Cuidados de las lilas en maceta

El lilo se puede tener en maceta

Las lilas son unos árboles que, debido a su preciosa floración y a su crecimiento, el cual se puede controlar fácilmente, invitan a preguntarse si existe la posibilidad de cultivarlos en macetas durante toda su vida. Y la respuesta es que sí, ya que con unas pequeñas podas realizadas a finales del invierno -y no todos los años- será relativamente sencillo tener unos ejemplares bonitos y sanos.

Pero claro, para que las plantas se vean así tenemos que saber cómo cuidar lilas en maceta. Esto implica conocer sus necesidades de luz, agua, nutrientes y otras cosas que vamos a contarte.

¿Qué tipo de maceta es la más adecuada para las lilas?

Las lilas necesitan macetas grandes

La maceta es un elemento de gran utilidad para las lilas que se van a cultivar en ellas; no en vano, es en ellas donde encontrarán la tierra que nosotros regaremos y abonaremos cada vez que lo consideremos oportuno. Pero también pueden causarles problemas si no se eligen las adecuadas. Por eso, nos interesa adquirir unas que tengan agujeros en su base.

Si llevas tiempo siguiéndonos, seguramente estarás harto/a de leer esto, pero es que las macetas que no tienen ni un solo orificio por el que pueda salir el agua, solo deberían usarse para las plantas acuáticas, porque todas las demás se pueden morir en cuestión de días como consecuencia del agua que se acumula en el interior del recipiente, justamente donde están sus raíces.

Pero además de que tenga agujeros, tienen que ser anchas y altas. Más o menos, y teniendo en cuenta que las lilas no crecen muy rápido (de hecho, me atrevería a decir que son bastante lentas durante su juventud), recomiendo plantarlas en una maceta que mida como máximo diez centímetros de ancho y alto más de lo que mide la que tiene en la actualidad. Es importante que no sea mucho más grande, pues cuanta más tierra tenga, más agua habrá que usar para regar y, por lo tanto, mayor será la probabilidad de que sufra por exceso de agua.

¿Cada cuánto hay que trasplantarlas?

Siguiendo con el tema de la maceta, hay que tener claro que, cada cierto tiempo, hay que trasplantar a nuestras lilas para que puedan continuar creciendo. Esto es especialmente importante si nuestra intención es podarlas de tal modo que las convirtamos en arbolitos. Por lo tanto, las plantaremos a unas más grandes cada 3 años aproximadamente, siempre que se les salgan las raíces por los agujeros.

Hay que hacerlo en primavera, cuando aún no tengan hojas pero sus yemas ya hayan empezado a despertar. De este modo, apenas sufrirán al extraerlas del »viejo» recipiente y de plantarlos en el nuevo.

¿Qué sustrato ponerles a las lilas?

Las lilas crecen en casi cualquier tipo de suelo, pero cuando se plantan en macetas se debe procurar ponerles un sustrato que sea ligero, esponjoso, y que filtre bien el agua. De estos hay de muchas marcas, pero por propia experiencia recomiendo las siguientes: Westland, Flower, Fertiberia. Si quieres alguno, solo tienes que pinchar en el enlace.

A veces compramos uno que, sí es muy barato, pero puede que no sea el más adecuado, ya que puede tener insectos, trozos de ramas secos, o huevos incluso. Otras, a simple vista se ven muy bien, pero si se seca del todo se convierte en un bloque de tierra impermeable al que le cuesta mucho absorber el agua, para lo cual tienes que meterlo en un barreño con abundante agua y dejarlo ahí durante, al menos, media hora.

Por todo esto a menudo es mejor gastarse un poquito más de dinero y conseguir un sustrato de más calidad.

¿Cuándo regar a las lilas en macetas?

La lila resiste poco la sequía

Las lilas no requieren de riegos abundantes. Sí será necesario regarlas sobre todo en verano, y aún más durante ola de calor ya que la tierra se seca mucho más rápido, pero realmente no son plantas que deban rehidratarse a diario ni mucho menos.

Es más, yo tengo una en Mallorca (donde el clima es mediterráneo, con temperaturas de hasta 35ºC en verano y de hasta -2ºC en invierno, y un periodo de sequía que puede durar hasta seis meses) y solo la riego dos veces a la semana. Pero eso sí, cuando las riegues, échales abundante agua hasta que salga por los agujeros de la maceta.

¿Cuál es la mejor época para abonarlas?

Tanto en primavera como en verano será buen momento para abonar a las lilas en macetas. Durante esos meses es cuando están creciendo, e incluso pueden llegar a florecer. Por eso, es aconsejable darles »energía extra» abonándolas con abonos, o bien con fertilizantes, líquidos, como por ejemplo el guano (en venta aquí) o el abono de algas que puedes conseguir en este enlace.

Pero como nunca me cansaré de repetir, hay que seguir las indicaciones del envase. No tenemos que caer en el error de pensar que por echar más cantidad van a crecer más o más rápido, porque eso no ocurrirá. De hecho, cuando se produce una sobredosis de abono o de fertilizante, las raíces se queman y se mueren. De ahí que haya que seguir las indicaciones del envase, siempre.

¿Se han de podar las lilas en macetas?

Syringa vulgaris, un árbol que puede estar en maceta

Si tenemos en cuenta que la lila es una planta que, si se tiene en el jardín, puede llegar a alcanzar los 6 metros de altura, si queremos tenerla en maceta durante toda su vida, tendremos que podarla alguna que otra vez. A lo mejor no todos los años, esto dependerá del tamaño que tenga nuestra planta y de si queremos que sea un arbusto de porte bajo o un arbolito, pero sí que es algo que habrá que hacer. La época idónea será a finales del invierno, cuando sus hojas aún no estén brotando.

El modo de proceder es el siguiente:

  1. Primero, se eliminarán las ramas que estén secas o rotas.
  2. Luego, si quieres formarlo como arbolito, tienes que quitarle las ramas bajas; si te interesa más tenerlo como arbusto compacto, has de ver si tiene alguna rama que esté creciendo mucho, y recortarla.
  3. Para que tenga una copa más ramificada, independientemente de la forma que le quieras dar, lo ideal es coger unas tijeras de podar de yunque, y recortar dos o tres centímetros -siempre por encima de una yema- todas las ramas.

Recuerda limpiar y desinfectar las herramientas antes y después de utilizarlas. Así, podrás tener lilas en maceta sanas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.