Lantana rastrera (Lantana montevidensis)

Las flores de la Lantana montevidensis son púrpuras

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

La Lantana montevidensis es una planta de hábito rastrero que podrás utilizar como cubresuelos en tu jardín, patio o terraza. Cada primavera produce flores de color púrpura que llaman mucho la atención. Además, no requiere de mucho mantenimiento.

Siempre que tenga luz y agua, no tendremos que preocuparnos de mucho más. Así que si buscas una planta que sea fácil, a continuación te voy a presentar a esta maravillosa especie.

Origen y características de la Lantana montevidensis

Lantana montevidensis es una planta rastrera

Imagen – Flickr/cultivar413

Conocida como lantana rastrera, es una planta arbustiva perennifolia de hábito rastrero nativa de las regiones subtropicales de América del Sur. Alcanza una altura de 30 centímetros y un ancho de hasta 3 metros. De sus tallos brotan hojas de unos 5 centímetros de largo por unos 2 centímetros de ancho, con los márgenes dentados, de color verde.

Las flores, que brotan desde verano hasta otoño, se agrupan en inflorescencias con forma de cabezuelas, y están compuestas por corolas lobuladas que miden alrededor de 1 centímetro de ancho, de color púrpura a lavanda con el centro blanco. El fruto es una baya pequeña que contiene una o dos semillas.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

Es una planta con gran interés ornamental, de modo que si te gustaría saber cómo cuidarla, a continuación te lo cuento:

Ubicación

La Lantana montevidensis ha de colocarse en el exterior, a pleno sol a ser posible aunque puede estar en semisombra si le da unas horas de luz de manera directa.

Sus raíces no son invasivas, pero como decíamos antes llega a ocupar un ancho de hasta 3 metros en el caso de tenerla plantada en el suelo. Por lo tanto, debes de reservarle ese espacio si la vas a tener en el jardín.

Tierra

  • Jardín: crece en todo tipo de suelos, pero prefiere los que son ligeramente ácidos (pH de 6-6.5), fértiles y con buen drenaje. Aquellos que tienen mucha tendencia a compactarse necesitarán una mejora en el drenaje (por ejemplo, haciendo un agujero de plantación de 1m x 1m y mezclando esa tierra con perlita (en venta aquí) a partes iguales) para evitarle problemas a la lantana rastrera.
  • Maceta: puedes rellenarla con sustrato universal (en venta aquí).

Riego

La flor de la Lantana montevidensis es pequeña

Imagen – Flickr/dbgg1979

La Lantana montevidensis resiste bastante bien la sequía. Así y todo, crecerá con mucha mejor salud si se riega de vez en cuando, de forma moderada en verano y algo más escasa el resto del año.

Dependiendo del clima y de la ubicación, puede necesitar 3 o 4 riegos semanales durante la época de más calor y sequía, y unos 2 a la semana el resto año.

Abonado

En primavera y verano abonar con abonos orgánicos como el guano (en venta aquí) o el mantillo, o bien con abonos compuestos como el universal o el de para plantas verdes (en venta aquí). Independientemente de lo que elijas, sigue las indicaciones especificadas en el envase para evitar correr riesgos.

Multiplicación

La lantana rastrera se multiplica por semillas y esquejes en primavera, siguiendo este paso a paso:

Semillas

Para multiplicarla por semillas primero tienes que rellenar un semillero (bandeja, maceta,…) con sustrato universal, y luego colocarlas sobre la superficie de dicho sustrato, enterrándolas un poquito, lo suficiente para que simplemente queden protegidas del viento.

Después, riega a consciencia, empapando bien toda la tierra, y coloca el semillero en el exterior, en semisombra. De este modo, germinarán en unos 15 a 20 días manteniendo el sustrato húmedo pero no encharcado.

Esquejes

Es la manera más rápida, pero también la más complicada de conseguir nuevos ejemplares. Para ello lo que se hace es tomar ramas jóvenes, impregnar la base con hormonas de enraizamiento líquidas (en venta aquí) y plantarlas luego en macetas con vermiculita (en venta aquí) previamente humedecida.

Si todo va bien, en unos 20 días a un mes enraizarán. Coloca la maceta en el exterior, en semisombra, y mantén el sustrato húmedo. Para evitar la aparición de hongos, los cuales echarían a perder los esquejes, es muy recomendable espolvorear sobre la vermiculita azufre (en venta aquí) el cual es un fungicida natural.

Artículo relacionado:
Cuándo plantar esquejes

Poda

Se debe de podar a finales de invierno o a mediados de otoño si el clima es suave con el fin de conseguir que la planta tenga un aspecto más compacto y ordenado, y una mayor cantidad de ramas que produzcan flores.

Teniendo esto en cuenta, coge unas tijeras de podar y recorta los tallos unos 5 a 10cm, dependiendo de su longitud (cuanto más largos, más podrás cortar). Podrás aprovechar y quitar las ramas secas, enfermas, débiles o las que estén rotas.

Plagas y enfermedades

Es muy resistente. Quizás alguna cochinilla, pero nada serio.

Rusticidad

No le gusta demasiado el frío ni las heladas. La temperatura mínima que soporta es de hasta los -3 grados centígrados.

¿Qué usos se le da?

La lantana es un arbusto

Únicamente como planta ornamental. Es perfecta como cubresuelos, o cubreparedes bajas 😉 . También queda genial en macetas colgantes.

Que la disfrutes.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior