soporta heladas de hasta los -2ºC, siempre y cuando sean puntuales y de corta duración.

¿Cómo se multiplica?

Peyote en flor

Para tener más plantas de peyote se pueden hacer dos cosas: sembrar las semillas o separar los vástagos. Veamos cómo proceder en cada caso:

Siembra

Las semillas se han de sembrar en primavera, en una maceta o bandeja de semillero con arena. Colocaremos el semillero en una zona expuesta al sol, o en semisombra con mucha luz, y pulverizaremos dos o tres veces por semana -cuanto más seco sea el clima, más se deberá de hacer-. Es importante no regar, ya que si lo hacemos las semillas, al ser muy pequeñas, las podríamos perder de vista y terminar germinando unas muy cerca de las otras.

Si todo va bien, las primeras brotarán al cabo de 1 mes, pero tenemos que tenerlas todo un año en el semillero para que puedan crecer un poco. Pasado ese tiempo, las podremos manipular sin problemas y, por lo tanto, las podremos cambiar a macetas individuales.

Separación de vástagos

El peyote, una vez que alcanza la madurez, empieza a emitir vástagos basales. Éstos se pueden separar con cuidado en primavera o verano, utilizando un cuchillo previamente desinfectado con alcohol de farmacia. Una vez hecho esto, los dejaremos en una zona fresca, sin luz directa, para que la herida cicatrice, lo cual hará al cabo de 7-10 días. Pasado ese tiempo, humedeceremos con agua su base y se la impregnaremos con hormonas de enraizamiento en polvo.

A continuación sólo nos quedará plantarlos en macetas con arena de río y regar.

Al cabo de dos meses como máximo enraizarán.

Usos del peyote

Lophophora

Este es un cactus que se utiliza como planta ornamental, pero también, y como seguramente sabrás, por sus efectos psicodélicos. La mescalina es una de las drogas más potentes que existen, hasta el punto de que sus efectos duran alrededor de 12 horas. Pero… ¿es recomendable probarlo?

Sólo si se hace bajo supervisión médica. Debes de tener muy presente que, si bien no suele ser mortal, en dosis altas (de 20mg/kg o más) sí que pueden llevar a una persona a cometer homicidios o incluso a suicidarse, por lo que desde aquí te recomendamos que sólo lo tengas como cactus de colección.

El peyote es una planta que podemos tener en maceta durante toda su vida al no crecer mucho. Disfrutemos de su belleza 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Cactus

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *