Cómo cuidar una higuera en maceta

La higuera es un árbol que peude tenerse en maceta

La higuera es una planta muy querida en los huertos, ya que es muy productiva y además no requiere de ningún cuidado especial. Por este motivo, es normal preguntarse si es posible cultivarla en una maceta, puesto que en caso afirmativo, podría ser muy interesante tenerla en un patio, terraza o incluso en el balcón.

Y lo cierto es que si bien no es la planta más idónea para tener siempre en un recipiente, tampoco es difícil. Así que si quieres saber cómo cuidar una higuera en maceta, toma nota de nuestros consejos.

¿Dónde se ha de colocar una higuera en maceta?

La higuera es un frutal de rápido crecimiento

Nuestra protagonista es un árbol originario de Asia que se ha naturalizado en la región mediterránea. Le encanta el sol y el calor, aunque necesita que durante el invierno las temperaturas bajen para que pueda reposar unos meses. Por lo tanto, se debe de colocar en el exterior y en un lugar donde quede expuesta a la luz del sol de forma directa, a ser posible durante todo el día.

Si en tu zona suele haber olas de calor, no te preocupes: las resistirá sin problemas. De hecho, aguanta estas temperaturas extremas: hasta 41ºC de máxima y hasta -12ºC de mínima. Pero eso sí, es importante que sean de corta duración.

¿Qué clase de tierra necesita una higuera en maceta?

El sustrato o tierra con el que llenaremos la maceta debe ser ligero, pues de lo contrario no habrá una buena circulación del aire y, por consiguiente, las raíces podrían llegar a asfixiarse. Y eso por no hablar de que necesitaríamos echar mucha agua para que se humedeciera por completo, y luego tardaría mucho en secarse.

Por consiguiente, recomendamos usar tierras de marcas como Flower, Fertiberia, Westland, Weedness, o Boom Nutrients. Ahora bien, ¿cuál comprar exactamente? Pues no hace falta complicarse con esto: a la higuera le vendrá bien el universal. Es decir, no es necesario que le pongamos uno específico para plantas verdes o huerto urbano por ejemplo.

¿Qué maceta elegir?

Como seguramente sabrás, hay macetas de plástico, barro, cerámica,… incluso se pueden utilizar como tal neumáticos y cubos de jardinería (de goma) por ejemplo. Pero cuando se quiere tener una higuera en maceta, se ha de tener en cuenta que tiene raíces muy fuertes. Aunque su crecimiento lo vamos a controlar mediante la poda de ramas, es importante elegir un recipiente de la mejor calidad posible y que tenga orificios en su base.

Tranquilo/a, no hace falta gastarse un dineral: hoy en día hacen macetas de plástico para exteriores que duran años y que, además, son bastante económicas, como esta por ejemplo.

Pero en ningún caso tenemos que plantarla en un recipiente sin orificios de drenaje. Esto solo le acortaría la vida, puesto que el riesgo de que muriese por exceso de agua sería muy, muy alto.

¿Cómo regar a la higuera en maceta?

La higuera se puede tener en maceta

El riego es algo que tenemos que hacer si vemos la tierra seca. La higuera resiste muy bien la sequía; de hecho, si la tuviéramos en el suelo solo la regaríamos de vez en cuando. Pero como nuestra intención es cultivarla en maceta, será necesario estar algo más pendientes, especialmente durante el verano, y aún más si la plantamos en una de plástico, puesto que este es un material que absorbe mucho más el calor que el barro, y por lo tanto contribuye a que la tierra se seque más rápido.

Así que por lo general aconsejamos regar unas 2 veces a la semana en verano, más o menos cada 3 días; y una vez a la semana el resto del año. Cada vez que se riegue, se echará agua hasta que salga por los orificios de drenaje de la maceta. De este modo, nos aseguraremos de que la planta se rehidratará correctamente.

¿Se ha de abonar?

Sí, claro. Hemos dicho que tiene raíces fuertes, pero si se queda sin nutrientes será muy difícil que fructifique. Y lo interesante de la higuera son, precisamente sus frutos; de modo que la abonaremos, pero usando un abono de liberación lenta. Es decir, no tenemos que utilizar abonos ni fertilizantes de rápida eficacia, porque si lo hacemos, será como si le hubiésemos dado una inyección de adrenalina; es decir: tendrá más energía de la que nos interesa, crecerá algo más rápido, y producirá muchas hojas en un corto periodo de tiempo.

Por ello, insisto: usaremos abonos o fertilizantes de liberación lenta, como este de Cultivers.

Si seguimos las instrucciones de uso, que encontraremos en la parte trasera del envase, tendremos una higuera preciosa.

¿Cómo se poda una higuera en maceta?

La poda es lo más importante que se ha de hacer si queremos tener una higuera en maceta siempre, ya que será gracias a esta por lo que podremos cultivarla en un recipiente. Pero, ¿cómo se hace? Lo primero es eliminar las ramas que estén rotas y quebradizas, y después seguir estos pasos:

  1. Nos alejaremos un poco de la higuera, para poder verla bien.
  2. Ahora, identificaremos las ramas más largas, y procederemos a recortarlas de tal forma que nos quede una copa más o menos redondeada y compacta.
  3. Luego, veremos cuáles son aquellas ramas que se entrecruzan, y también las cortaremos. Así, todas las ramas recibirán la misma cantidad de luz (aproximadamente), algo que contribuirá al buen crecimiento y salud de las mismas.
  4. Por último, sellaremos las heridas con pasta cicatrizante, como esta de la marca Battle.

Y, por cierto, la poda se hará a finales del invierno, antes de que broten las hojas.

¿Qué ocurre si no da higos?

Los higos maduran en verano

Se puede dar el caso de que no dé higos, pero si recibe los cuidados que hemos mencionado, lo más probable es que no te veas en esta situación. De todas formas, no quería terminar el artículo sin antes hablar de las causas por las que puede dejar de producirlos estando en una maceta:

  • Exceso de nitrógeno: el nitrógeno es un nutriente esencial para las plantas; de hecho, es un macronutriente que estimula el crecimiento. Sin embargo, cuando la higuera sufre un exceso solo produce hojas, porque el nitrógeno no interviene en la producción de flores ni frutos, sino que esto lo hacen el fósforo y el potasio.
  • Falta de espacio: es muy importante que se vaya plantando en una maceta cada vez más grande cada cierto tiempo, de lo contrario no podrá fructificar.
  • Poda drástica: si se le quitan muchas ramas de una sola vez, la higuera se va a debilitar y se puede dar el caso de que no dé higos. Siempre digo que la poda bien hecha es aquella que no se nota, porque se hace respetando a la planta. Es cierto que la higuera es fuerte, pero no debemos llevarla al límite de su resistencia. No sería bueno, porque podríamos quedarnos sin higos e incluso sin árbol si la poda es muy drástica.
  • Es joven: puede ser que tu planta no dé higos porque es aún muy joven. Hay que tener en cuenta que, si es de semilla, puede tardar unos 10 años en producirlos; y si es de esquejes, unos 3-4 años.
  • Necesita polinización: si tienes una higuera cuya variedad es del grupo Esmirna, has de saber que esta solo produce flores femeninas, así que no da higos, a no ser que se polinice con otra higuera. Algunas de este grupos son:
    • Belmandil
    • Croussi
    • Hemri
    • Magouli
    • Temri
    • Wedlani
    • Zergui
    • Zidi
Artículo relacionado:
Principales variedades de higueras

¡Que disfrutes mucho teniendo a tu higuera en maceta!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)