La chirimoya (Annona cherimola)

La chirimoya es una fruta con grandes propiedades nutricionales, siendo el 80%  de su contenido es agua. Es antioxidante, rica en fibra, vitaminas A, B, C y  minerales como calcio, hierro, magnesio, yodo, fósforo, potasio, zinc y sodio y se produce en las estaciones de otoño e invierno.

Es dulce, de jugosa pulpa blanca, su piel verde de aspecto escamoso y semillas no son comestibles. El árbol de nombre científico annona cherimola es pequeño, alcanza hasta ocho metros de altura y proviene de Perú y Ecuador, siendo una fruta que ha sido exportada a otros continentes con clima subtropical, siendo Europa donde más se cultiva y España el principal productor en el mundo.

Características

El igualmente llamado chirimoyo crece lentamente, su tronco es corto y grueso y de extensas ramificaciones con hojas aterciopeladas.

Se debe sembrar en climas secos, desarrollándose en temperaturas superiores a 22°grados e inferiores a 28°grados. Hay que regar frecuentemente para no dañar sus raíces y cada tres años es necesario podarlo para facilitar su crecimiento. Una vez hecha la recolección (es a mano) hay que proteger  la cosecha, pues se ablanda rápidamente.

Plagas

Afortunadamente pocas son las plagas que lo afectan, destacando la cochinilla y mosca de la fruta, ambas afectan los tallos, frutos y piel. En cuanto a enfermedades que pueden ocasionar la putrefacción del árbol, escasez de vigor  y muerte de sus raíces.

Beneficios

Es un fruto con numerosas propiedades y beneficios para lactantes, niños, mujeres embarazadas (previa consulta médica), personas mayores y hasta deportistas pueden disfrutarla en diversas preparaciones, cremas, puré, helados, zumos, compotas o mermeladas para acompañar con las comidas.

Es de fácil digestión y por su alto contenido en fibra previene el estreñimiento, el cáncer de colon y ayuda al buen tránsito intestinal. También contribuye con el funcionamiento de las defensas, el crecimiento, sistema nervioso central y muscular.

Ayuda a los que padecen de anemia al absorber el hierro. El calcio que posee ayuda a los que sufren de descalcificación u osteoporosis, contribuye a reforzar la memoria de estudiantes y ancianos. Su aporte de vitamina C evita la “anemia ferropénica”.

La chirimoya es ideal para eliminar líquidos, por eso se recomienda en dietas para perder peso y en pacientes diabéticos cuyo consumo normaliza los niveles de azúcar. Por el valioso aporte de potasio controla el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, mientras el bajo contenido de sodio la hipertensión.

Además es tranquilizante, reduce la fatiga, depresión y el decaimiento. Útil  para controlar conductas compulsivas. En zonas rurales todas sus partes se usan como medicina natural. Sus semillas se trituran y mezclan con ceniza para recetas contra la gota, migraña, los cálculos renales, piojos e insecticidas.

Desde hace cuatro décadas se ha venido utilizando para prevenir el cáncer. No en vano es reconocida por su poder anticancerígeno, aunque no es patentable ya que es un recurso natural; estudios arrojan su utilidad en el tratamiento de tumores de mama, próstata, hígado, páncreas, estómago y pulmón y su poder se encuentra en la hoja  que contiene acetogeninas y actúa como la quimio.

Según una publicación médica, los pacientes con cáncer se ven afectados por parásitos que son tóxicos al organismo, este al quedar indefenso es cuando las células cancerosas se reproducen rápidamente. Con una terapia herbal creada con base a dicha planta se comprobó que la reproducción se detuvo totalmente.

Tipos

Leovis: su piel no tiene protuberancias, ni marcas.

Impresa: los frutos son grandes de rápida evolución y su piel posee hoyos.

Umbonata: de protuberancias pequeñas y puntiagudas. Los frutos son sabrosos, medianos y con muchas semillas.

Tuberculata: sus frutos son de tardía maduración y tamaño mediano.

Mammillata: parecidos  a la piña, su piel es lisa, de gran tamaño, son sabrosos y aromáticos.

La chirimoya no se puede conservar por mucho tiempo y se debe tratar con cuidado porque su piel es sensible al tacto poniéndose negra fácilmente. No se recomienda  guardarla en el refrigerador  ya que no se madura y en caso de querer comerla fría hay que colocarla en la nevera tan sólo unos minutos.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles frutales

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y las flores. En general, todo lo que tenga que ver con lo "verde".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.