¿Cómo cuidar un granado en maceta?

El granado es un árbol pequeño

El granado es un arbusto que tolera muy, muy bien la poda, pero es que además es una planta de tamaño relativamente bajo, cosa que hace que se pueda cultivar en maceta siempre. Por si fuera poco, existe una variedad, la Punica granatum »Nana», que es aún más interesante ya que no supera los dos metros de altura.

Así que si quieres tener un frutal, te recomendamos elegir un granado. Seguro que no te arrepentirás, sobre todo después de conocer los -pocos- cuidados que necesita un granado en maceta.

¿Dónde colocar el granado en maceta?

El granado en maceta se cuida fácilmente en el exterior

El granado, cuyo nombre científico es Punica granatum, es un arbusto o arbolito frutal que no supera los cinco metros de altura. Es una planta que mantiene sus hojas en primavera y en verano, pero durante el otoño empiezan a caer y en invierno se queda sin ellas, por lo que decimos que es caducifolio.

Pero además, es una especie que quiere y necesita que los rayos solares incidan sobre él. Y es que en condiciones de poca luz le es imposible crecer bien. Por este motivo, es importante que se ponga en el exterior.

¿Cuándo y cómo regarlo?

Cuando se cultiva en el suelo es una planta que resiste muy bien la sequía; de hecho, en la región mediterránea donde pueden pasar buena parte de la primavera y el verano sin ver llover durante semanas, como ocurre en mi zona por ejemplo, se mantiene bien sin problemas. Pero cuando se tiene en maceta la cosa cambia.

En maceta un granado se vuelve dependiente de su cuidador. Vive en un espacio de reducidas dimensiones, con una tierra que en verano se puede secar con rapidez. Así que se ha de regar unas dos veces por semana durante la temporada cálida y seca, y una vez por semana o cada dos el resto del año.

¿Qué sustrato ponerle?

Si quieres tener un granado en maceta, has de tener en cuenta que es muy sensible al exceso de agua. Además, has de plantarlo en sustratos cuyo pH sea entre 6.5 y 7.5, pues no tolera los suelos ácidos.

Pero no te preocupes, que hoy en día es fácil conseguir tierras adecuadas para esta planta. Por ejemplo los siguientes:

  • Sustrato universal (en venta aquí)
  • Sustrato para huerto urbano (en venta aquí)

O incluso puedes hacer tú la mezcla:

  • Mantillo (en venta aquí) con perlita (en venta aquí) a partes iguales
  • 60% turba con 30% perlita y 10% humus de lombriz (en venta aquí)

¿Se puede abonar un granado en maceta?

Sí. Pero no solo se puede, si no que se debe. Hay que abonarlo desde comienzos de primavera hasta finales del verano, con abonos orgánicos líquidos. Por ejemplo, con guano (en venta aquí) o abono extracto de algas (en venta aquí). Aunque sea naturales, es necesario seguir las indicaciones del envase, pues están muy concentrados y una sobredosis podría ser fatal.

¿Cómo plantar un granado en maceta?

El granado enano se cultiva en macetas

Imagen – Flickr/Scott Zona

Para plantar un granado en maceta vas a necesitar guantes de jardinería, sustrato, una regadera con agua y por supuesto una maceta. Esta tiene que ser unos 6-7 centímetros más grande que la que ya tiene, puesto que es una planta que crece rápido. Después, has de seguir estos pasos:

  1. El primero es coger un poco de sustrato y echarlo dentro de la maceta nueva. Eso sí, has de tener en cuenta el tamaño de la »vieja» maceta, pues de lo contrario la planta te quedaría o muy alta o muy baja con respecto al borde del recipiente.
  2. Ahora, extrae el granado con cuidado, e introdúcelo en la nueva maceta, centrado.
  3. Luego, echa sustrato para terminar de rellenar la maceta nueva.
  4. Por último, riega y coloca la maceta en un lugar soleado.

Eso sí, nunca saques un granado de un recipiente si no ha enraizado bien; es decir, si no ves raíces asomando por los agujeros de desagüe de la misma. Además, tienes que tener en cuenta que la época ideal para el trasplante es a principios/mediados de primavera, que es cuando las temperaturas son suaves y la planta empieza a crecer.

¿Cuáles son las enfermedades del granado en maceta?

El granado es muy resistente. De hecho, las enfermedades que puede tener aparecen cuando se riega en exceso, o cuando llueve mucho y la tierra tiene dificultades para secarse.

Así, puede tener:

  • Alternariosis: es un hongo que ataca las hojas, causándoles manchas marrones en los bordes, y en los frutos pudriéndolos. Se trata con cobre.
  • Cribado: lo causa el hongo Clasterosporium carpophilum. Afecta sobre todo a los frutos, donde aparecen manchas necróticas con el borde rosa. Se puede tratar con cobre.
  • Phytophtora: es un hongo que daña a las raíces, pudriéndolas. En el tronco se verán manchas marrones y alargadas, y las hojas se secarán rápidamente. Se trata con fungicidas específicos, pero lo mejor es mejorar el drenaje de la maceta poniéndole un sustrato ligero que lleve perlita.

¿Cuándo y cómo podarlo?

El granado se poda en otoño o bien a finales del invierno. Para ello, necesitarás unas tijeras de podar previamente desinfectadas y unos guantes. Una vez lo tengas todo, has de eliminar todas las ramas que estén secas, rotas o enfermas. Asimismo, es importante que recortes todas aquellas que crezcan demasiado, pues al cultivarlo en maceta el espacio del que dispone es limitado, y por consiguiente la disponibilidad de nutrientes también.

Lo más aconsejable es dejarle una copa redondeada y el tronco al descubierto, pero esto va a un poco a gusto del propietario. En cualquier caso, es importante evitar las podas drásticas, pues estas lo debilitarían.

Granado en maceta con hojas amarillas: ¿qué le ocurre?

Hay tres posibles causas que hacen que las hojas del granado se vuelvan amarillas. Son las siguientes:

Exceso de agua

Las hojas amarillas en un granado suelen ser indicador de exceso de agua, ya sea porque se ha regado demasiado, ha llovido mucho, o porque el sustrato que se le ha puesto no es adecuado. Por lo tanto, es importante asegurarse primero de que el sustrato es ligero, y que lleva perlita o similares (alita, pómice, etc.), ya que si no es así, tendríamos que sacar el granado de la maceta, retirar con cuidado la tierra que se pueda sin manipular mucho las raíces, y después plantarlo en otra maceta, nueva y limpia, con la tierra adecuada.

Además, es necesario que el recipiente tenga agujeros en su base para que el exceso de agua pueda seguir su curso. Por este motivo, no hay que ponerle un plato debajo, a menos que se escurra después de regar. Y hablando de riego, hay que regar muy pocas veces a la semana (ver el apartado ¿Cuándo y cómo regarlo? para más información).

Falta de agua

Si las hojas que se vuelven amarillas son las más jóvenes, entonces podría ser que estuviese pasando sed. Si vemos la tierra seca, y si al coger la maceta notamos que pesa poco, la meteremos en un recipiente con agua durante una media hora.

Así, la tierra se rehidratará y la planta podrá recuperarse.

Es otoño/invierno

En el caso de que sea otoño/invierno, no tendremos que preocuparnos si vemos que las hojas se vuelven amarillas pues el granado es caducifolio.

¿Dónde comprar un granado en maceta?

Si quieres tener tu propio granado, no dudes en hacer clic aquí abajo:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.