Guía del cultivo del jengibre

Raíces de Zingiber officinale, la planta del jengibre

Si te gusta el sabor picante no puedes dejar de probar el jengibre en un restaurante o, mejor aún, en casa, recogiendo la raíz de tu propio huerto. Su cultivo es sencillo, ya que es muy adaptable y resistente, además de tener un ritmo de crecimiento bastante rápido.

Además, tiene múltiples usos, tanto en la cocina como terapéuticos. ¿Te apetece cultivarlo? Aquí tienes una guía con todos sus cuidados.

Características del jengibre

Planta del jengibre

Se trata de una hierba rizomatosa cuyo nombre científico es Zingiber officinale conocida como jengibre, kion o quion originaria del sureste de Asia. Pertenece a la familia botánica Zingiberaceae. Crece hasta alcanzar los 120cm de altura, con hojas largas de hasta 25cm y delgadas de 1 a 3cm, con ápice agudo, glabras. Las flores se agrupan en inflorescencias amarillas y violetas en forma de racimo basal, y el fruto es una cápsula subglobosa a elipsoide con semillas de color negro.

Su cultivo y mantenimiento es muy fácil, tanto es así que si te acabas de introducir en el mundo de la jardinería esta planta es una muy buena candidata para ser la primera.

¿Cómo se cultiva?

Jengibre en maceta

Para poder degustarlo es importante adquirir semillas o rizomas en primavera. La planta del jengibre necesita calor -pero no en exceso- para poder brotar, de modo que el mejor momento para empezar a cultivarla será cuando la temperatura comience a subir de los 15ºC. Una vez los tengamos, tenemos que proceder de la siguiente manera:

Semillas

  1. Lo primero es rellenar el semillero (macetas, bandejas de plástico, vasos de yogur,…) con sustrato de cultivo universal.
  2. A continuación, colocaremos la semilla en la superficie, y la enterraremos sólo un poco, lo justo para que no se la pueda llevar el viento.
  3. Después. regamos bien, a consciencia, de modo que la tierra quede bien empapada.
  4. Finalmente, colocamos el semillero en una zona donde le dé la luz del sol de manera directa.

Rizomas

Los rizomas se pueden plantar en maceta o en el huerto. Al ser una planta más bien pequeña, con un sistema radicular no invasivo, podremos tenerla en el lugar que prefiramos.

En maceta

  1. Cogeremos una maceta que sea, al menos, de 30cm de diámetro.
  2. La rellenamos más o menos hasta la mitad con sustrato de cultivo universal.
  3. Introducimos el rizoma. Éste ha de quedar unos 3cm por debajo del borde de la maceta.
  4. Terminamos de rellenar con sustrato.
  5. Y por último regamos.

En el huerto

  1. Lo primero es preparar el terreno: quitar hierbas y piedras, echar una capa de 3cm de estiércol y rastrillar para que el suelo quede nivelado.
  2. Después, procederemos a cavar zanjas de 10cm de profundidad. Han de estar 60cm separadas entre sí.
  3. A continuación, plantaremos los rizomas, dejando una distancia de 50cm entre ellos. Han de quedar unos 3cm por debajo del nivel de suelo.
  4. Finalmente, regaremos.

Mantenimiento y recolección

Raíz del jengibre

El jengibre es una planta todoterreno. Es muy adaptable, tanto es así que será suficiente con regarla cada 2-3 días y abonarla cada 15-20 días echándole una capa de unos 3cm de abono orgánico. Así, podremos recolectar su rizoma a los cinco o seis meses después de haberlo plantado.

Plagas y enfermedades del jengibre

Si bien no suele tener problemas, si cometemos un error en el cultivo puede verse afectado por:

  • Hongos: del género Erwinia y Fusarium. Estos microorganismos aparecen cuando la tierra está húmeda durante mucho tiempo. Cuando se cosecha el rizoma, éste tiene manchas negras y puede notarse blando, como si estuviese podrido.
    Para evitarlo, hay que controlar los riegos y dejar secar un poco la tierra antes de volver a regar. También se pueden hacer tratamientos preventivos con azufre o cobre en primavera.
  • Nemátodos: se trata de unos gusanos microscópicos que miden unos 0,2 milímetros. Provocan daños en las raíces de las plantas, ya que se introducen en ellas y se alimentan de su jugo. Los síntomas más comunes son: hojas de color verde pálido o amarillo, debilitamiento, detención del crecimiento, raquitismo.
    Se pueden combatir con Etoprofos o Daxomet, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Usos y Propiedades

Culinarios

Debido a su peculiar sabor se utiliza, tanto en seco como en polvo, para disimular otros aromas o sabores más fuertes, como el del marisco. También se usa para elaborar caramelos, pan de jengibre, y también para dar sabor a las galletas o a bebidas.

Su valor nutricional es el siguiente:

  • Carbohidratos: 71,62g (de los cuales 14,1g son de fibra, y 3,39g de azúcares)
  • Grasas: 4,24g
  • Proteínas: 8,98g
  • Agua: 9,94g
  • Vitamina B1: 0,046mg
  • Vitamina B2: 0,17mg
  • Vitamina B5: 0,477mg
  • Vitamina B6: 0,626mg
  • Vitamina C: 0,7mg
  • Calcio: 114mg
  • Hierro: 19,8mg
  • Magnesio: 214mg
  • Manganeso: 33,3mg
  • Fósforo: 168mg
  • Potasio: 1320mg
  • Sodio: 27mg
  • Zinc: 3,64mg

Medicinales

El jengibre tiene muchas propiedades medicinales. En forma de cataplasma se usa para aliviar los dolores de cabeza (cefaleas) y bucales, y si cocemos los rizomas nos servirán para tratar cólicos, diarreas, enfermedades respiratorias (gripe, resfriados, tos, ronquera), malaria, gota, reumatismo, dismenorrea.

Aprende a preparar una infusión de jengibre

Infusión de jengibre

Imagen – Misremedios.com

Ingredientes

Para hacer nuestra infusión, necesitamos:

  • 10g de raíz de jengibre fresca
  • Rizoma de la planta
  • Agua
  • Cazo

Modo de preparación

  1. Cortamos la raíz y el rizoma en rodajas.
  2. Ponemos agua a hervir.
  3. Antes de que hierva, añadimos el jengibre y apagamos el fuego.
  4. Tapamos el cazo y dejamos reposar durante 8-10 minutos.

¿Prefieres galletas? Así se preparan…

Galletas de jengibre

Ingredientes

  • 260g de harina
  • 150g de mantequilla
  • 100g de azúcar moreno
  • 1 huevo tamaño grande
  • 5g de bicarbonato
  • 1 cucharada pequeña de canela
  • 1 cucharada pequeña de jengibre en polvo
  • 1 pizca de sal

Modo de preparación

  1. En un bol tamizamos la harina, el azúcar moreno, el bicarbonato, la canela, el jengibre y le añadimos una pizca de sal.
  2. Después, le añadimos mantequilla y mezclamos todo bien.
  3. Ahora, sobre una superficie lisa echamos un poco de harina y colocamos la masa.
  4. Con un rodillo, la estiraremos bien hasta que tenga medio centímetro de espesor.
  5. Ahora, podremos cortar la masa con los moldes que más nos gusten, y los colocaremos sobre una bandeja forrada con papel de horno dentro de éste a 180ºC durante 15 a 20 minutos.
  6. Por último sólo quedará dejar enfriar y servir.

Y con esto terminamos. ¿Qué te ha parecido el jengibre?

Descarga gratis nuestro ebook sobre la Flor de Pascua
Se acerca Navidad, aprende a como seleccionar las flores de pascua, sus cuidados y qué hacer después de Navidad. Todo gratis en nuestro ebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *