Lentisco, ideal para jardines de bajo mantenimiento

Hojas de Lentisco

El lentisco es un arbusto de hoja perenne que lo soporta prácticamente todo: la brisa marina, la sequía, los suelos calcáreos, e incluso puede sobrevivir a las heladas ligeras. Es, pues, una planta que no requiere de ninguna atención especial, ideal para jardines bajo mantenimiento, y también para cultivar en macetas decorando el patio o la terraza.

Si no quieres complicarte con el cuidado de las plantas, o si no dispones de mucho tiempo, el lentisco es una muy buena opción 😉 .

Origen y características del lentisco

Pistacia lentiscus en la playa

El lentisco, cuyo nombre científico es Pistacia lentiscus, es originario de la región mediterránea, donde crece en los matorrales secos y pedregosos. Crece hasta una altura de 1 a 5m, aunque en cultivo no se le suele dejar crecer más de 2m. Si hay algo que realmente destaque de esta planta es su olor: huele mucho a resina; pero no te preocupes, no es tóxica 🙂 .

Esta es una planta dioica, es decir, que hay pies machos y pies hembras. Tiene hojas compuestas paripinnadas, coriáceas, con hasta 12 foliolos de color verde intenso. Las flores son muy pequeñas de color rojo, y el fruto es una drupa de 4mm de diámetro que, al madurar, es de color negro.

¿Cuáles son sus cuidados?

Frutos de lentisco

¿Quieres tener un ejemplar en tu jardín o patio? Propórcionale los siguientes cuidados:

Ubicación

En cultivo necesita estar en una zona donde el clima sea suave, con un rango de temperaturas situado entre los 38ºC de máxima y los -4ºC de mínima. En el caso de que las heladas sean más intensas, puedes aprovechar y tenerlo dentro de casa durante el invierno. Hay que colocarlo en un lugar donde le dé el sol de manera directa, o en semisombra.

Riego

Resiste muy bien la sequía, pero no el encharcamiento. Teniendo esto en cuenta, si se tiene en el suelo se ha de regar poco: una vez por semana; en cambio, si se tiene en maceta, será recomendable regarlo un máximo de dos veces por semana.

Abonado

Pistacia lentiscus, o lentisco, creciendo en su hábitat natural

Si se va a tener en el suelo, no es necesario. Pero si por el contrario vas a tenerlo en maceta, será muy recomendable abonarlo desde primavera hasta otoño con abonos orgánicos líquidos, siendo muy aconsejable el guano. También se puede utilizar el abono extracto de algas de vez en cuando, pero no hay que abusar de él ya que es muy alcalino.

Suelo o sustrato

No es exigente, siempre y cuando la tierra donde vaya a crecer tenga un pH entre 6 y 7.5. En suelos o sustratos ácidos no tendrá un buen crecimiento al faltarle calcio.

Época de plantación o trasplante

El momento ideal para plantarlo en el jardín será en primavera. Si se cultiva en maceta, y al tener un crecimiento más bien lento, bastará con trasplantarlo a una maceta 4-5cm más amplia cada 2 años, siguiendo este paso a paso:

  1. Lo primero que hay que hacer es rellenar la maceta nueva hasta un poco menos de la mitad con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita, arena de río lavada o similar.
  2. A continuación, se extrae el lentisco de la ”vieja” maceta, dando si es necesario algunos golpecitos al recipiente para que la planta pueda salir con facilidad.
  3. Después, se introduce en la nueva maceta, en el centro. Si ves que queda por encima del borde del recipiente o muy por debajo, quita o añade sustrato. Lo ideal es que quede unos 0,5cm por debajo para que el agua no se pierda al regar.
  4. Finalmente, se termina de rellenar la maceta y se riega a consciencia.

Poda

Frutos maduros del lentisco

El lentisco es un arbusto que se puede podar a finales de invierno o a comienzos de primavera para darle la forma que se desee. Eso sí, es muy importante utilizar tijeras de poda previamente desinfectadas con alcohol de farmacia. Además, también se aconseja sellar las heridas con pasta cicatrizante, especialmente si se han producido en ramas lignificadas (de madera).

Multiplicación

  • Semillas: se han de sembrar en primavera en una maceta con sustrato de cultivo universal. Germinación difícil e irregular, pudiendo tardar de 2 hasta 4 meses.
  • Esquejes: en otoño o primavera se han de cortar ramas que midan más de 1cm de grosor, impregnar la base con hormonas de enraizamiento y plantarlas en maceta con sustrato como la vermiculita, la cual se debe mantener siempre ligeramente húmeda. Si todo va bien, el esqueje enraizará a los 2 meses.
  • Acodo aéreo: en primavera se puede quitar un anillo de corteza a una rama cuyo grosor sea de 1cm o más, humedecerlo con agua e impregnarlo con hormonas de enraizamiento. Luego, sólo quedará envolverlo con plástico negro rellenado con turba negra humedecida. Debe de quedar como si fuera un caramelo. Emitirá raíces aproximadamente a los 7-8 semanas.

Rusticidad

Soporta el frío y las heladas de hasta los -12ºC, y las temperaturas máximas de hasta los 40ºC. Una de planta de lo más interesante, sin duda. 😉

¿Cuáles son los usos del lentisco?

  • Ornamental: es una planta que si bien es muy común verla en los campos mediterráneos, es muy decorativa y muy fácil de cuidar. Se puede tener tanto en maceta como en el jardín, como ejemplar aislado o en grupos.
  • Culinario: de su látex se elabora una goma aromática que se conoce como almáciga o mástique, la cual se emplea como goma de mascar.
  • Medicinal: se utiliza en medicina odontológica para aliviar el dolor de muelas, pero también contras las heridas con hemorragias o picaduras de insectos. Además, se usa contra la diarrea, gonorrea y leucorrea, y para aliviar los síntomas de gota, el reumatismo y los catarros pulmonares.

¿Se puede cultivar como bonsái?

Si no tienes jardín, siempre puedes hacer de tu lentisco un bonsái

Imagen – Animabonsai.com

Lo cierto es que sí. Como tiene las hojas tan pequeñas y un crecimiento fácilmente controlable, el lentisco es una planta apta para ser trabajada como bonsái. Los cuidados son los siguientes:

  • Ubicación: exterior, a pleno sol o semisombra.
  • Riego: frecuente, cada 2 días en verano y cada 5-6 días el resto del año.
  • Abonado: desde primavera hasta comienzos de otoño con abonos para bonsáis siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto.
  • Sustrato: una buena mezcla es 70% akadama con 30% de kiryuzuna.
  • Trasplante: cada dos años, en primavera.
  • Alambrado: siempre que sea necesario con alambre de aluminio anodizado. Hay que ir revisándolo de vez en cuando para evitar que se clave en la corteza.

¿Dónde se puede comprar?

Es una planta que podrás encontrar a la venta en viveros, especialmente en los que se especializan en especies forestales. También lo venden en tiendas online.

Su precio dependerá de dónde lo adquieras y del tamaño que tenga, pero por lo general un ejemplar de 30cm de altura cuesta sobre los 4-5 euros.

Vista de las flores masculinas del lentisco

El lentisco es una planta arbustiva muy ornamental que quedará estupenda tanto en la terraza como en tu paraíso particular.

Descarga gratis nuestro ebook sobre la Flor de Pascua
Se acerca Navidad, aprende a como seleccionar las flores de pascua, sus cuidados y qué hacer después de Navidad. Todo gratis en nuestro ebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *