Jardines de Aranjuez

palacio de jardines de aranjuez

Los Jardines de Aranjuez son un conjunto bellamente ajardinado de hermosos bosques y parques ubicados en el municipio de Aranjuez, en la Comunidad Autónoma de Madrid, España. Estos jardines son Patrimonio de la Humanidad y forman parte del Paisaje Cultural de Aranjuez, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

En este artículo vamos a contarte todo lo que necesita saber sobre los jardines de Aranjuez, sus características y su historia.

Jardines de Aranjuez

palacio real de aranjuez

Aranjuez es la comarca más meridional y la segunda en extensión (186,7 km2) de la región, rodeada por los municipios de Castilla-La Mancha pertenecientes a las comarcas de La Sagra y Mesa de Ocaña. Sus límites geográficos forman una amplia y característica lengua que sigue las aguas domesticadas del Tajo por la margen izquierda hasta penetrar en la frondosa y noble tierra toledana.

En el contexto del Altiplano castellano, caracterizado por un clima mediterráneo, con tendencia a la continentalización, Aranjuez se convierte en una isla de frondosa vegetación debido a la escasez de zonas boscosas, sustituidas en su mayor parte por cultivos extensivos de secano, con sus extensas arboledas y bosques de ribera, gracias a la abundancia de agua y la fertilidad de los valles de los suelos sedimentarios, en marcado contraste con el desierto circundante.

Al follaje original se le añadió un extenso sistema de riego, del que nacieron huertas y jardines, enriqueciendo el entorno vegetal, mientras que caminos, puentes y diversas infraestructuras dotan de gran accesibilidad al conjunto.

Historia de los Jardines de Aranjuez

bellezas del jardin botanico

La historia de este territorio está llena de encuentros culturales, por esta fértil tierra pasaron Capetanos, Visigodos, Romanos y Árabes. En la Edad Media perteneció a la organización militar de Santiago y su propietario construyó el primer palacio en un bosque lleno de caza mayor y menor. La condición de Real Sitio deriva de los Reyes Católicos (siglo XV) que incorporaron a la corona todos sus territorios, aunque Felipe II (siglo XVI) sería el encargado de cumplir uno de los viejos sueños de su padre, el emperador Carlos V, a través de la ascensión y ampliación del recinto del Palacio Real convirtió a Aranjuez en una de sus residencias preferidas. Felipe II tenía muchas ganas de crear uno de sus mayores proyectos: Aranjuez.

Tanto es así que él mismo dio instrucciones precisas sobre la necesidad de dibujar las calles y determinó los detalles del paisajismo, como bien dicen algunos de sus encargos: “Ver la calle desde el puente, la vista desde el puente hacia la calle”. La afición a la jardinería de Felipe II es bien conocida. Quizás fue por ello que en el diseño, creación y ejecución de la obra intervinieron los mejores jardineros españoles y extranjeros de la época, por expresas órdenes del Rey.

Fue así como se crearon los primeros jardines botánicos conocidos en Europa en la época, estableciéndose centros pioneros de experimentación y domesticación de especies de plantas tropicales. Aquí se plantaron semillas, árboles y arbustos traídos por las expediciones de las Indias. Felipe II inició el proyecto como Príncipe Heredero y continuó como Rey. En un principio intentó colaborar con sus arquitectos, principalmente Luis y Gaspar de Vega, que trazaron las primeras calles arboladas (Reina, Madrid y Entrepuentes); pero el proyecto suponía mucho trabajo y era muy complicado (problemas del río, la necesidad de crear obras hidráulicas, trazados de gran escala…).

Belleza de los Jardines de Aranjuez

jardines de aranjuez

La necesidad de conjugar la utilidad con la belleza y la obligación de crear conceptos de alto valor paisajístico supuso un reto tan ambicioso que el soberano mandó traer a él en 1560 a Juan Bautista de Toledo, el arquitecto encargado de todas las disciplinas, destacadas figuras científicas como Se han estudiado Juanelo Turriano, Pedro Esquivel, Francesco Sittoni o Pacciotto. Tras la muerte de Juan Bautista de Toledo en 1567, Juan de Herrera se hizo cargo de las obras.

Bajo la supervisión de estos dos arquitectos, los jardines de Picotajo y Doce Calles, los Jardines de la Isla, los Jardines de Arriba (antes Jardines del Príncipe), etc.; el Embalse de Ontígola, el Canal Embocador (actual Azuda), la prolongación del Aves Canal, la Destilería y parte de la Torre Se han culminado importantes proyectos como la navegación del río Huohe.

El descubrimiento de América supuso un cambio de rumbo en la investigación botánica española, ya que nuestros mejores botánicos del Renacimiento estaban más interesados ​​en los bosques descubiertos en el Nuevo Mundo que en los suyos propios. Así, los grandes estudiosos de esta ciencia se dedicaron por completo al estudio de la flora de las Américas, algunas de las cuales incluso formaron parte de las grandes expediciones botánicas realizadas en ese período (Francisco Hernández definitivamente puede ser llamado el extraordinario pionero de la expedición).

Casi todos dejaron tratados escritos sobre las nuevas especies vegetales descubiertas, y pudieron enviar muchas de ellas a los macizos de flores de los distintos jardines reales preparados para la ocasión, como los de Aranjuez, para deleite del propio rey, nobles y cortesanos. Aun así, la primera herbolación y mayor recolección de plantas, frutos y semillas se produjo a lo largo del siglo XVIII, durante el reinado de Carlos III.

Plantas más famosas

Todos estos jardines cuentan con una colección de plantas inigualable, no solo por especies, subespecies, número de variedades, singularidad o rareza de algunas de ellas, sino que aquí se encuentran algunos de los ejemplares más altos: superan los 50 metros de altura, algunos de los árboles ornamentales más longevos de España alcanzando los 260 años. Estos huertos patrimoniales contienen más de 400 especies de árboles y arbustos, 28 de las cuales están catalogadas como árboles exóticos por la Comunidad de Madrid.

Entre las plantas que destacan tenemos:

Pacano (Carya illinoensis), ahuehuete (Taxodium mucronatum), palmera chilena (Jubaea chilensis), guayacán de Virginia (Diospyros virginiana), árbol del estoraque (Liquidambar orientalis) y plátanos (Platanus orientalis, P. occidentalis y P. x hispanica). Otras especies con un destacado interés son: castaño de Indias de flor amarilla (Aesculus flava), castaño de Indias de flor roja (Aesculus pavia), almez de azúcar (Celtis laevigata), macasar (Chimonanthus praecox), espino escarlata (Crataegus pedicelata), árbol de San Andrés (Dyospyros lotus), guilandina (Gymnocladus dioica), tulipero de Virginia (Liriodendron tulipifera), naranjo de los osages (Maclura pomifera), magnolio (Magnolia stellata), metasecuoya (Metasequoia glyptostrobioides), árbol del hierro (Parrotia persica), paulonia (Paulownia tomentosa), pino de Calabria (Pinus brutia), tilo plateado (Tilia tomentosa), zelkova japonesa (Zelkova serrata), etc.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los jardines de Aranjuez y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.