Greenovia, unas plantas suculentas de singular belleza

Greenovia

Imagen – Clairuswoodsii

Las Greenovia son unas plantas suculentas que, si bien se asemejan a los Aeonium, en realidad tienen su propio género botánico. No son muy conocidas, quizás debido a que son sensibles al frío, y por eso no se cultivan tanto. Aunque eso no tiene por qué preocuparte: es relativamente fácil encontrar semillas a la venta en tiendas online, y para que germinen sólo hay que esperar un máximo de dos semanas.

¿Te gustaría conocerlas? Vamos allá.

Características de las Greenovia

Greenovia dipocycla

Greenovia dipocycla

Nuestras protagonistas son nativas de las Islas Canarias, donde crecen en alturas de entre 150 y 2300 metros sobre el nivel del mar, en terrenos volcánicos. La mayoría de las veces están expuestas al sol directo, pero puedes encontrártelas en rincones sombreados. Son plantas herbáceas con hojas carnosas que crecen agrupadas en rosetas las cuales se cierran cuando hay escasez de agua. Tiene un pequeño tallo que se eleva unos 5-10cm del suelo. Sus flores son de color amarillo, y brotan en primavera.

El género se compone de seis especies, que son:

  • G. dipocycla
  • G. aurea
  • G. drodentalis
  • G. gracilis
  • G. aizoon
  • G. aureazoon

Cultivo o cuidados

Greenovia aurea

Greenovia aurea

¿Cómo cuidar estas plantas? ¿Hay que tener alguna experiencia previa para mantenerlas? La respuesta es … no. Los cuidados que necesita son prácticamente los mismos que los que daríamos a los Aeonium, que son:

  • Ubicación: exterior, a pleno sol. Si la temperatura baja de los -2ºC, se deben de tener dentro del hogar en una habitación en la que entre mucha luz natural.
  • Riego: poco frecuente. Durante los meses cálidos, se regarán dos veces por semana como máximo, y el resto del año una vez cada 15 o 20 días.
  • Abonado: muy recomendable abonar en primavera y verano con abonos orgánicos líquidos.
  • Plagas y enfermedades: son muy resistentes. Lo único que podría afectarles de manera seria son las cochinillas algodonosas, pero se pueden quitar fácilmente con un bastoncillo de las orejas humedecido en agua o en alcohol de farmacia.
  • Trasplante: cada dos años, en primavera. Usar para ello un sustrato lo más poroso posible, como pómice o akadama.
  • Reproducción: por semillas en primavera. Sembrar directamente en macetas con vermiculita.

¿Te han gustado las Greenovia? 🙂

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *