Mangave

Mangaves son suculentas preciosas

Imagen – Wikimedia/cultivar413

El mangave es un tipo de agave exótico, elegante, que posee unos colores realmente preciosos. Es una planta que no se suele encontrar a la venta, y cuando se consigue, el precio tiende a ser bastante superior al de los maguey que dirían los mejicanos. Pero como nos encanta que estés informado del mayor número de plantas posible, vamos a hablarte de estas bellezas.

Así que, sin más, comencemos.

¿Qué es el mangave y cuáles son sus características?

El mangave es una suculenta

Oficialmente, los mangaves son plantas que pertenecen al género Agave. Ahora bien, a principios del siglo XXI, pertenecían a su propio género x Mangave, y por ese entonces se decía que eran híbridos que procedían del cruce entre Agave y Manfreda. Pero actualmente Manfreda es un nombre científico obsoleto, ya que se incluyó en el de los ágaves.

Pero en cualquier caso, has de saber que nuestros protagonistas tienen como padre o madre alguna especie de agave, como por ejemplo Agave mitis, Agave macroacantha, o Agave maculata. Así que hablamos de plantas que son resistentes a las altas temperaturas, puesto que los agaves o maguey viven en regiones donde el clima es muy cálido.

El mangave florece una vez

Imagen – Wikimedia/cultivar413

Si nos centramos en sus características físicas, hay que saber que son plantas que crecen formando una roseta de hojas suculentas la cual puede medir unos 50 centímetros de altura por unos 40-60 centímetros de ancho, aunque pueden ser el doble de grandes en raras ocasiones. Dichas hojas son de colores cálidos, visualmente agradables. Del centro de la roseta surge un tallo floral en verano, en cuyo extremo brotan flores marrones. Al igual que los agave, solo florece una vez en su vida y después se muere.

¿Cuáles son los cuidados del mangave?

Estas plantas quedan muy bonitas en los jardines de suculentas, y en macetas de gran tamaño. Además, y como vas a ver, no es difícil mantenerlas con un buen estado de salud:

Ubicación

Los mangave se han colocar en un lugar en el que haya mucha claridad, incluso pueden recibir el sol directo durante un rato por la mañana o por la tarde. Asimismo, tienes que saber que resisten las temperaturas de hasta los -4ºC, así que podrás dejarlos todo el año en el exterior si el invierno es suave en tu zona.

Tierra o sustrato

  • Jardín: si quieres plantar tu ejemplar en el suelo de tu jardín, es conveniente que tengas en cuenta que las raíces de esta planta temen el encharcamiento, y que por lo tanto solo estarán bien si la tierra drena rápido el agua.
  • Maceta: si por el contrario prefieres plantarlo en una maceta, ya sea porque no tienes jardín, porque te has quedado sin espacio para tenerlo en él, o porque, simplemente, te apetece mantenerlo en un recipiente, debes de rellenar este con sustrato para cactus.

Riego

Como tiene genes de agave, o mejor dicho, como es un tipo de agave, no es una planta que tenga que rehidratarse con frecuencia. De hecho, solo tendrás que hacerlo en el caso de que la tierra esté muy, muy seca, algo que sucederá si por ejemplo pasa mucho tiempo sin llover.

En el caso de que dudes, es preferible que no lo riegues aún. Espera unos días más, hasta que la tierra se seque más. Si la planta no muestra algún síntoma de falta de agua como el rápido amarronamiento de las hojas nuevas, no le pasará nada por no hidratarse todavía.

Ahora bien, cuando lo vayas a regar, échale agua -a la tierra- hasta que veas que se queda empapada.

Abonado

Puedes abonar a tu mangave desde mediados de primavera hasta que finalice el verano. En el caso de que estés en un lugar tropical, podrás hacerlo durante todo el año.

Como es una suculenta, podrás abonarla con fertilizantes específicos para ese tipo de plantas. Pero eso sí, es muy recomendable que adquieras fertilizantes líquidos ya que su eficacia es más rápida.

Multiplicación

La manera más fácil es mediante la separación de los hijuelos. Como estos ya tienen sus propias raíces, es tan sencillo como escarbar un poco alrededor del susodicho con una pequeña pala, y sacarlo. Si está en maceta, entonces podrás optar por quitar la planta madre una vez se seque -recuerda que tras la floración se muere- y dejar los hijuelos ahí, o bien aprovechar para separarlos.

Esto hazlo en primavera o, a más tardar, a mediados de verano. Deben de pasar al menos unos dos meses de buen tiempo para que puedan superar el trasplante y reanudar su crecimiento.

Rusticidad

El mangave resiste temperaturas de hasta los -4ºC de mínima, y los 40ºC de máxima más o menos. Es, por lo tanto, una planta muy recomendable para la región mediterránea, pero también para cualquier otra que goce de un clima suave o cálido.

¿Qué te ha parecido el mangave?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.