Características, cultivo y propiedades de la remolacha

La remolacha es una de las verduras más vistosas que nos ofrece la naturaleza. Tiene un color morado intenso y proviene de la familia Quenopodiáceas. Su nombre científico es Beta vulgaris y crece en mayor abundancia en las regiones costeras. Es un alimento muy empleado en las ensaladas y todas las dietas saludables.

Si quieres conocer todo lo relacionado sobre el cultivo, las características y las propiedades de la remolacha, este es tu post 🙂

Características principales

El origen de la remolacha tiene lugar en la zona litoral de África. Los lugareños de esta zona se dedicaban a cultivar remolachas junto con las acelgas. Eran muy demandadas por su sabor agridulce fuerte, carnosidad y jugosidad.

Actualmente, Italia y Francia son los principales productores de remolacha en el mundo. Nos podemos encontrar con remolachas de dos tipos. Una sirve para alimentar a los animales. Se trata de la remolacha forrajera. El otro tipo de remolacha es la roja o común. Esta es muy fácil de diferenciar por su apariencia esférica. Si la tocamos cuando está mojada puede llegar a mancharnos las manos.

Su raíz mide entre 5 y 10 centímetros de largo. Cuando la planta está completamente crecida, pesa entre 80 y 200 gramos. Aunque el color morado y rojizo es el más abundante, existen otras variedades cuyo color es más anaranjado y rosáceo. Su pulpa es de color blanco.

Esta verdura no tiene una fecha concreta para su cultivo. Se puede cosechar durante todo el año. Debido a su sabor, no sólo se emplea para las ensaladas, si no para elaborar un tipo de azúcar.

Cultivo de la remolacha

Si queréis que la remolacha crezca correctamente, el primer requisito que se tiene es el tipo de suelo. Necesitan de un suelo con alta fertilidad, profundo y con un buen drenaje. No puede ser encharcado a la hora de regarse. Su aireación debe permitir el intercambio correcto de oxígeno y liberación de CO2 a la atmósfera.

El fertilizante ideal para la remolacha es el estiércol. La ubicación debe ser a semisombra. La luz directa proveniente del sol puede dañar seriamente sus tejidos. Por ello, se protege para otorgarle un crecimiento más cómodo. Es capaz de adaptarse bien a algunos climas más bajos que oscilen entre los 15 y 18 grados.

Para plantarlas debemos colocar las semillas en la tierra. Elaboramos agujeros de hasta dos centímetros de profundidad. Durante los dos días antes del cultivo, es aconsejable mojar bien y mantener húmedos los agujeros donde vamos a plantar. Aunque se puede sembrar durante todo el año, el periodo de crecimiento más óptimo lo tiene entre los meses de mayo y finales de junio. La planta tarda tan solo tres semanas en crecer totalmente y tres meses en poder ser consumida.

Conforme la planta empieza a crecer, si vemos que tiene partes más débiles, es convenientes arrancarlas. Estas partes no funcionan bien y hacen que la planta en general no pueda adquirir todos los nutrientes. Si arrancamos las partes menos fuertes, le otorgaremos más espacio para el desarrollo y una buena distribución de los nutrientes. Si queremos una remolacha de gran tamaño, necesitaremos una superficie de unos 25 centímetros. Lo más pequeño que podemos sembrar son cuadras de 8×8 cm.

Cuidados

La planta exige unos cuidados que deben ser cubiertos si queremos una remolacha en perfectas condiciones y con buen sabor. El riego es constante, y más cuando llega la época de verano. Aunque se tiene regar a diario, es importante recordar lo que se ha mencionado anteriormente. No es para nada aconsejable encharcar a la planta, puesto que ahoga las raíces y las acaba matando. Los riegos tienen que ser frecuentes pero con poca cantidades.

Por otro lado, no se puede permitir en ningún momento que el suelo esté seco o agrietado. Un suelo agrietado presenta signos de completa sequía y necesidad de agua. Si la remolacha sufre de escasez de agua, aunque luego la volvamos a regar, no podrá recuperarse.

Es importante tenerla alejada de otras malas hierbas de los sembradíos. Si agregamos tierra frecuentemente al lado de la planta, tendremos menos probabilidades de que crezcan malas hierbas. Si aún haciendo esto vemos que crecen malas hierbas, es mejor quitarlas cuanto antes.

Para recolectar el fruto necesitaremos cortar primero las hojas, dejando parte del tallo. Aunque es un proceso sencillo, requiere de esmero y atención.

Si no queremos que aparezcan moscas u otros insectos, se tienen que eliminar las hojas secas y muertas. También es bueno no plantar la remolacha muy profundamente, ya que los tallos germinarán bastante débiles.

Una curiosidad acerca de la capacidad de teñir de la remolacha es que si nos manchamos las manos, si las lavamos con sal, desaparecerá al instante.

Beneficios saludables y conservación

La remolacha es considerada una gran verdura por sus altos aportes nutritivos. Para obtener todas sus propiedades debe cocinarse con su concha durante una hora. De lo contrario podría perder coloración y nutrientes. La mejor opción para cocinarla es al vapor.

Si consumimos remolacha en nuestra dieta nos estaremos beneficiando de sus propiedades. Nos ayuda a controlar la presión arterial, aumentar los niveles de energía, libera las toxinas de nuestro cuerpo y reduce el hinchazón de estómago. Además, es capaz de potenciar la musculatura, proteger nuestro corazón y ayudarnos contra el Alzheimer.

Se recomienda comer aquellas remolachas que estén frescas y carnosas. Todas aquellas que presenten golpes o arañazos es mejor no tomarlas, ya que podrían tener bacterias. Su color debe ser intenso puesto que es su indicador de buen estado.

Las hojas también se consumen y utilizan para la preparación de algunos alimentos. Es necesario que mantengan un color verde intenso y estén lo más tierna posibles.

Como curiosidad, se puede decir que la remolacha se utiliza con frecuencia para evitar el cáncer, por su alto contenido en hierro y para combatir la anemia.

La remolacha es una planta muy famosa que se cultiva en casi todo el mundo. Si quieres aprovecharte de todos su beneficios, con esta información podrás cultivar tu propia remolacha de una forma sana y equilibrada.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Jardinería

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.