Jazmín de invierno (Jasminum nudiflorum)

El Jasminum nudiflorum es un arbusto fácil de cuidar

Imagen – Wikimedia/NoJin

¿Te encantan los jazmines? Son plantas de excepcional belleza, muy fáciles de cuidar, pero hay alguna especie que es más interesante que otra, no por su valor ornamental sino por su rusticidad. Un ejemplo es el Jasminum nudiflorum, muy querido por la cantidad de flores que brotan en invierno-primavera, pese al frío que pueda haber en la zona.

Lo mejor es que se puede cultivar tanto en macetas como en jardines, sean estos pequeños, medianos o grandes. Así que, sin más, vamos a ver cuál es su mantenimiento.

Origen y características

El Jasminum nudiflorum es un arbusto de jardín precioso

Imagne – Wikimedia/Vmenkov

Conocido como jazmín de invierno, jazmín de San José o jazmín amarillo, es un arbusto trepador caducifolio originario de China. Puede alcanzar una altura de no más de 3 metros, con hojas pinnadas de color verde oscuro y dispuestas en forma opuesta.

Florece en invierno y hasta primavera de las ramas sin hojas del año anterior. Las flores son pequeñas, de 1-2cm de diámetro, de color amarillo vivo, y si bien emiten un aroma agradable no es tan intenso como el de otros jazmines.

Artículo relacionado:
¿Cuándo florece el jazmín?

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar te recomendamos cuidarlo de la siguiente forma:

Ubicación

Es una planta que tiene que estar en el exterior, a pleno sol o en semisombra. Si vives en una zona con veranos muy calurosos (de más de 30ºC de máxima y de más de 20ºC de mínima) crecerá mejor protegida del astro rey.

Tierra

Depende:

  • Jardín: no es exigente, tolerando los calizos sin problemas. Pero sí que prefiere que sea rico en humus, y con buen drenaje.
  • Maceta: rellenar con sustrato de cultivo universal (en venta aquí) o con mantillo (en venta aquí).

Riego

El jazmín de invierno florece en primavera e invierno

Imagen – Wikimedia/Salomé Bielsa

La frecuencia de riego debe ser regular, evitando los extremos. No resiste la sequía, pero tampoco el encharcamiento, de manera que es recomendable comprobar la humedad de la tierra. De esta manera, las raíces recibirán el agua cada vez que realmente lo necesiten.

Y por cierto, no mojes las hojas ni las flores. Además, es importante que cuando riegues, riegues de verdad; es decir, que eches tanta agua como sea necesaria para, en caso de tenerla en maceta, veas que se sale por los agujeros de drenaje; y por otra parte, si la tienes en el suelo, échale unos 7-10 litros mínimo.

Abonado

Durante todo el año, pero sobretodo en invierno y primavera, puedes (y te aconsejamos que lo hagas) abonar a tu Jasminum nudiflorum con abonos orgánicos, ya que así tendrás una planta sana, que crecerá con fuerza y vigor, y que además producirá gran cantidad de flores todos los años.

Como tales puedes usar compost, guano, u otros que verás en el enlace, pero si lo tienes en maceta usa abonos líquidos como este que venden aquí, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Multiplicación

Se multiplica por esquejes e hijuelos en primavera. ¿Cómo proceder en cada caso? Te lo contamos:

Esquejes

Tienes que cortar una rama de madera semidura que tenga hojas, impregnar la base con enraizantes caseros u hormonas de enraizamiento (en venta aquí) y plantarla en una maceta con turba colocada en el exterior, protegida del sol directo.

Para evitar hongos, no está de más espolvorear azufre (en venta aquí) por la superficie del sustrato.

Hijuelos

Los hijuelos son brotes que salen de la raíz, por todos los lados de la planta. Para separarlos tienes que hacer zanjas alrededor de unos 20cm de profundidad, y con la ayuda de un cuchillo de sierra previamente desinfectado con alcohol, cortar y extraerlos del suelo.

Luego solo te quedará plantarlos en macetas individuales o en otras zonas del jardín.

Poda

El jazmín amarillo se poda tras la floración, de forma enérgica, como los rosales. No temas en recortar sus ramas más de la mitad; con eso conseguirás que saque de nuevas que serán las que flroecerán el año siguiente.

Eso sí, utiliza herramientas de poda desinfectadas antes y después de su uso, con alcohol de farmacia o unas gotas de lavavajillas. De no hacerlo así, se correría el riesgo de infección de hongos, bacterias y/o virus.

Plagas

Cochinilla algodonosa, una plaga que puede tener el olmo

Puede tener las siguientes:

  • Barrenillos: en el interior del tronco y de las ramas las larvas del Hylesinus excavan galerías, destrozando la planta. Se trata con insecticidas específicos. Más información.
  • Cochinillas: sea la algodonosa, la de tipo lapa u otras. Las verás en las hojas, especialmente en las tiernas. Se combaten con insecticida anti-cochinillas o con tierra de diatomeas (la dosis de esta última es de 35 gramos por litro de agua). Más información.
  • Cantáridas: es un escarabajo, Lytta vesicatoria, que tiene un cuerpo alargado, de color verde metálico y que mide 1-2 centímetros. Se come a veces las hojas del jazmín. No es necesario tratarlas por lo general, pero si ves que hay muchos aplica tierra de diatomeas.
  • Gorgojos: son como escarabajos del género Otiorrhynchus, de color oscuro y con un tamaño de 5 a 12mm de largo. Tratar con insecticidas clorados, o con tierra de diatomeas.
  • Piral del jazmín: las orugas de las polillas Margaronia o Glyphodes unionalis se alimentan de las hojas tiernas. Se tratan con insecticidas basados en azufre o cobre.
  • Taladro del tronco: las orugas de la mariposa Zeuzera pyrina abren galerías en los tronco de 1cm de diámetro. Son de color amarillo, y llegan a medir hasta 6cm cuando terminan de crecer.

Enfermedades

Puede tener las siguientes:

  • Mildiu: afecta sobretodo a las hojas más jóvenes, que se cubren de manchas marrones y se secan. Se trata con fungicidas. Más información.
  • Podredumbre de la raíz: puede suceder si el terreno está muy húmedo o es muy fértil. Controlar los riegos y, de forma preventiva, se puede tratar con fungicidas ecológicos una vez al mes.
  • Tuberculosis: las ramas aparecen verrugas o tumores producidos por la bacteria Pseudomonas savastanoi. Es muy contagiosa (entre plantas), por lo que se debe de cortar todas las partes afectadas y quemarlas.

Época de plantación o trasplante

El Jasminum nudiflorum se planta en otoño si el clima es suave, o a finales de invierno. En caso de tenerlo en maceta, debes de trasplantarlo a una mayor cada dos o tres años.

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -17ºC, pero en climas cálidos no crece del todo bien, puesto que necesita pasar frío unas semanas para poder florecer.

Vista del Jazmín amarillo

Imagen – Wikimedia/Hanson59

¿Qué te ha parecido el jazmín amarillo?

¿Sabes cómo regar las plantas durante el verano?
Apunta nuestros consejos y trucos para poder disfrutar de una estación llena de vida y color
Riego de las plantas durante el verano

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.