¿Cómo se cuidan las Gasteria?

La gasteria es una planta de sombra

La Gasteria es una planta suculenta y no cactácea, que pueden cultivarse tanto en macetas como en los jardines. No son nada complicadas, de hecho, con unos mínimos cuidados vas a poder disfrutar de ellas al máximo.

Aun así, si no quieres que se te escape nada, no puedes dejar de seguir nuestros consejos, pero antes de nada, veamos un poco cómo son las Gasterias.

Origen y datos generales de la planta

La gasteria crece lento

Estas plantas son nativas de Sudáfrica. Son herbáceas perennifolias suculentas, con hojas que pueden crecer o bien formando una espiral o bien hacia la derecha y a la izquierda, apoyándose unas sobre otras.

Existe una buena variedad de estas plantas, pero como tal, las más que se encuentra en el mercado actual son:

  • Gasteria verrucosa: Esta especie tiene distintivas hojas gruesas y oblongas cubiertas de verrugas blancas.
  • Gasteria maculata: Esta planta es similar a la Gasteria verrucosa, pero carece de las protuberancias verrugosas.
  • Gasteria glomerata: Esta especie es una planta compacta que permanece sólo unos pocos centímetros de alto.

Ten en cuenta que algunas de las Gasterias son nativas u originarias (que no han sido cruzadas), mientras que otras son híbridas y comparten características de una y otra especie del mismo género.

Un hecho importante a destacar, es que las Gasterias no son una especie de planta en sí, sino más bien un género de plantas suculentas que comprende una gran variedad. Es por esta razón que en muchos viveros suelen verse este tipo de plantas, pero con variaciones y características un tanto diferentes.

Lo curioso y lo que muchos ignoran es que las Gasterias son un género de plantas que poseen un alto nivel de rarezas. Pero pese a ello y su apariencia, es importante que no se le confunda con la sábila o el aloe vera porque no son iguales.

Es común que se haga referencia a estas suculentas como Gasterias, pero también se les conoce como lengua de buey por el diseño y la textura de sus hojas. Un dato importantísimo que tienes que saber es que de acuerdo a la especie o variación, las hojas tendrán un color y aspecto diferente, así como su disposición y la capacidad de producir flores.

Características de las Gasterias

Dichas hojas son coriáceas, de color verde claro a verde oscuro pasando por el grisáceo, y suelen medir unos 5 a 8cm de largo. Su altura es más bien reducida, puesto que no superan los 20 centímetros.

Una vez llegan a la edad adulta, florecen. Sus flores se agrupan en inflorescencias con forma de racimos formados por brácteas lanceoladas de color amarillo o rojizo, aunque algunas de ellas tienen la capacidad de adquirir una forma tubular o curvada durante el invierno.

El ritmo de crecimiento es lento y dado a que es una planta nativa de Sudáfrica, esta se ha adaptado a estas condiciones, pero no soporta muy bien el sol directo por demasiado tiempo, así que su crecimiento se ve favorecido cuando se colocan en sombras ligeras.

De un mismo modo, no importa si tu intención es tener la planta en interiores, ya que puede soportar bastante bien condiciones lumínicas bajas, incluso más que otras suculentas que puedes conocer.

La mejor forma de plantarlas es en primavera, aunque generalmente se pueden comenzar a plantar como plantas de interior en cualquier momento. Suponiendo que deseas plantar tu Gasteria en el jardín, elige un lugar que tenga luz solar puntual, como debajo de un árbol grande.

Además, las plantas de interior en maceta pueden ser llevadas al exterior y colocadas en un área ligeramente sombreada para el verano. Ten en cuenta que las Gasterias no reaccionan bien al agua que cae directamente sobre las hojas, así que tienes que proveerse de algún refugio contra las lluvias y los sistemas de rociadores si es posible.

De lo contrario, las hojas podrían comenzar a pudrirse. Asimismo, un excelente drenaje tanto del suelo como del contenedor de la plantación,  es clave para el crecimiento de una planta sana.

¿Cuáles son los cuidados?

La gasteria quiere sombra

Si quieres hacerte con un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Comprenderás que el cuidado de una planta no será el mismo si la tienes en exterior que en interior. Por eso y cuando tengas una Gasteria al aire libre, deberás tenerla en un lugar en donde le pegue sombra por las tardes y durante el día, el sol incida sobre ellas pero no por demasiado tiempo.

