Todo lo que debes saber sobre injertos frutales

injertos en frutas

Tanto en jardinería, como en agricultura y demás son muy útiles los injertos. Se trata de unir o insertar una parte de una planta en otra para que continúe creciendo. De esta forma quedan unidas y las dos se desarrollan en la misma planta.

En este caso os vengo a hablar de injertos frutales tanto de los tipos que existen como para qué sirven. ¿Quieres saber más sobre los injertos frutales?

Para qué sirven los injertos frutales

los injertos frutales permiten el crecimiento de plantas que no tienen semillas viables

Como he mencionado antes, los injertos nos permiten unir por plantas en una. Los injertos frutales están formados por dos partes que son diferentes. La primera parte es la raíz y se le llama portainjerto. La otra parte es la variedad. Esta parte se trata de la zona la cual proporciona la fruta. Esas dos partes estarán unidas por lo que es el injerto en sí.

La práctica de injertar plantas en otras se lleva realizando desde la antigüedad, por lo que esto no es nada novedoso. Es cierto que con el desarrollo tecnológico y las investigaciones en botánica y en este ámbito, las técnicas de injertos han mejorado su eficacia enormemente. Gracias a que la tradición de injertar se ha ido pasando de generación en generación, hoy día podemos conservar variedades frutales de gran interés.

¿Para qué se emplea la técnica de los injertos? Es importante conocer que en muchas ocasiones, la mera propagación de las semillas no produce la variedad que deseamos. Es por eso que el injerto ofrece otros muchos beneficios. Nosotros empleamos los injertos para:

  • Propagar una variedad o especie que de otra manera no se podría conseguir o al menos sería muy complicado lograr.
  • Beneficiarse de las características de determinados patrones que son capaces de vegetar en ciertas superficies donde el cultivo no tiene oportunidad de subsistir por cuenta propia.
  • Los injertos permiten cambiar una variedad de fruta por otra que sea más comercial.
  • Nos permite cultivar variedades de árboles frutales que son más sensibles a enfermedades de raíz o de cuello. Para ello, emplean patrones más resistentes.

El objetivo del injerto frutal

existen árboles de injertos

El objetivo que persigue principalmente el injerto frutal es el de permitir la multiplicación de una variedad o de una mutación de la yema o la semilla. De esta forma, cuando realizamos el injerto, podemos mantener las características debido a que en los injertos no existe la disgregación de las mismas.

También empleamos el injerto para poder reproducir y propagar algunas especies que no tienen la capacidad de producir semillas que sean viables en determinadas condiciones ambientales. Ademas, se usan en especies que producen muy pocas semillas o en especies que no tienen una tolerancia parcial o total a la propagación por estacas.

Condiciones de los injertos

injertos en critricos

Los injertos tienen una serie de condiciones que se deben cumplir para que funcionen correctamente y nos puedan ofrecer los resultados que esperamos. Tenemos que tener en cuenta que tanto la variedad como la raíz del injerto tienen que ser compatible. Evidentemente, no podemos unir dos plantas que sean totalmente distintas. Ambos deben de proceder del mismo material vegetal y deben estar sanos. Si presentas virus o resto de alguna paga, el injerto no se realizará correctamente.

El injerto no se puede realizar cuando nosotros queramos, sino que debemos de respetar las condiciones ambientales adecuadas para que la variedad y el patrón puedan desarrollarse correctamente sin que el medio se lo impida. Justo al hacer el injerto debemos de proteger la parte injertada para evitar que se seque. Para ello podemos emplear una cinta plástica o algo protector. Tenemos que tener en cuenta que recién injertado son más débiles.

Tipos de injertos frutales

pasos para injertar

Existen diferentes tipos de injertos frutales. El problema es que muchos de ellos no nos ofrecen beneficios. Por lo general, los más eficientes y famosos son estos dos:

  • La púa o trozo de rama de un año con 2 o 3 yemas
  • La yema con o sin madera adherida, en función del tipo de injerto

Estos son los injertos más prácticos y los más recomendables de hacer. Además, si tenemos en cuenta la temporada en la que hacemos el injerto, podemos clasificarlos en injertos de primavera y en injertos de finales de verano.

 

 

 

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Jardinería

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales por Universidad de Málaga. Dedicado a la educación ambiental. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *