Ficus elástica: cuidados

Ficus elástica: cuidados

Sin duda, los ficus son de las plantas más fáciles de cuidar y bastante resistentes, ideales para los principiantes. Además, existen muchas diferentes pudiendo encontrar aquella que más te gusta. Tal es el caso del ficus elástica. Sus cuidados no son nada complicados, sino todo lo contrario.

Pero, ¿cuáles son? ¿Y cómo es el ficus elástica? Si te lo estás preguntando, a continuación te hablamos de él y de los cuidados que precisa.

Cómo es el ficus elástica

Cómo es el ficus elástica

El ficus elástica también es conocida como árbol del caucho, o bien gomero. Es un árbol que crece en su hábitat natural entre 20 y 30 metros de altura, aunque cuando se cultiva en maceta apenas supera el metro.

Tiene un tronco irregular que puede crecer en grosor hasta los 2m. Pero lo más llamativo son las hojas grandes que desarrolla, de color verde oscuro brillante. Eso sí, debido a que las ramas no son demasiado gruesas ni fuertes, tienden a caer por el peso de las hojas. Por eso, siempre se recomienda ponerle un tutor para que no se vayan a quebrar las ramas o se afee su aspecto.

De rápido crecimiento, este árbol originario de Asia tropical, es uno de los más apreciados como planta de interior pero lo cierto es que también se puede tener en el exterior si se le proporcionan los cuidados necesarios.

No es habitual, pero debes saber que da frutos, son parecidos a los higos, pero en sabor no se parecen en nada. De hecho, es mejor no comerlos.

Ficus elástica: cuidados principales

Ficus elástica: cuidados principales

Ahora que conoces un poquito más cómo es el ficus elástica, vamos a enfocarnos directamente en cuáles son los cuidados que tienes que proporcionarle para que salga adelante. En concreto, son los siguientes:

Ubicación e iluminación

Como te hemos comentado antes, esta planta no tiene una ubicación concreta. Siempre y cuando el resto de cuidados se los puedas dar, le dará igual estar en interior o en exterior.

A lo que sí debes prestar atención es a la luz. Necesita la mayor cantidad de luz posible porque es algo que le encanta y que además lo busca. Así que si dentro de la casa puedes ofrecerle una buena iluminación, estará bien. Y si fuera también, no tendrás problema.

Eso sí, aunque tolera el sol directo, en las horas de mayor incidencia puede tener problemas porque podría quemarlas. Además, te recomendamos que vayas girando la maceta para que todas las hojas se nutran y pueda ofrecer un mejor aspecto.

Temperatura

Le encanta una temperatura media de entre 16 y 21 grados. Tolera tanto un clima tropical como uno mediterráneo. Pero lo que no soporta son las heladas.

Le cuesta trabajo adaptarse a las temperaturas, por lo que tienes que tener mucho cuidado porque cualquier cambio brusco hará que sufra y eso es perjudicial. Para que te hagas una idea, si lo tienes en una maceta en el exterior y lo metes dentro de casa, se le caerán las hojas por ese cambio de temperatura. Por eso, es muy delicado en este sentido, y debes procurar mantenerle una constante.

El primer año es el más complicado porque es cuando debe adaptarse a los cambios de temperatura de su nuevo entorno. Pasado este tienes más posibilidades de que salga adelante.

Riego

Con el ficus elástica, uno de los cuidados más importantes es el del riego. Debes saber que tolera la sequía, por lo que es de las plantas que es mejor «menos que más».

Solo cuando veas que el sustrato está seco del todo puedes regarlo. Además, tampoco necesita mucha humedad porque se adapta bien a los climas secos. Por eso, es mejor regar poco, aunque más veces en el tiempo que pasarte y ahogarlo (porque repercutirá en una pudrición de las raíces).

En cuanto a la humedad, no requiere que tengas que mantenerle una humedad constante, se adapta al clima fácilmente.

Si te pasas con el riego, la planta te lo dirá, porque hará que las hojas inferiores se vuelvan amarillas y se caigan. Cuando eso pase, no vuelvas a regar hasta que notes que la tierra está muy seca.

Una actuación de emergencia si está la tierra demasiado empapada es la de sacarla de la maceta, quitarle la tierra (que saldrá fácilmente al estar muy mojada) y ponerle tierra nueva seca. Esto, aunque supone un estrés para la planta, puede salvarla al impedir que las raíces se pudran por estar mucho tiempo con la tierra húmeda.

Cómo cuidar un árbol del caucho

Abonado

Una vez al mes en su época de crecimiento (de primavera a verano) conviene que lo abones. Lo mejor es el abono líquido que mezclas con el agua de riego.

En invierno es mejor dejarlo descansar de abono, por lo que estará unos 3 meses sin él.

Ahora bien, si ves que está un poco débil, puedes echarle abono, en lugar de una vez al mes, cada 3 semanas. No conviene pasarse con la dosis recomendada por el fabricante.

Tierra

Has de saber que en este sentido, el ficus elástica no necesita mucho en cuanto al sustrato. Se adapta bien a cualquiera.

Sin embargo, entre sus cuidados sí deberías tenerlo presente, porque si le das una tierra con muchos nutrientes y drenaje, te lo agradecerá mucho más. En este sentido, opta por turba con fibra de coco, vermiculita o perlita.

Otra opción es usar compost o humus de lombriz pero siempre mezclada con algún drenaje.

Poda

La poda es necesaria para eliminar las hojas y ramas que parezcan enfermas, muertas, etc. De hecho, conviene podar los brotes jóvenes para que vaya generando nuevas ramas ya que le cuesta trabajo.

Algunos expertos señalan que viene bien pinzarlo para estimular la aparición de nuevas ramas.

Has de hacerlo en primavera y verano, que es cuando mejor tolera la poda. Pero si en invierno u otoño hay alguna rama en mal estado, siempre que no sea una poda demasiado drástica podrá tolerarlo.

Plagas y enfermedades

En este aspecto sí debes tener más cuidado. En el caso de las plagas, hay dos muy importantes a tener en cuenta: la araña roja, que puede dañar severamente el ficus; y la cochinilla, que se alimentará de la savia de la planta.

Ambas se pueden tratar afortunadamente.

Con respecto a las enfermedades, estas pueden venir dadas por:

  • Falta de iluminación, que hará que las hojas se le caigan y pierda fuerza (la solución es darle más luz).
  • Exceso de riego, que pudrirá las raíces y hará que las hojas se vuelvan amarillas y se caigan.
  • Tierra inadecuada, provocando una caída masiva de las hojas y un cambio de color en ellas.

¿Te quedan más claros los cuidados del ficus elástica?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.