La importancia de conocer la temperatura del agua de riego

Jardinero regando con manguera

A menudo cuando vamos a regar, simplemente llenamos la regadera o cogemos la manguera y nos ponemos con ello, pero lo cierto es que es muy importante conocer la temperatura del agua del riego para evitar problemas. Y es que, tanto si está demasiado fría como demasiado caliente, podríamos dañarlas.

Sepamos qué consecuencias podría haber si regamos con un agua que no está a la temperatura adecuada.

Efectos de regar con un agua fría/caliente

Regadera metálica regando un frutal

Regar con un agua que esté a una buena temperatura, es decir, que no esté ni fría ni caliente, ayudará a que las raíces puedan absorber sin ningún problema los nutrientes que disueltos en el suelo; en cambio, si dicha temperatura no es la adecuada, enseguida se debilitarían.

Agua de riego fría

Si se riega con agua fría o muy fría, los nutrientes se disuelven con más lentitud, de modo que las raíces tendrán más dificultades para conseguirlos. Además, si la temperatura es extrema, podría producirse un shock radicular y transpiración intensa en partes aéreas (hojas y tallos).

Agua de riego caliente

Si está demasiado caliente (más de 30 grados centígrados), hasta un cactus se echaría a perder. El incremento de la energía cinética de las moléculas provocaría un aumento de la velocidad de las reacciones químicas que se producen en la planta, lo que podría llevar al colapso.

Esto significa que, si bien al principio podríamos ver que crecen más rápido, al final llegaría un momento en el que se quedarían sin energía, su salud empeoraría y las plagas las atacarían. Además, cuanto más alta sea la temperatura, menor será la concentración de oxígeno y, por lo tanto, la capacidad de alimentación de las plantas se vería reducida.

¿Cuál es la temperatura adecuada?

Manguera regando las plantas

Aunque cada tipo de planta tiene sus necesidades, en realidad no es necesario complicarse mucho. Mientras que la temperatura oscile entre los 20 y los 25ºC, siendo la óptima 23ºC, no habrá problema en regar con esa agua ya que mantendrá la concentración de oxígeno óptima. Durante el invierno, si se enfría demasiado, podemos llenar un recipiente con agua y ponerla a calentar un poco en el microondas.

¿Te ha parecido interesante este tema?


2 comentarios, deja el tuyo

  1.   Fidel rené Díaz dijo

    Creo que lo que se comenta de la temperatura del agua caliente de regar con temeraturas hasta 43 centígrados no es correcto. La temperatura del agua de riego no debe exceder los 25 centígrados, esto en relación al contenido de oxigeno disuelto en el agua de riego. A 43 centígrados el agua ya no conserva nada de oxígeno. Para conservar ciertas concentraciones de oxígeno en el agua es necesario que el agua este entre 20 y 23 centígrados. El oxigeno disuelto en el agua de riego es necesario para una buena respiración de las raíces.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Fidel.

      Tienes toda la razón. Gracias por la corrección.

      Ya hemos actualizado el post.

      Saludos!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.