Jazmín brasileño (Mandevilla sanderi)

flores grandes y de color rojo-rosado

La Mandevilla sanderi es una hermosa planta trepadora de origen carioca. También se conoce por el nombre de jazmín brasileño. Su uso ornamental se encuentra muy extendido en Río de Janeiro, Brasil y es que esta trepadora crece con extraordinaria rapidez, por lo que se encontrará adornando el jardín en muy poco tiempo. En climas fríos es una planta de interiores que bien ubicada llamará la atención positivamente y ofrecerá un ambiente exquisito.

Origen

planta trepadora con flores rojas

Brasil es el lugar de origen de la Mandevilla y debe su nombre a la memoria del botánico Henri Mandevilla, siendo este un honor  que le dio su compañero John Lindley. La palabra sanderi también proviene  de otro botánico que la introdujo en el Reino Unido de nombre: Henry Frederick Conrad Sander.

Características de la Mandevilla sanderi

La Mandevilla sanderi es un arbusto con un follaje  espeso de dos a tres metros de alto o más si el clima es tropical, con unos  tallos leñosos que son bastante largos por la condición trepadora de la sanderi. Las hojas son verdes y crece de manera enrevesada sosteniéndose de alguna estructura.

La planta posee un líquido pegajoso y blancuzco que como es común en estas sustancias, es tóxico. Las raíces se dividen en una parte pequeña y delgada y otras grandes y gruesas. Estas últimas conservan una importante reserva de  almidón y  agua que le permite soportar muy bien los periodos de sequías.

Este arbusto tiene las hojas de color verde oscuro y de 6 cm de largo aproximadamente y forma ovalada. En la superficie la apariencia es brillante y gruesa. Presenta las flores en grupos simples o axilares, el tamaño es relativamente grande, de cinco centímetros de diámetro como promedio.

La inflorescencia tiene colores rosado o rojo con un cáliz con cinco dientes en forma de lanza y corola rosada. A su vez, se encuentra formada por un cilindro de unos 5 mm de diámetro que se va  agrandando hasta terminar en cinco lóbulos semicirculares.

Los estambres incluyen hilos ubicados en el tubo que forman un anillo alrededor de la cabeza. El momento en que la planta presenta sus flores va desde la primavera hasta el otoño, y crecen poco a poco desde principios de verano hasta finales del invierno.

Cultivo y cuidados

En Europa y por ser una zona de clima templado, la Mandevilla sanderi se cultiva preferiblemente en macetas de interiores. Por supuesto y al instalar la planta en el interior del hogar se debe escoger un área donde pueda recibir radiación solar, evitando al mismo tiempo fuertes corrientes de viento.

La multiplicación suele hacerse mediante esquejes, pero este proceso no es sencillo, por lo que lo mejor es adquirir una  planta en vivero. No es fácil porque es originaria de una región tropical y se requieren muchos cuidados ambientales para proteger los retoños hasta que son fuertes para el trasplante.

Si se desea propagar la planta se puede hacer sembrándola en primavera. Los esquejes herbáceos en mayo o semileñosos en agosto son posibles, pero como se mencionó con anterioridad el procedimiento es delicado. La siembra o replantación se debe realizar en primavera, antes de la floración.

dos flores rojas de la planta trepadora Mandevilla sanderi

Para ubicar esta planta trepadora en un jardín exterior lo ideal es escoger un lugar cálido y luminoso, aunque es necesario advertir, que los rayos del sol en las horas más intensas la pueden afectar negativamente. Como se dijo anteriormente la sequía no es un problema para esta especie herbácea. Por otro lado no soporta en absoluto los climas fríos ni las heladas.

Cuando se riega la planta se debe hacer casi a diario, sobre todo si la planta tiene flores. En el invierno se esparce bien el agua al regar y con respecto al fertilizante se puede usar uno para plantas con flores,  y en primavera y verano se le añade una vez al mes.

Por último, la poda se realiza cuando finaliza el invierno ya que esto traerá muchas flores para la Mandevilla. Hay que evitar el encharcamiento, pero sí se debe mantener alta la humedad alrededor de la planta. Esto mantendrá alejadas las plagas, hongos y enfermedades como la araña roja. Las cochinillas y las moscas blancas son un riesgo para la planta, en especial, durante el  invierno  o en el invernadero.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior