Gusano cabezudo

gusano cabezudo

Como sabemos, existen numerosas heladas que afectan a nuestros cultivos ya sea en los jardines o en la agricultura. Hoy vamos a hablar de una plaga una gran importancia en los frutales. Se trata del gusano cabezudo. Es un animal que cada vez está incrementando más su población y peligrosidad. En la región de Murcia, comunidad Valenciana, Extremadura y Aragón es donde más importancia está teniendo.

En este artículo vamos a contarte todas las características, ciclo biológico y peligrosidad del gusano cabezudo.

Características principales

gusano de adulto en los frutales

El gusano cabezudo es una terrible plaga que afecta principalmente a los frutales. Sus poblaciones se están incrementando en los últimos años de forma drástica. Se está pensando cuál puede ser el origen de tal incremento de población. Por un lado, el excesivo uso continuado de herbicidas y plaguicidas de forma sistémica reduce las poblaciones depredadoras del gusano cabezudo. Esto hace que, con un menor número de depredadores naturales, el gusano pueda extenderse con mayor facilidad sin tener tanto riesgo.

Debemos entender que de forma natural la cadena alimenticia funciona entre depredadores y presas. Si el ser humano interviene en algunos de estos eslabones de la cadena alimenticia el ciclo ecológico se puede romper. Normalmente los depredadores son más reducidos en un ecosistema debido del número de presas es limitado y entre los propios depredadores se hacen competencia. Una vez las presas dejan de tener un depredador que disminuya sus poblaciones comienzan a crecer sin freno, siempre cuando hayan recursos suficientes para abastecer sus necesidades.

En este caso, estamos hablando de la desaparecieron de depredadores de forma artificial causada por los herbicidas y plaguicidas del ser humano. Sin embargo, en campos de cultivo todos los recursos para abastecer las necesidades del gusano cabezudo están presentes. Con la modernización de los sistemas de riego se consigue de la tierra que no se encuentra tan cercano al árbol esté seca. Dado que en parte del estadio de crecimiento del gusano cabezudo habita en los suelos, su proliferación es más oportuna.

Ciclo biológico del gusano cabezudo

gusano cabezudo en las raices de arboles

Vamos a ver cuál es el ciclo biológico de esta plaga de frutales. Los adultos permanecen principalmente refugiados en el suelo hasta final del verano. Es a partir de esta etapa donde comienzan a emerger y coincide con la brotación de los frutales. Es ésta la razón por la que son afectados estos cultivos. Los adultos salen con mucha hambre después de todo el invierno bajo el suelo. Esto ocurre más o menos a finales del mes de febrero y principios de marzo. Comienzan a devorar todos los brotes, yemas y peciolos que se encuentran a su paso. Después de unos 40 días de alimentación comienzan a reproducirse. La época de reproducción se extiende desde los meses de mayo hasta septiembre.

Las temperaturas de primavera y verano son más apacibles para la plaga, por lo que cada hembra puede llegar a depositar entre 350 y 400 huevos sobre la tierra y a menos de un metro del tronco. La profundidad del terreno a la que pone los huevos es de aproximadamente entre 0.5 y 2 centímetros. En tan sólo unos 10 días los huevos eclosionan las larvas y se dirigen hacia las raíces de los árboles. Dentro de las raíces crecen hasta los 7-10 centímetros.

Identificación del gusano cabezudo

coleopteros que atacan frutales

Vamos a señalar algunas de las características principales que tiene el cuerpo del gusano cabezudo para poder identificarlo con facilidad. El adulto del gusano es un coleóptero de color negro gran tamaño que suele tener entre los 2- 2.5 centímetros. Se suelen encontrar en las ramas de frutal y se esconden debajo de las ramas cuando detecte tu presencia. Uno de los aspectos para reconocerlo bien es que se van volando y huyen si cree que lo has identificado.

Afecta principalmente a todos los árboles frutales de hueso. También está comprobado que afecta otros frutales como es el castaño, el manzano, peral y el membrillero. El adulto es el que habita en la parte aérea del árbol y se alimenta de los brotes y yemas del árbol que emergen. Sin embargo, el daño más importante que pueden causar las larvas es la de crear galerías sobre las raíces de las plantas. Es aquí donde los cultivos se pueden estropear desde un inicio. Y es que son capaces de destrozar el tejido cortical y dañar todos los conductos de savia con los que el árbol se nutre.

Con el paso del tiempo y la afección de estas larvas los árboles acaban muy debilitados y mueren.

Métodos de control de la invasión

Existen diversos métodos tradicionales para poder evitar las plagas de este gusano en los cultivos. Por ejemplo, si analizamos el riego, si el terreno del tronco del frutal se encuentra húmedo, las hembras no realizan la puesta sobre el suelo. Una recomendación es que el goteo del riego se ponga cercano al tronco para aumentar el radio de humedad. Puedes utilizar plástico que actuaría a modo de defensa rodeando el árbol con un radio de al menos de un metro. Este plástico se debe y enterrando para que el gusano no pueda atravesarlo por el subsuelo.

Posteriormente, recogemos el plástico cuando pase la temporada de invasión. Es una de las operaciones más efectivas pero menos ecológica, ya que puede generar residuos plásticos sobre el suelo. Además, la humedad alrededor del árbol no se puede extender mucho más allá del plástico y puede ocasionar diversos excesos de humedad para otras plantas.

La eliminación del árbol infectado es una tarea que sólo se debe hacer en casos de gran aceptación del árbol. Es conveniente proceder a su arranque y posterior quemado. De esta forma, conseguimos evitar la propagación hacia otros árboles frutales.

Podemos hacer un control biológico, aunque aún existen pocas medidas y se está investigando. Se han encontrado algunos hongos que pueden convertirse en enemigos naturales del gusano cabezudo, un coleóptero (Melanotus rufipes), un himenóptero (Spathius erythrocephalus), dípteros (Sarcophylla latifrons y Billaea subrotundata) y nematodos entomopatógenos (Sreinernematidae y Heterorhabditidae). Todos ellos pueden servir de depredadores del gusano cabezudo que introducidos de forma controlada en los ecosistemas pueden ayudar a la reducción de los individuos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el gusano cabezudo y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.