Larix decidua

Imagen – Wikimedia/Dominicus Johannes Bergsma

El Larix decidua es una de las coníferas que mejor resiste el frío y las heladas; no en vano, gracias a ello puede vivir en la línea límite arbórea en los Alpes, donde las temperaturas pueden bajar hasta los -50ºC. Pero el vivir en zonas tan frías tiene un inconveniente: que no se ha adaptado a la calor, y por lo tanto, lo pasa mal en regiones templadas-cálidas.

Por este motivo, este es un árbol solo para aquellos que vivan en zonas donde las heladas son protagonistas cada invierno y donde los veranos son muy suaves. Si eres un afortunado, o si tienes curiosidad por saber cómo es esta conífera y los cuidados que requiere, continúa con nosotros 😉 .

Origen y características

Imagen – Flickr/Peter O’Connor aka anemoneprojectors

Es una conífera caducifolia (pierde las hojas en otoño-invierno) cuyo nombre científico es Larix decidua. Popularmente se le conoce como alerce europeo, alerce o lárice, y es una planta de muy lento crecimiento nativa de las montañas de Europa Central, en los Alpes y Cárpatos, en altitudes comprendidas entre los 1000 y los 2000msnn.

Alcanza una altura de entre los 25 y los 45 metros, con un tronco más o menos recto de hasta 1m de diámetro (rara vez llega a los 2m, con 55m de altura). Durante la etapa juvenil, la copa es cónica pero a medida que va envejeciendo se vuelve piramidal. Las ramas principales son erectas, pero las laterales suelen ser pendulares.

Sus hojas son acículas de hasta 3,5cm de longitud, verdosas pero volviéndose amarillas en otoño antes de caer. Los conos miden 2-6cm de largo, son erectos, con forma cónica-ovoide, y en su interior contienen semillas que liberan al tornarse marrones.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos cuidarlo de la siguiente manera:

Ubicación

Imagen – Wikimedia/Hans Gasperl

El Larix decidua es una planta que ha de estar en el exterior, a una distancia de al menos diez metros de suelos, muros, etc.

Tierra

Crece en suelos fértiles, ligeramente ácidos, y con muy buen drenaje. En el caso de que no sea así el que tenemos, haremos un agujero de plantación de al menos 1m x 1m, lo cubriremos con malla de sombreo para evitar que las raíces entren en contacto con la tierra del jardín, y lo rellenaremos con sustrato para plantas ácidas (podemos conseguirlo aquí) mezclado con un 20-30% de perlita.

No es planta para tener en maceta, pero durante sus años de juventud se puede cultivar en ella con sustrato para plantas ácidas mezclada con perlita a partes iguales, o con 70% de akadama (en venta aquí) mezclado con un 30% de kiryuzuna.

Riego

La frecuencia de riego va a variar mucho a lo largo del año, pero como es una planta que no tolera el encharcamiento lo mejor que podemos hacer es comprobar la humedad antes de darle agua, al menos hasta que hayamos adquirido la experiencia necesaria para saber cuándo tenemos que hacerlo.

Para ello, podremos optar por:

  • Utilizar un medidor de humedad digital: a día de hoy, es una de las herramientas más cómodas y prácticas para saber si un terreno está húmedo o no. Basta con introducirlo en el suelo para que al instante nos diga qué grado de humedad tiene. Eso sí, para que sea realmente fiable hay que introducirlo de nuevo más lejos o más cerca de la planta.
  • Introducir un palo delgado de madera: este se podría decir que es medidor de humedad analógico, el de toda la vida 🙂 . Si vemos que sale con mucha tierra adherida, no regaremos ya que aún estará muy húmeda.
  • Pesar la maceta una vez regada y de nuevo al cabo de unos días: la tierra húmeda siempre pesa más que la seca, por lo que esta diferencia de peso es una buena guía para saber cuándo toca regar.

De todas maneras, en caso de duda esperaremos un par de días antes de darle agua, por si acaso. Es más fácil recuperar una planta que está sedienta que una que ha sufrido exceso de riego.

Abonado

Imagen – Wikimedia/Mmparedes

Es importante abonar durante toda la temporada de crecimiento, es decir, desde comienzos de primavera hasta finales del verano, con abonos ecológicos, como el guano, el estiércol de animales herbívoros, compost,… Echaremos una capa de unos 5-10cm por todo alrededor del tronco, lo mezclaremos un poco con la tierra y regaremos, así una vez al mes.

Multiplicación

El Larix decidua se multiplica por semillas en otoño (necesita pasar frío antes de germinar). La manera de proceder es la siguiente:

  1. Primero, se rellena un tupperware con vermiculita previamente humedecida.
  2. Luego, se colocan las semillas y se espolvorea cobre o azufre para evitar hongos.
  3. A continuación, se cubren con una capa de vermiculita.
  4. El siguiente paso es tapar el tupperware e introducirlo en la nevera, en la sección de embutidos, leches, etc.
  5. Una vez por semana y durante tres meses, lo sacaremos y le quitaremos la tapa por un rato para que se renueve el aire.
  6. Pasado ese tiempo, sembraremos las semillas en bandejas de semillero forestal o macetas con sustrato para plantas ácidas.

Si todo va bien, germinarán a lo largo de la primavera.

Rusticidad

Sin problemas con el frío. Aguanta hasta los -50ºC, pero no tolera la calor excesiva de más de 30ºC. De hecho, lo ideal es que se mantenga entre los 25ºC de máxima y los -20ºC de mínima.

¿Qué usos tiene?

Ornamental

Imagen – Wikimedia/Jérôme Bon

El Larix decidua se usa sobretodo como planta ornamental de jardín. Queda fenomenal como ejemplar aislado o en alineaciones.

Madera

Al ser resistente y duradera, se usa para las instalaciones del exterior y también para hacer barriles de vino.

¿Conocías a este árbol? ¿Qué te ha parecido?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles y arbustos

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.