Fisiopatías en cítricos

Los cítricos suelen tener fisiopatías

Los cítricos, es decir, los limoneros, naranjos, mandarinos, y todas las demás especies del género Citrus, suelen sufrir fisiopatías. Estas no tienen nada que ver con plagas ni las enfermedades, si no de errores que se cometen a la hora de cultivarlos. Por eso, a menudo vemos que tienen frutos con la cáscara muy gruesa o que no terminan de madurar, pero no conseguimos identificar la causa del problema.

Y es que el origen, en estos casos, simplemente no se ve a simple vista. De hecho, para corregirlo solo podemos hacer una cosa: guiarnos por los síntomas. Sepamos cuáles son las fisiopatías en cítricos, y cuáles son las medidas que debemos tomar para que recuperen su salud.

Bufado del fruto

El bufado del fruto es una fisiopatía que consiste en la separación de la pulpa de la cáscara, o también de los propios gajos. Esto ocurre cuando se deja en el árbol más tiempo del necesario, pero también se da cuando se combina una alta humedad ambiental con temperaturas altas.

Asimismo, es importante evitar la aplicación excesiva de nitrógeno, pues este favorece el rápido desarrollo de los frutos, y por lo tanto, la aparición de este desorden.

Tratamiento

El abono es un producto natural

Con el fin de que no te vuelva a pasar, aparte de recolectar los frutos enseguida que maduren, lo que puedes hacer es mantener un buen calendario de abonado. Cuando un árbol recibe todos los nutrientes que precisa, es difícil que sus frutos no se desarrollen bien.

Por lo tanto, durante la primavera y el verano es aconsejable aplicar un fertilizante específico para cítricos, siguiendo las instrucciones de uso.

Cáscara muy gruesa (y poca pulpa)

¿Alguna vez te ha pasado que cuando ibas a recolectar los limones o mandarinas por ejemplo te has encontrado con que tienen la piel o cáscara muy gruesa pero con apenas pulpa? Estos puede que hayan alcanzado su tamaño definitivo, y que incluso los árboles estén bien en apariencia, pero… ¿por qué ocurre esto?

Pues bien, es debido a un desequilibrio nutricional, o para ser más específicos: a una carencia de fósforo, o lo que vendría a ser lo mismo: un exceso de nitrógeno. Y es que cuando hay demasiado nitrógeno, el fósforo que hay disponible para las plantas disminuye.

Tratamiento

Lo que hay que hacer es abonar al frutal con abonos ricos en fósforo, como la harina de huesos (en venta aquí), que es natural, durante la primavera y el verano.

Granulación

Este es el típico problema que no se ve hasta que abres el fruto. Ocurre cuando estos pierden casi todo el líquido, así como su color. Es común en naranjas, pero también aparece en mandarinas y otros árboles, especialmente cuando se cultivan en regiones donde las temperaturas son altas todo el año y la tierra es muy ligera.

Tratamiento

Los naranjos pueden tener fisiopatías

Imagen – Wikimedia/Emőke Dénes

Lo mejor que se puede hacer en estos casos es elegir variedades que sean resistentes a nuestro clima, y al tipo de suelo que tenemos.

Oleocelosis

Es una fisiopatía que se da cuando el fruto excreta una sustancia oleosa, ya sea por haber sufrido algún impacto que ha provocado grietas o fisuras en la cáscara, o bien por algún problema a nivel celular. En cualquier caso, este líquido causa la aparición de manchas de color marrón verdoso que terminan siendo negruzcas.

¿Por qué aparece? Bien, el motivo principal es una excesiva humedad, ya sea ambiental y/o bien en la tierra. Por ello, es importante elegir variedades que sean adecuadas para nuestra zona, así como cultivarlas correctamente.

Tratamiento

Con el fin de que este problema aparezca en tus árboles, además de lo que hemos comentado ya, aconsejamos recolectar los frutos los días más secos.

Rajado de frutos

El rajado de los frutos se da cuando estos están todavía en el árbol, por lo general antes de que maduren. En un primer momento solo queda afectada la cáscara, pero el problema es que la pulpa queda expuesta a las infecciones fúngicas (transmitidas por hongos), los cuales consiguen acceder a ella a través de las grietas de la piel.

Sucede mucho cuando la planta recibe mucha agua durante un tiempo, y luego sufre sequías. Estos cambios hacen que se quede sin suministros para poder completar la maduración de los frutos. Pero has de saber que existen otros factores, como la deficiencia de potasio, suelos demasiado compactos y/o pobres nutricionalmente, o incluso la presencia de microorganismos patógenos.

Tratamiento

Los cítricos pueden tener muchas fisiopatías

El tratamiento ha de »atacar» distintos frentes:

  • Se ha de procurar que la planta reciba agua cada vez que lo necesite. Los cítricos no resisten la sequía, de modo que es muy importante que se rieguen de vez en cuando, evitando hacerles pasar por períodos secos.
  • Durante toda la temporada de floración y fructificación se abonará con abonos ricos en potasio. También es muy recomendable abonarlos con un fertilizante específico para cítricos (en venta aquí). Eso sí, NUNCA se han de combinar: usa un mes uno y al mes siguiente otro diferente, y siempre siguiendo las indicaciones de uso que encontrarás en el envase.
  • Es aconsejable hacer un análisis nutricional del suelo, para comprobar su fertilidad.

¿Te ha sido de interés? Esperamos que hayas podido encontrar el origen del problema de tus cítricos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.