Estas plantas aprecian la luz brillante, pero no el sol duro. Protégeles de la caliente luz del sol de la tarde. Si llegas a notar que las hojas se tornan de un color amarillo o blanco, es porque está recibiendo demasiado sol.

Suelo/tierra

Para las plantaciones en contenedores, utiliza una mezcla de tierra de cactus para macetas (en venta aquí) u otra tierra para macetas de drenaje rápido y mezclada con unos pocos puñados de arena. Para las plantaciones de jardín, los suelos algo arenosos son los mejores para proporcionar un drenaje suficiente.

En cuanto a la tierra que deberás utilizar en el jardín, tiene que ser una tierra o mezcla que sea capaz de drenar el agua con suma rapidez. Esto con el objetivo de darle el agua necesaria a la planta pero evitando que sus raíces se pudra.

Riego

Como otras suculentas, estas plantas no necesitan mucha agua. Espera a que el suelo se seque por completo y utiliza un atomizador o gotero para proporcionarle el agua necesaria. Aunque la cantidad dependerá de la temperatura del ambiente, así como del tamaño de la planta en sí.

En caso que tengas la planta en el exterior y reciba el agua de la lluvia, normalmente no será necesario un riego suplementario. Pero asegúrate de proteger muy bien sus hojas y que no tenga el suelo o sustrato encharcado.

Temperatura y humedad

A las plantas les gustan los veranos cálidos y los inviernos ligeramente fríos (hasta 10°C), pero ten cuidado, la escarcha puede ser mortal para las plantas. Durante el clima cálido, las hojas pueden adquirir un color más claro y brillante, lo cual es perfectamente natural.

Además, como la mayoría de las suculentas, las plantas no disfrutan de ambientes muy húmedos. Por lo tanto, si vives en un clima húmedo, asegúrate de regar la planta sólo cuando el suelo esté seco para evitar la putrefacción, ya que la humedad proporcionará gran parte de la humedad necesaria para la planta.

Fertilizante

Solo basta con que fertilices tus Gasterias una vez cada primavera. Para ello, te recomendamos que utilices fertilizante para cactus.

Propagación

La Gasteria se propaga fácilmente usando esquejes, hijos o semillas. Usa un cuchillo o tijeras afiladas. Corta tan cerca del tallo de la planta madre como puedas, incluyendo tantas raíces como sea posible.

Deja que la compensación se seque por lo menos unas horas antes de replantar. Planta la compensación en una maceta pequeña, usando el mismo tipo de tierra que tiene la planta madre.

Luego coloca la maceta en un lugar cálido y brillante y mantén la tierra uniformemente húmeda (pero no empapada), hasta que veas el crecimiento.

Plantación

Al encapsularla, elige un recipiente que tenga amplios agujeros de drenaje. Muchos jardineros prefieren las macetas de terracota no vidriadas, que permiten que la humedad del suelo se evapore a través de sus paredes.

Esto ayuda a evitar que la podredumbre se riegue en exceso. Además, opta por un recipiente poco profundo y ancho en lugar de uno profundo y estrecho, ya que estas plantas tienen raíces poco profundas.

Además, como las plantas crecen lentamente y permanecen pequeñas, es probable que no tengas que plantarlas a menudo. Pero con el tiempo, las plantas maduras enviarán plantas de compensación de bebés, que con el tiempo pueden abarrotar el contenedor.

Puedes replantar todo el grupo de plantas en un contenedor más grande, o quitar las compensaciones de la planta madre y colocarlas en contenedores separados.

Plagas y enfermedades comunes

La gasteria es una planta que resiste la sequía

Por una parte se tiene la desventaja que las Gasterias son muy susceptibles a los hongos. Si no sabes identificar este problema, que sepas que la presencia de hongos se ve en sus hojas, ya que estas tienden a adquirir un color negro.

La aparición de hongos se debe en principio al exceso de humedad o agua que se encuentra en las hojas. Afortunadamente, estas infecciones fúngicas no suelen propagarse con rapidez, aunque es necesario tomar medidas lo antes posible para corregir el nivel de humedad de la planta y así poder controlar la infección.


2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Juan Crespo dijo

    Siempre es interesante los informes de cuidados de nuestras plantas incluso para comparar las caracteristicas de datos ideales con la adaptación que han tenido a suelos y climas distintos, gracias.-

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Gracias, Juan Crespo. Nos alegra saber que te ha sido de interés.