Jara, un arbusto muy resistente y de bajo mantenimiento

Flores Jara

A primera vista el Jara parece un arbusto más de tantos de los que vemos a nuestro alrededor. Con un gran número de flores que lo embellecen y un verde oscuro y luminoso que le da vida. Pero si nos acercamos es posible advertir sus hojas carnosas y gruesas.

Aquí está la clave de esta planta que, a diferencia de muchas otras, tiene la gran capacidad de adaptarse a la sequía sin inconvenientes. A través de un sistema de doble raíces el Jara se ha adaptado a la naturaleza para sobrevivir.

El poder del Jara

Cistus salviifolius

El Jara es en realidad el Cistu salviifolius, un arbusto de hoja perenne que debes tener en cuenta si vives en lugares secos y calurosos debido a su alta resistencia. En algunos lugares el Jara es conocido como Jaguarzo morisco o Jara de hoja de salvia y es una de esas plantas que lo soportan casi todo, pudiendo sobrevivir en climas mediterráneos, montañosos, continentales o mirando el mar.

Es una especie que resiste las heladas, la sequía media e intensa así como los vientos pudiendo adaptarse además a los suelos más pobres, a aquéllos muy secos, a terrenos arenosos, arcillosos, pedregosos y a una textura franca. Ahora bien, si hablamos de las mejores condiciones que podemos ofrecerle por supuesto que son otras: un suelo con buen drenaje, pH neutro será el ideal.

El Jara es un arbusto de bajo mantenimiento que tan sólo necesita estar ubicado en el lugar correcto, es decir expuesto al sol total o parcialmente. Bastará con un riego esporádico para sobrevivir debido a que, como os contaba más arriba, cuenta con un doble sistema de raíces que le permite extraer agua de capas más profundas del suelo. Uno de los sistemas, el más largo, es el que se desarrolla primero. Cuando está maduro, comienza a desarrollarse el segundo sistema de raíces, que se nutre del agua que eventualmente caerá de la lluvia. Por último, se desarrolla la parte aérea de las hojas. Este proceso puede ser lento pero si tienes paciencia contarás con un arbusto resistente y de fácil cuidado.

Cuidados del Jara

Hojas Cistu salviifolius

El Jara puede crecer en el suelo aunque también en macetas, macizos, rocallas y borduras. Su poder de adaptación no tiene límites aunque hay que tener en cuenta que la planta adulta alcanza un ancho de hasta 99 cm y una altura similar.

La floración se produce durante la primavera y el verano y la multiplicación es por semillas durante la primavera o bien por esquejes en otoño. Las flores del Jara son de color blanco con el centro amarillo y contrasta con el color verde grisáceo de las hojas, que además tienen láudano, una resina algo pegajosa que presenta un aroma característico. El láudano se utiliza para elaborar perfumes e inciensos.

Si bien no es necesario un abono puedes hacerlo de tanto en tanto. Lo mismo sucede con la poda que, aunque no es condición necesaria, es siempre bueno durante la etapa de formación para así eliminar las puntas. Luego, es posible realizar una poda de mantenimiento y luego de la floración.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *