Jacinto (Hyacinthus orientalis)

Jacinto lila

El Hyacinthus orientalis es una planta bulbosa perteneciente a la familia Asparagaceae, conocida comúnmente como Jacinto. Se caracteriza por la facilidad de su cultivo; lo cual sumado a que sus hermosas flores, emanan una agradable fragancia han hecho de esta especie una de las favoritas de los jardineros.

Origen y hábitat

Jacintos, unas bulbosas espectaculares

El Jacinto es originario de las regiones mediterráneas, Oriente Medio y Asia central. Debido a sus atractivas y fragantes flores, hoy día se cultiva ampliamente en todas las regiones de clima templado del mundo.

Características del Hyacinthus orientalis

El Hyacinthus orientalis presenta a finales del invierno un follaje de hojas delgadas, engrosadas, erectas, de tono verde oscuro y una floración cilíndrica conformada por abundantes flores que emanan un aroma perfumado sumamente agradable, sus flores se presentan en una gran variedad de colores; las hay rojas, blancas, rosa, naranja, lila y azules.

Con relación a la altura, se trata de plantas muy pequeñas que apenas pueden alcanzar de 20 a 30 centímetros. En las especies  de naturaleza extendida, el paisaje floral puede tener de 7 a 10 flores; mientras que en las especies híbridas, las flores se apilan unas cerca de otras, formando una panícula compacta, con innumerables flores que pueden ir de 25 a 30.

El follaje y floración de esta planta anuncian la llegada de la primavera. A mediados de la edad moderna el Jacinto fue considerado la flor de la prudencia y símbolo de la misericordia de la Virgen, luego símbolo del lujo y en la actualidad es símbolo de amor y fidelidad.

Plantación y cuidados

Es una planta de fácil cultivo, apropiada para tanto para jardines como exteriores, igualmente puede ser cultivada en agua o forzado en invierno. Para obtener mejores resultados, es importante que la cultives a pleno sol, en macetas o en campo abierto. Con relación al suelo, este debe ser fresco y suelto.

La floración del Jacinto ocurre a finales del invierno, habitualmente durante el mes de marzo. Si observas que el suelo se encuentra seco, entonces debes regarlo procurando siempre un sustrato fresco hasta la finalización de la floración. No obstante, como la época de floración suele ser húmeda y fresca,  generalmente no es necesario el riego, más si se trata de plantas sembradas en jardines.

Cuando las flores comiencen a marchitarse, elimina las dañadas y riega las plantas cuando lo creas necesario; luego puedes suspender los riegos. En ese momento puedes desenterrar las plantas y ponerlas en un sitio más fresco, seco y oscuro hasta la llegada del otoño. Esta práctica es muy apropiada, sobre todo cuando se trata de cultivos en macetas; ahora, si son cultivos realizados en jardines, entonces puedes dejarlos sin ningún tipo de preocupación en ese estado de naturaleza.

Es normal que los Jacintos que permanecen en suelos que se tornan  más compactos con el pasar del tiempo, tiendan a producir inflorescencias menos tupidas y abundantes en flores, sin embargo, estas conservan su color y fragancia habitual.

Si deseas que tus Jacintos produzcan siempre flores en abundancia, entonces aplica fertilizantes específicos para las bulbosas durante la floración, pero a la mitad de la medida indicada en la presentación. Otra recomendación significativa es que desentierres los bulbos cada dos años, una vez que los hayas retirado procede a colocar bulbos más grandes en el mismo sitio, una vez hayas trabajado el suelo de manera eficiente y que este se torne suave y con buen drenaje.

Al igual y como ha sucedido con otras plantas bulbosas, el Hyacinthus orientalis ha sido hibridado durante años en muchas regiones del mundo, especialmente por los productores holandeses. De ahí que existan un número extenso en variedades de Jacintos en el mercado, que ofrecen a los amantes de esta flor, una variedad de colores.

Enfermedades y plagas

jacinto florecido

Esta planta es susceptible de sufrir enfermedades y ataques de parásitos de diferentes especies. Uno de los casos más frecuentes son los casos de babosas y caracoles que parasitan particularmente en sus hojas, de donde toman los alimentos, lo que pone en peligro el crecimiento y vida de la planta.

Por otra parte, también es frecuente el ataque del moho gris  (botrytis hyacinthi) favorecido por el estancamiento del agua. Las plantas afectadas, presentan manchas grisáceas en sus hojas y bulbos. Aunque menos común, también pueden ser atacadas por las bacterias que se manifiestan con podredumbre y manchas amarillentas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior