Ligularia (Farfugium japonicum)

Farfugium japonicum 'Argenteum'

La ligularia es una preciosa planta que puedes tener tanto en maceta como en el jardín. Y es que, en cualquier lugar sus preciosas hojas van a atraer tu mirada 😉 . Son redondeadas, bastante grandes. Además, no necesita de muchos cuidados.

Así que si te apetece conocerla más a fondo, a continuación te explicaré sus características y, por supuesto, también cómo tenerla perfecta.

Origen y características

Flores de Farfugium

Nuestra protagonista es una planta perenne rizomatosa cuyo nombre científico es Farfugium japonicum. Popularmente se la conoce como ligularia o boina de vasco. Alcanza una altura de unos 60 centímetros, y desarrolla tallos de los que surgen grandes hojas de color verde brillante, coriáceas y grandes de 10,2 a 25,4cm de ancho.

Sus flores recuerdan mucho a las que tienen las margaritas amarillas, ya que de hecho pertenecen a la misma familia botánica (Asteraceae). Estas aparecen durante la primavera.

El ritmo de crecimiento es bastante rápido, por lo que aunque nos hagamos con un ejemplar muy joven no tendremos que esperar mucho a que se convierta en una planta interesante, que decore el jardín o el patio de una manera espectacular.

¿Cuáles son sus cuidados?

Planta de Farfugium japonicum

Si nos hacemos con una ligularia, tenemos que proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación: debe de estar protegida del sol directo. Lo ideal es ponerla bajo las ramas de plantas altas, o detrás de un muro o pared. También puede estar en el interior, en una habitación en la que entre mucha luz natural.
  • Tierra:
    • Maceta: sustrato para plantas ácidas (puedes conseguirlo aquí) mezclado con perlita a partes iguales.
    • Jardín: ácido, fértil, con buen drenaje.
  • Riego: si el clima es cálido y seco, es recomendable regar 2-3 veces por semana en verano, y algo menos el resto del año. En el caso de que llueva con frecuencia, la frecuencia de riego será menor. Usar agua de lluvia o sin cal.
  • Multiplicación: se multiplica por semillas en primavera, sembrándolas en semillero.
  • Época de plantación o trasplante: en primavera. Si está en maceta, hay que trasplantarla cada dos años.
  • Rusticidad: soporta el frío y las heladas de hasta los -2ºC.

¿Qué te ha parecido?


2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   graciela maldonado dijo

    por fin conozco el nombre de esta planta que me encanto siempre. Pasa que ahora en un año perdio todas sus pequitas amarillas como yo le digo. por favor, alguien que me diga como recuperar la pigmentacion a marilla que la hace tan hermosa, para mi gusto. Muchas gracias

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Graciela.
      La pérdida de color de las hojas suele ser debido o bien a poca luz o bien a demasiada. Lo ideal es que esté en un lugar luminoso, es decir, que se vea bien durante el día sin necesidad de recurrir a una lámpara, pero además ha de estar apartada de la ventana ya que de lo contrario se quemaría.

      Si tienes alguna duda, consúltanos.

      Saludos!