Geranio pensamiento: cuidados

El geranio pensamiento es fácil de cuidar

Imagen – Wikimedia/Blueye

El geranio pensamiento es una de las variedades de Pelargonium que mejor quedan plantadas en una jardinera mediana o grande, además de en el jardín. A mí, por ejemplo, me gusta tenerlos cada uno en una maceta, junto a un arce que tengo en un recipiente de gran tamaño. Otra forma de decorar con ellos es poniéndolos en el balcón, o incluso colgados en la pared, aunque esto último solo es posible mientras son jóvenes y, por lo tanto, tienen un tamaño reducido.

Por todo esto, y porque es precioso, queremos explicarte los cuidados del geranio pensamiento, ya que nos interesa que sepas bien todo lo que has de hacer para que esté sano.

¿Dónde hay que tener el geranio pensamiento?

El pelargonium es una planta tropical

Como siempre, es importante empezar hablando sobre la ubicación. ¿Dónde ha de estar esta planta: fuera o dentro de casa? Bien, pues para responder a esta pregunta hay que averiguar su rusticidad. Y lo cierto es que es tropical, por lo que no soporta las heladas. Puede aguantar quizás -1ºC si esa temperatura se registra de manera muy puntual, pero aún así es preferible resguardarla si hace frío.

Y ahora hay que hacerse otra pregunta: ¿es de sol o de sombra? Bueno, pues todos los geranios del género Pelargonium, como es el caso de nuestra protagonista, han de estar en un lugar soleado. Incluso si va a estar en casa, es muy importante que se ponga en una habitación en la que haya ventanas por las que entre mucha luz.

¿En maceta o en el suelo?

Pues esto va un poco a gustos, pero hay que tener en cuenta también el clima, ya que si por ejemplo en invierno hay heladas, convendrá tenerla en maceta para poder cambiarlo de sitio cuando llegue el momento. Y, obviamente, si se quiere tener dentro de casa, va a tener que estar en maceta a no ser que tenga un patio interior con un trozo de tierra.

Ahora bien, si se va a optar por mantenerla en un recipiente, este ha de tener orificios en su base. Y si hablamos de la tierra, ha de ser esponjosa, ligera, y rica en materia orgánica. Como sustrato, aconsejamos usar por ejemplo el universal de la marca Flower (en venta aquí), o bien el de Fertiberia (en venta aquí).

¿Cuándo hay que regar al geranio pensamiento?

El riego del geranio pensamiento ha de ser moderado; esto significa que ha de regarse cuando la tierra, o el sustrato en caso de que esté plantado en una maceta, esté seco. Pero hay que tener cuidado con esto porque no hay que dejar que se seque del todo; es decir, no hay que esperar a que se agriete o que esté tan seco que se compacte en exceso, no. Siempre ha de estar ligeramente húmedo, pero nunca encharcado.

Para que no haya problemas, es muy recomendable coger un palito de madera e introducirlo en la tierra, hasta el fondo. Si al sacarlo vemos que está prácticamente limpio, entonces regaremos. En el siguiente vídeo podrás conocer más sobre este sencillo y práctico truco:

¿Qué tipo de agua de riego hay que usar?

El agua que mejor le irá es la de lluvia si está limpia, pero como nunca llueve a gusto de todos, si a ti te es imposible conseguirla podrás usar la del grifo si es apta para consumo, y por supuesto también el agua embotellada.

Por el contrario, debes evitar regar con aguas muy calcáreas, que tengan un pH superior a 7.

¿Cuál es la mejor época para abonarlo?

El geranio pensamiento crece cuando las temperaturas rondan entre los 18 y los 35ºC. Esto es importante que lo sepas porque durante los meses en los que el termómetro marque esos valores, podrás abonarlo y conseguir los mejores resultados. Y es que si lo abonases, por ejemplo, en pleno invierno, sería un problema porque en caso de haber una helada, podría sufrir daños muy serios, especialmente en los tallos que hayan podido crecer algo después de recibir el abono, pues serán tiernos.

Por este motivo, solo se abonará en verano, pero se puede empezar en primavera y continuar en otoño si las temperaturas son las adecuadas. Para ello, hay que usar abonos de origen orgánico, como el guano por ejemplo que puedes comprar aquí; o bien fertilizantes para plantas con flor como este.

¿Cuándo hay que trasplantarlo?

El geranio pensamiento es una planta perenne

Solo se sacará de la maceta si las raíces han empezado a crecer por fuera de la misma, saliendo de los agujeros de drenaje. Y además, se hará siempre que haga buen tiempo y sea primavera o comienzos de verano.

No se debe hacer en pleno verano ni después de esta estación, pues de lo contrario la llegada del frío podría debilitar al geranio pensamiento hasta el punto de no superar el trasplante.

¿Cómo se multiplica el geranio pensamiento?

La manera más fácil es mediante esquejes de tallo en primavera. Para esto solo has de cortar uno, y plantarlo en una maceta con sustrato universal. Para que tenga una mayor probabilidad de enraizar, antes de esto puedes impregnar su base con hormonas de enraizamiento en polvo como estas. Luego, riega.

Otra forma es por semillas, también durante esa estación. En este caso, se sembrarán en una maceta, separadas entre sí, y se enterrarán un poquito con sustrato para semilleros como este que se habrá regado previamente.

Tanto el esqueje como las semillas han de estar en un lugar con mucha luz; de hecho, las segundas es preferible que se acostumbren al sol directo desde el principio.

¿Te parece una planta interesante el geranio pensamiento?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.