Inicia tu colección con la suculenta Stenocactus

Echinofossulocactus lloydii

Stenocactus lloydii

Los cactus son una auténtica maravilla, pero los que pertenecen al género Stenocactus son preciosos no, lo siguiente. Son de esas plantas que están bonitas todo el año, y que cuando florecen te asombran.

No son comunes de ver en los viveros, ya que cuando los encuentras es muy difícil evitar la tentación de comprarlos. ¡Son tan llamativos! Pero además, su cultivo es muy sencillo, por lo que te recomendamos comenzar tu colección con ellos.

¿Cómo son los Stenocactus?

Echinofossulocactus zacatecasensis

Stenocactus multicostatus

Estas plantas (antes llamadas Echinofossulocactus) viven en el desierto de Chihuahua, en México. El género comprende 18 especies aceptadas las cuales se caracterizan por tener forma globosa. El cuerpo normalmente tiene numerosas costillas, lo que le da un aspecto increíblemente decorativo. Crecen hasta alcanzar una altura aproximada de 5-6cm, con un diámetro de 4-5cm.

Las flores, las cuales miden 1cm de diámetro, suelen brotar en verano, pero pueden hacerlo en otoño e incluso en invierno si las temperaturas son suaves. El color de sus pétalos puede ser blanco, rosa oscuro o lila.

¿Cómo se cuida?

Echinofossulocactus crispatus

Stenocactus crispatus

Estos cactus son muy fáciles de cuidar, tanto es así que si te animas a tener uno o varios ejemplares, tan sólo tienes que seguir los consejos que te ofrecemos 🙂 :

  • Ubicación: colócalo en el exterior, en una zona donde le dé la luz del sol de manera directa, a ser posible durante todo el día.
  • Sustrato: puedes usar turba negra mezclada con perlita a partes iguales, o bien optar por utilizar sustratos arenosos, como akadama, pómice o arena de río.
  • Riego: hay que dejar secar el sustrato entre riegos. En caso de duda, siempre es mejor comprobar la humedad del sustrato antes de volver a regar. Para ello puedes introducir un palo delgado de madera hasta el fondo y ver cuánta tierra se ha adherido a él. En el caso de que salga prácticamente limpio, podrás regar.
  • Abonado: durante la primera y el verano se debe abonar con abonos minerales, como el Nitrofoska, echando una cucharada pequeña sobre la superficie del sustrato una vez cada 15 días.
  • Trasplante: cada dos años, en primavera.
  • Multiplicación: por semillas en primavera o verano, directamente en semillero con vermiculita.
  • Rusticidad: soporta heladas suaves de hasta los -2ºC, pero hay que protegerlo del granizo.

¿Habías visto alguna vez esta planta?

Descarga gratis nuestro ebook sobre la Flor de Pascua
Se acerca Navidad, aprende a como seleccionar las flores de pascua, sus cuidados y qué hacer después de Navidad. Todo gratis en nuestro ebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *