¿Cómo es la flor del Aloe vera?

La planta de aloe vera tiene la flor amarilla

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

¿Cómo es la flor del Aloe vera? Esta es una planta que se ha vuelto muy popular en los jardines y en las casas de todo el mundo debido a sus múltiples propiedades medicinales. Sin embargo, su popularidad ha generado mucha confusión, y es que tanto en Internet como en algunos libros se identifican sábilas (que así es como a veces se llaman a estas plantas) como A. vera, cuando en realidad lo único que tienen en común es el género al que pertenecen (Aloe). Y a veces incluso se confunden especies de Haworthia y Agave con áloes.

No vamos a negarlo: pueden parecerse, pero hay características, detalles, en los que nos tenemos que fijar para saber diferenciar unas plantas de otras. En esta ocasión, nos vamos a centrar en las flores.

¿Cuándo florece?

El Aloe vera es una planta crasa o suculenta no cactácea: es decir, que tiene hojas carnosas ya que almacena agua en ellas, pero carece de areolas al no ser un cactus (las areolas de los cactus son unas protuberancias por las que brotan las espinas. Suelen tener pelillos muy cortos, casi lanosos. Son en lo primero que tenemos que identificar si tenemos dudas de si se trata un cactus o una crasa).

Nuestra protagonista es originaria de Arabia, aunque se ha naturalizado en las regiones templadas y tropicales del mundo. Aunque puede tardar unos 3-4 años en florecer desde que la semilla germina, una vez lo hace una vez lo seguirá haciendo toda su vida. ¿Cuándo? Normalmente el Aloe vera florece en primavera, pero puede empezar a hacerlo a finales del invierno si las temperaturas son suaves.

¿Cuáles son las características de la flor de Aloe vera?

Lo primero que hay que saber es que son de color amarillo. Hay otras especies de áloes que las tienen rojas o rojizas, como el Aloe maculata o Aloe humilis. Tan solo una variedad »común» que podría confundirse con el A. vera ya que también las tiene amarillas: el Aloe arborescens »Yellow Flower», pero aunque no es muy difícil de conseguir, no es tan popular como el A. vera, al menos no en España.

Pero aparte del color, el resto de características sí son comunes a otras especies de áloe. A saber: las flores surgen de un tallo floral alto, que puede medir hasta 1 metro, y que además ramifica un poco. Este tallo es terminal, lo que significa que después de la floración, se seca y puede ser arrancado de la planta sin problema.

Las flores se agrupan en inflorescencias con forma de racimo simple, y son tubulares, de más o menos un centímetro de largo. Y los estambres miden entre 30 y 35 milímetros. Una vez se da la polinización, una tarea que recae en los animales polinizadores, maduran los frutos, que son cápsulas se unos 20 por 6 milímetros en cuyo interior se encuentra las semillas, las cuales miden unos 6 milímetros.

¿Cómo hacer florecer el Aloe vera?

El aloe vera es fácil de cuidar

Para que el Aloe vera pueda florecer es importante que se coloque en un lugar en el que reciba mucha luz. De hecho, no es buena idea tenerla dentro de casa precisamente por eso, porque le cuesta mucho producir flores en interior debido a la falta de luz. Ahora bien, si tienes una habitación en la que hay ventanas orientadas al este, que es por donde sale el Sol, entonces sí puedes cultivar tu áloe en ella, poniéndola cerca de las mismas.

En el caso de que se vaya a tener en el exterior, es conveniente que se ponga en un lugar en el que haya mucha luz, incluso Sol directo. Ahora bien, no debes exponerlo a la luz directa del astro rey si hasta ahora había estado en sombra o dentro de casa, ya que se quemaría. Para evitarlo, se ha de aclimatar poco a poco, y por ello durante una hora cada día has de ponerlo en el Sol de la mañana o de la tarde. A partir de la segunda semana tienes que dejarlo más tiempo, entre 30 y 60 minutos más cada semana.

Pero además de eso, has de proporcionarle una serie de cuidados, los cuales son:

aloe vera
Artículo relacionado:
Cuidados del Aloe vera
  • Riego: como es una planta que soporta la sequía, pero que teme el exceso de agua, se ha de regar únicamente cuando la tierra esté seca.
  • Maceta: si se va a tener en un recipiente, este debe tener orificios de drenaje. Además, hay que cambiarlo de maceta al menos 2 o 3 veces a lo largo de su vida, a medida que vaya creciendo y produciendo hijuelos.
  • Tierra: fibra de coco, o tierra para cactus y crasas como esta de Flower.
  • Trasplante: tanto si se va a plantar en una maceta más grande como en el suelo, se ha de hacer en primavera.
  • Abonado: es conveniente abonarla en primavera y verano. Si usas la planta como medicinal, debes aplicarle abonos autorizados para la agricultura ecológica, como el guano, abono de algas o el mantillo. Pero si solo la quieres para decorar, puedes abonarla con fertilizantes para cactus y crasas líquido como este siguiendo las indicaciones del envase.
  • Rusticidad: es una planta que resiste hasta los -3ºC. Si en tu zona hace más frío, deberás protegerla.

Como ves, es sencillo disfrutar de la belleza de la flor del Aloe vera.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.