Madreselva mediterránea (Lonicera implexa)

Lonicera implexa

Hoy nos toca hablar de una planta que florece en nuestros territorios. Se trata de la madreselva mediterránea. Su nombre científico es Lonicera implexa y también se le conoce con otros nombres comunes como calzas y dedicos de la virgen por su curiosa forma. Es un tipo de arbusto que posee hoja perenne y es trepador, por lo que es perfecto para darle un toque exótico a las paredes de nuestro jardín o casa.

Quédate a leer este artículo, porque te vamos a contar todo lo que se necesita saber de la madreselva mediterránea, desde todas sus características hasta los cuidados que requiere.

Características principales de la Lonicera implexa

Arbusto trepador madreselva mediterránea

Esta planta pertenece a la familia Caprifoliaceae y, como hemos dicho antes, es un tipo de arbusto trepador de hoja perenne. Tiene unos tallos glabros y sus hojas son de tipo coriáceas de forma aovada. Posee gran cantidad de hojas en la parte superior que se sueldan a su base desde el tallo y las ramas. Sus flores son de color rojizo o amarillento, con algunas inflorescencias terminales que se pueden presentar en números que van desde el 2 hasta el 9.

Las flores son de tipo pubescentes y tienen la forma de dedos pequeños. De ahí viene el nombre de dedicos de la virgen. En cuanto al fruto, generan pequeñas bayas de color rojizo y con forma ovoide. A su vez, los frutos contienen semillas en su interior de color crema.

Podemos encontrarnos a la madreselva mediterránea en todos los pisos correspondientes al Mediterráneo (esto es, termomediterráneo, mesomediterráneo y supramediterráneo). Por lo general, crecen bien en climas más calurosos como el semiárido y subhúmedo. En España, se extiende por toda la zona del Mediterráneo y, por ejemplo en Murcia, crece alrededor de zonas más boscosas y arbustivas. También se le ha podido ver en algunas regiones del interior de la Península Ibérica. Las zonas donde más poblaciones de madreselva hay es en Murcia y, en menor medida, en las Islas Baleares y las Canarias.

La época de floración es de marzo a junio y entre los meses de finales de verano y principios de otoño es cuando van madurando los frutos.

Usos de la madreselva mediterránea

Hojas y flores de Lonicera implexa

Como hemos mencionado al principio del artículo, este tipo de plantas trepadoras son perfectas para añadir un toque exótico a nuestro jardín. Sirve para mejorar el aspecto de algunas estructuras como muros, vallas, pérgolas, verjas, etc. Es bastante decorativo y puede atraer la curiosidad de más de uno. Se le puede encontrar en muchas zonas formando parte de los espacios de jardines, en las intersecciones y en avenidas que han sido ensanchadas.

Es perfecta para este tipo de cosas porque tiene una gran capacidad de adaptación. Además, no por ser trepadora es más débil si se está podando continuamente. Si queremos que la planta sirva de decoración puramente, deberemos comenzar a podarla cuanto antes. Es así como le damos la forma que queremos, además de darle el tamaño suficiente como para que no crezca de más. Gracias a esta capacidad de adaptación y tolerancia a las podas se le puede ver como arbusto en algunos setos colocados en taludes, en medianas e incluso en macizos arbustivos en conjunto con otras flores vistosas como la salvia, lavanda y asterisco.

Es buena planta para evitar la propagación excesiva de una planta invasora muy conocida en el mundo de la jardinería. La planta es Lonicera implexa.

Cuidados necesarios de la Lonicera implexa

Frutos de la madreselva mediterránea

Vamos a pasar a describir los cuidados que necesita esta planta para pueda crecer perfectamente y darle el toque que necesitamos en nuestro jardín. Lo primero es la ubicación. Aunque es capaz de crecer bien en semisombra e incluso sombra, lo mejor para ella es la exposición al sol. Si por ejemplo la ponemos en lugares más sombríos, podrá crecer más o menos igual, pero no tendrá tantas flores que si lo hace a plena luz del sol.

Es capaz de resistir heladas que no sean muy largas. Si vemos que las heladas duran más de tres días, lo mejor es ponerles un plástico en la pared para reducir su frío durante la noche. En cuanto al suelo, es capaz de vivir en cualquier suelo, siempre y cuando tenga un buen drenaje y tenga materia orgánica suficiente. Es importante que el suelo no se encharque o la planta se irá debilitando hasta morir. Aunque pueda vivir en casi cualquier tipo de suelo, prefiere los calcáreos. Es ahí donde tendremos mejor tasa de crecimiento y mejores flores.

Al ser una planta que se extiende por el Mediterráneo, está acostumbrada a que no haya unas precipitaciones demasiado abundantes. Por ello, es algo resistente a la sequía, pero no demasiado prolongada. Lo mejor ante estos casos y, para no pillarnos los dedos, es esperar a que la tierra esté seca para regar (mientras que no llueva, claro). Lo más común es que tengamos que regar dos veces en semana en las épocas más cálidas de primavera y verano.

No necesita de mucho abono. Lo ideal es un abonado de compost en la época de otoño. La poda es mejor hacerla después de la floración, aunque la tolera bastante bien. No presenta problemas de plagas y enfermedades.

Multiplicación de la Lonicera implexa

Cuidados necesarios de la madreselva mediterránea

La mejor forma de multiplicar esta planta es por semillas. Las semillas las obtenemos de las bayas que tienen como fruto que hemos mencionado en la descripción. Se extraen del interior de los frutos y las lavamos. Después las dejamos secar y las cribamos. Algunos estudios afirman que se pueden obtener diferentes resultados, dependiendo del tratamiento que les hagamos a las semillas.

Algunos afirman que si se estratifica en arena húmeda a 4 grados durante varios meses antes de su siembra en los meses de primavera se consiguen buenos resultados. Otros piensan que es mejor sembrarla y mantener una temperatura estable entre 25 y 30 grados durante 5 días y posteriormente tenerlas s 2 grados durante varios meses en total oscuridad.

Por ahora, el más aceptado, es aquel método de germinación que hace someter a las semillas a una escarificación en agua durante algunos días y luego mantienen un rango de temperaturas entre 16 y 26 grados. Es así como se obtienen mejores resultados en la multiplicación.

Espero que estos consejos te ayuden a disfrutar de tu Lonicera implexa y su toque especial.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.