Sausana (Geranium rotundifolium)

imagen de cerca de unas flores de color rosa

El Geranium rotundifolium, también conocida como Sausana, es una planta floral que forma parte de la familia de las geraniáceas. Por lo general, se distribuye de forma natural en gran parte de los países europeos, a excepción de Europa septentrional.

Esta especie se puede encontrar en infinidad de lugares, de hecho, muchas personas consideran este tipo de planta para decorar jardines, balcones y ventanas, paredes de patio, etc.

Características principales

flor pequena y rosa que sobre sale entre los arbustos

Uno de los atractivos de esta especie en particular, es el color de sus flores de un morado similar al de la amatista, que son ideales para usarlas como plantas ornamentales.  En España, son muy populares entre las personas que aman todo lo relacionado con la jardinería.

Los tallos de estas plantas suelen ser tendidos y miden aproximadamente entre 10 a 30 centímetros de largo, los pelos por lo general son suaves y la mayoría del tiempo es de color rojizo. Ahora bien, sus hojas son mate y tienen forma redonda, a diferencia del tallo las hojas son de color verde grisáceo, con sajaduras algo profundas y en la parte final de estas se puede notar un pequeño punto de tonalidad oscura.

Esta especie florece durante la temporada de primavera y verano, una de sus particularidades principales es que poseen cinco pétalos no muy largos con el borde algo ensanchado y forma redondeada que forman esas preciosas flores.

Cultivo del Geranium rotundifolium

Estas especies pueden cultivarse en todo tipo de suelo, lo único que siempre debes tener presente es que no deben ser extremadamente húmedos. Estas plantas requieren una gran cantidad de sol para acelerar su desarrollo, sin embargo, muchas pueden crecer sin problemas si se sitúan en un lugar donde haya más sombras y menos exposición a los rayos del sol.

El proceso de multiplicación se lleva a cabo por medio de esquejes en el transcurso de la temporada cálida, también se pueden propagar mediante la semilla y por la separación de plantas en la temporada de otoño o de primavera. La obtención de los esquejes también se puede realizar durante la estación fría del invierno, plantándolos en un suelo previamente preparado con cantidades no excesivas de abono orgánico.

Por su parte, el enraizado por lo general tarda al menos unos 20 días. Al igual que con la mayoría de las plantas de flor, si deseas que la planta florezca de manera frondosa, lo más recomendable es deshacerte de las flores que ya están secas. Para estimular un mejor crecimiento, lo ideal aplicar un abono preparado con humus o cualquier otro abono orgánico disuelto en agua.

Cuidados

Gracias a su excepcional floración, son perfectos como plantas ornamentales, mejorando de forma sencilla el aspecto de los jardines o terrazas o incluso para colocarlos en macetas en el interior de nuestro hogar, en una zona soleada. La verdad es que son plantas muy hermosas y para que siempre se mantengan de este modo, lo más recomendable es mantener una serie de cuidados sencillos que te mostramos a continuación.

Tal como lo mencionamos en la parte anterior, los Geranium rotundifolium es una especie a la que le encanta la exposición al sol, por lo que lo más apropiado es escoger un lugar en el que pueden recibir los rayos de este, sin importar en que estación nos encontremos. Ahora bien, durante las temporadas frías es necesario protegerlas correctamente, especialmente cuando hay bajas temperaturas.

Si este es el caso, es aconsejable tener a los geranios en macetas para que puedas llevarlos al interior y de esta forma, evitar que las temperaturas más frías puedan dañarla. Cuando las lleves a casa, es muy importante que sitúes a la planta lo más cerca posible de una ventana para que puedan absorber la luz proveniente del exterior. Jamás las coloques en lugares oscuros.

Estas especies necesitan de un riego constante, especialmente durante la temporada de verano, cuando el sol es más fuerte y evapora rápidamente el agua del suelo. Normalmente, toleran bastante bien los suelos que son húmedos, sin embargo, no es recomendable regar las macetas con demasiada agua para prevenir que las raíces se pudran y la planta muera.

Otro de los aspectos esenciales al momento de cuidar de uno o varios Geranium rotundifolium, es el abono. Un correcto abono es fundamental para que los tallos puedan crecer fuertes y flores tengan ese color lila tan llamativo. Para poder abonar estos geranios lo único que tienes que hacer, es comprar abono natural de una tienda especializada en plantas y disolverlo en poca cantidad de agua, esta mezcla debes aplicarla una vez cada 15 días durante la etapa de floración.

Poda

La mayoría de los geranios requieren de una poda bastante frecuente. De hecho, en el transcurso del año debes llevar a cabo un par de podas, fundamentales para el correcto desarrollo de la planta, estas podas debes hacerlas a principio de las temporadas de primavera y otoño respectivamente.

En el caso de la primera, se realiza para que el geranio obtenga más fuerza antes de la llegada de la siguiente floración, mientras que en la estación de otoño, se hace para deshacerte de las flores secas y también de las ramas rotas y débiles. De igual modo, debes tener presente que las flores se secan relativamente rápido.

Plagas y enfermedades

Estas suelen ser plantas bastante propensas a ciertas enfermedades y plagas, por lo que se recomienda estar atento y siempre aplicar los cuidados que sean necesarios para el buen bienestar de la planta.

Araña roja

La araña roja es otro de los enemigos mortales de esta planta, ya que esta plaga succiona la savia de las hojas, haciendo que aparezcan pequeños puntos de color amarillo o pardo, las hojas empiezan a caer y la planta muere con el tiempo.

Podredumbre gris

Se trata de manchas producidas por un hongo, en condiciones donde existe demasiada humedad puede desarrollarse muy rápido. La solución aparte del tratamiento específico es situarla en una zona menos húmeda.

Bacteriosis

Sin duda una de las enfermedades más graves, tanto que es capaz de acabar con la planta en su totalidad. Todo empieza con manchas aceitosas, especialmente cuando la humedad y el calor son favorables. La única forma de hacer frente a esta enfermedad es deshacerte de todas las plantas que ya están dañadas para evitar que se propague a las que están sanas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.