Jardines de Luxemburgo

Los Jardines de Luxemburgo son los más bonitos de París

Hay quien dice que los Jardines de Luxemburgo son los más bonitos de París. Desde luego, la variedad de colores y formas que lo adornan son sin duda espectaculares, muestra de que a lo largo de su historia sus propietarios han querido conseguir que destaquen.

Para ello, tanto la elección de las plantas como el de su ubicación está muy estudiada. No en vano, estos jardines son parte importante de un parque privado que ocupa una superficie de más de 20 hectáreas. Todo ha de ocupar su sitio para que se vea espléndido.

Historia de los Jardines de Luxemburgo

Las plantas de los jardines de Luxemburgo son variadas

La historia de los Jardines de Luxemburgo empieza con el deseo de una mujer, la reina regente de Francia, María de Médici. Gracias a la riqueza familiar, decidió que quería ampliar su »pequeño» jardín de 300 metros de ancho entre los años 1614 y 1631. No le fue fácil, ya que justo en ese terreno que quería ampliar había un convento de cartujos al que le costó desalojar.

Del diseño se encargó uno de los paisajistas más conocidos de la época: Jacques Boyceau. A él le debemos las primeras fuentes, paseos y parterres. Médici habría querido incluir estanques y más fuentes, pero no se llegaron a construir salvo la actual fuente María de Médici, que en el pasado se denominó Gruta del Luxemburgo. En la actualidad, es el único elemento que queda de este jardín inicial, aunque es más decorativo que funcional. Unos dos siglos más tarde, en 1862, se le añadiría un estanque que la prolonga que continúa intacto.

Pero antes, en 1782, la superficie que ocupaban los Jardines de Luxemburgo se redujo, ya que se vendió la parte más occidental con el fin de poder pagar las obras de reforma del palacio que llevó a cabo el conde de Provenzca, quien fue el hermano del rey Luis XVI. Diez años después, el convento cerraría, lo cual permitió que los jardines se ampliaran delante de la fachada del palacio.

Más adelante, el barón Georges-Eugène Haussmann (1809-1891), responsable de la remodelación de la ciudad pues fue quien mandó construir avenidas lo cual llevó a la destrucción de barrios, acabó con algunas partes de los jardines, pues las sustituiría por calles anchas arboladas con un paseo central. Esto no gustó a los parisinos, quienes ya podían visitar los jardines; de hecho, llegaron a reunir 12 mil firmas para frenar las obras.

En años posteriores, se continuaría plantando árboles, palmeras y otras plantas hasta darle a este lugar el aspecto que tiene en la actualidad, si bien desde el 1799 es la sede del Senado de Francia.

¿Qué encontraremos en los Jardines de Luxemburgo?

Jardines

Las flores de los Jardines de Luxemburgo embellecen los caminos

Los jardines de Luxemburgo ocupan en la actualidad 25 hectáreas, y podemos ver dos tipos de jardines: inglés, en el cual predominan los rincones irregulares; y el francés, caracterizado por las formas geométricas, y los campos abiertos que se disponen alrededor de un gran estanque octogonal.

Si hablamos de plantas, encontramos palmeras, en particular datileras (Phoenix dactylifera) y canarias (Phoenix canariensis), adelfas (Nerium oleander), granados (Punica granatum), así como unos 180 cítricos que durante el invierno se llevan al edificio de la Orangerie, que fue edificado en 1839 y que les sirve de protección contra las heladas.

A finales del siglo XVIII se construyeron los invernaderos que hay en la actualidad. En ellos se cultivan las flores que se utilizaran tanto para los parterres del jardín como para decorar el Senado. Además, desde 1838 se cuida una colección de más de diez mil orquídeas.

Estatuas

En este lugar hay más de cien estatuas, entre las que destacan el fauno danzante construida en 1851; el vendedor de máscaras (1883), el cual lleva máscaras con los rostros de Víctor Hugo, Delacroix, o Balzac entre otros; o el Triunfo de Sileno (1885), que vendría a ser una muestra de la exaltación de la embriaguez y de los excesos.

Otra muy interesante es la estatua de la libertad (1878), la cual fue una de las que se realizaron antes de que se levantase la de Nueva York.

Puntos de interés

Hay otros puntos de gran interés como son el Museo de Luxemburgo, que fue el primer museo público del país y donde a día de hoy se hacen exposiciones temporales, el Teatro de Luxemburgo, o el meridiano de París, conocido como línea Arago.

Como curiosidad, decirte que este meridiano apunto estuvo de ser utilizado como referencia universal a partir de 1884, pero finalmente el de Greenwich fue el que salió victorioso en esta ‘competición’. Ahora bien, si tienes oportunidad de ir hasta allí, has de saber que el lugar por donde se fijó se señaló con 135 medallones con la palabra Arago.

Entre otros lugares que merecen mención son por ejemplo las pistas deportivas, el quiosco de música y los parques infantiles.

¿Cuánto cuesta llegar a los Jardines de Luxemburgo?

Los árboles de los Jardines de Luxemburgo están bien cuidados

Imagen – Wikimedia/Phillip Capper

La entrada es gratuita, pero tienen un horario que va cambiando a lo largo del año. Así, abren entre las 7.15 y las 8.30, y cierran entre las 16.30 y las 21.30. Para una información más detallada, recomendamos consultar la página web del Senado francés.

¿Te ha gustado lo que has visto y aprendido sobre este lugar? ¿Has estado alguna vez?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.