Garambullo (Myrtillocactus geometrizans)

Myrtillocactus geometrizans o garambullo

Imagen – Wikimedia/Frank Vincentz

El garambullo es uno de los cactus que más fácilmente podemos encontrar en los viveros, y no porque sea común (que lo es), sino más que nada porque es uno de los que crecen más rápido sin apenas cuidarlo.

Además, tiene numerosos usos: tanto ornamentales, como medicinales o, por supuesto, como planta de protección debido a las afiladas espinas que posee. Pero, ¿cómo mantenerlo sano?

Origen y características

La flor del garambullo es blanca

Imagen – Flickr/Amante Darmanin

El garambullo, cuyo nombre científico es Myrtillocactus geometrizans, es una cactácea endémica de México. Crece como arbusto o arbolito muy ramificado y con forma de candelabro de 2-7 metros de altura. Los tallos miden entre los 6 y los 12cm de diámetro, tienen entre 6 y 8 costillas y son de color azulado. De las areolas brotan una espina central de 1-3cm de largo y de color gris, y otras que son radiales que miden 5-8cm de largo.

Las flores son axilares, miden hasta 8,5cm de diámetro por 3cm de ancho, y son verde-amarillentas. El fruto es globoso, de color rojo oscuro, púrpura o azulado y tiene algunas espinas débiles. Su pulpa es comestible, de color púrpura. Y las semillas son ovaladas, negras, y de 1,2 a 1,7mm de largo por 1 a 1,5mm de ancho.

Usos

Aparte de usarse como ornamental, el garambullo tiene otros usos:

  • Comestible: con los frutos se preparan gelatinas, licores, mermeladas, y aguas.
  • Leña: la planta seca es una importante fuente de leña en las comunidades rurales de su hábitat natural.

¿Cuáles son sus cuidados?

Planta de Myrtillocactus geometrizans

Imagen – Wikimedia/Frank Vincentz

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación: el garambullo es un cactus que ha de estar en el exterior, a pleno sol.
  • Tierra:
    • Jardín: crece en suelos bien drenados.
    • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales.
  • Riego: serán suficientes de 2 a 3 riegos por semana durante el verano y cada 4-5 días el resto del año.
  • Multiplicación: por semillas y esquejes en primavera o verano.
  • Época de plantación o trasplante: en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado. Si está en maceta, trasplantar a otra mayor cada 2 años.
  • Rusticidad: por experiencia te puedo afirmar que resiste bien hasta los -2ºC si es un ejemplar adulto y aclimatado, aunque lo ideal sería que no bajara de los 8ºC.

¿Qué te ha parecido este cactus?

¿Sabes cómo regar las plantas durante el verano?
Apunta nuestros consejos y trucos para poder disfrutar de una estación llena de vida y color
Riego de las plantas durante el verano

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.