La jara de Cartagena

Las plantas endémicas son aquellas que son únicas del lugar donde nacen. Es decir, sólo la vas a poder encontrar en ese lugar del mundo y no en otro. Por ejemplo, en el mundo de los animales, el lince ibérico es endémico de España, por lo que solo lo vas a encontrar en España. Hoy vamos a hablar de una planta endémica del sureste de España que, por desgracia, está sufriendo graves consecuencias y amenazas. Se trata de la jara de Cartagena (Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis).

¿Quieres conocer las características de esta planta y los trabajos de recuperación y conservación que se están realizando?

Características principales

La jara de Cartagena es una especie única del sureste de España y pertenece a la familia Cistaceae. Es una subespecie de fanerógama y se encuentra actualmente en peligro crítico de extinción.

Es un arbusto que suele alcanzar los 80-90 centímetros de altura. Es bastante ramificado y en las ramas dispone de unos pelos bastante densos que sirven para proteger a la planta del frío y de los insectos. Las hojas superiores son sésiles y las inferiores son más pecioladas. Los pétalos son de un tamaño pequeño, llegando a medir hasta 25 mm de longitud, y su color principal es el rosado con alguna mancha basal de color amarillo.

La jara de Cartagena tiene un fruto encapsulado de un tamaño de hasta 9 mm de longitud. Tiene una forma de globo y sus semillas son de color pardo.

Hábitat y área de distribución

Estas plantas están acostumbradas a las temperaturas más altas, por lo que forman parte de los matorrales termófilos. Estos matorrales se desarrollan en la parte del clima que tiene características semiáridas y secas. Se encuentran en Murcia, principalmente, y viven formando matorrales en las que dominan los Brachypodium retusum y que se sitúan en una altitud de unos 100 a 200 metros.

Esta planta se podía encontrar en la zona de Murcia de la Peña del Águila a principios del siglo XX. Sin embargo, su número de individuos era tan pequeño y tan difícil de encontrar que fue considerada como una planta extinta hasta el año 1986. En este año se localizó en Valencia un ejemplar que no podía producir semillas.

Más tarde, en el 1993 se vuelven a encontrar algunos ejemplares en la Peña del Águila pero son arrasados por un incendio forestal. Tras ese incendio, se pudieron recuperar y desarrollar 26 nuevos individuos y éstos sí se pueden reproducir.

Biología

Esta planta es hermafrodita y suele ser polinizadas por insectos pertenecientes a los órdenes de coleópteros e himenópteros (escarabajos y abejas, principalmente). Todos los años florece, aunque es bastante escasa la floración por su carácter alógamo, esto es, por su fecundación cruzada por individuos genéticamente distintos. Esto hace que su atracción por los polinizadores sea baja. A esto se le suma que las flores duran muy poco tiempo por lo que, entre las jaras, se hacen competencia. Otro factor que disminuye la fructificación es la consanguinidad.

La jara de Cartagena dispersa sus semillas a través del viento o por la acción de los animales. Una vez son depositadas en el suelo, son transportadas por las hormigas. Cuando son mojadas, se convierten en unas semillas pegajosas que sirven para que se queden pegadas a la piel o pelos de los animales y puedan ser expandidas territorialmente.

Amenazas

Actualmente, la jara de Cartagena se encuentra en peligro crítico de extinción. Tal situación ha hecho que los investigadores de Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Cartagena desarrollen un proyecto basado en las técnicas de recuperación y conservación de esta especie. Muchas de las acciones de este proyecto comenzaron en enero de 2017 y fueron apoyadas por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente de la Región de Murcia.

La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad es la que regula todas las categorías de amenazas que tienen propiedades vinculantes. Las categorías de amenaza recogidas por los libros rojos y listas rojas no son vinculantes ni legales, por lo que son meramente científicos y divulgativos. Por ello, se está trabajando desde hace meses en la inclusión de esta planta en la Ley como en “peligro crítico” de extinción para poder llevar a cabo una serie de medidas y actuaciones de conservación más estrictas y efectivas.

Dada la gran expansión urbana del ser humano y los distintos impactos que provocamos sobre el medio natural, esta planta está siendo presionada. Además, se le suma la complicada biología y el éxito de reproducción bajo que tiene y se consigue tener una planta con un grado de amenaza muy superior a otras.

Trabajos de recuperación y conservación

Para conseguir salvaguardar las poblaciones de jaras y evitar la extinción, se han realizado varios trabajos. El trabajo principal para conservar la jara se denominó “Acciones para la recuperación y conservación de la especie en peligro de extinción jara de Cartagena (Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis)”.

El Museo Arqueológico de Murcia celebró una Jornada de 14 meses de duración en la que se informaba a los visitantes sobre las características principales de la planta, su área de distribución y hábitat, su reproducción y el grado de amenaza actual. Este proyecto fue desarrollado por investigadores de la Escuela de Ingeniería Agronómica de la Universidad Politécnica de Cartagena, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente de la Región de Murcia.

También se han desarrollado proyectos con el objetivo de reducir la amenaza en la que se combinan técnicas de recuperación in situ y ex situ, además de un aumento de la sensibilización social.

Entre las medidas in situ llevadas a cabo para proteger a la planta se encuentra la creación de 6 nuevos núcleos poblacionales de jara de Cartagena en su área de distribución natural. Se ha situado dentro del Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila.

Ante la situación extrema de su desaparición total, se intenta salvaguardar su diversidad genética con técnicas de conservación ex situ, estableciendo una plantación en el Centro de Conservación de Flora Silvestre y una colección de cultivo in vitro que se mantendrá en la Universidad Politécnica de Cartagena como duplicado de seguridad a corto-medio plazo. También se han empleado algunas técnicas para rastrear algunos elementos más antiguos que indiquen hibridación ocurrida en el hábitat entre la jara de Cartagena y la jara blanca, que es más abundante.

Es importante tener informada a la población sobre la situación de esta planta, por lo que se han realizado varias campañas de concienciación sobre la jara e incluso en el sector infantil.

En este vídeo podréis conocer a fondo a la jara de Cartagena:

Como podéis observar, esta planta es todo un endemismo de nuestra península y tiene unas características únicas que la hacen especial. Tenemos que contribuir en su conservación para evitar su completa extinción.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.