¿Puede vivir la maracuyá en España?

La passiflora edulis es una trepadora perenne

Imagen – Wikimedia/Filo gèn’

El maracuyá es una trepadora que no solo es bonita, sino que también produce frutos comestibles. Por estos motivos, se trata de una planta realmente interesante para cultivar en un jardín, o incluso en maceta cuando no se tiene un terreno donde plantarla. La pregunta que mucha gente se hace y que vamos a responderte a continuación es si es posible cultivarla en España con éxito, o si por el contrario será necesario protegerla en algún momento.

Y es que, claro, al ser de origen tropical, puede ser difícil conseguir que sobreviva al invierno. Pero de entrada ya te digo que, de todas las plantas tropicales y subtropicales que encontramos en los viveros españoles, esta es una de las menos exigentes. Así que sí, es posible tener maracuyá en España; eso sí, no en todas las provincias será igual de fácil de cuidar.

¿De dónde es originario el maracuyá?

El maracuya es una trepaodra tropical

Imagen – Flickr/Dinesh Valke

Antes de saber qué es lo que hay que tener en cuenta para cultivar maracuyá en España, tenemos que informarnos sobre el clima que hay en su lugar de origen, y dónde vive. Así, podremos hacernos una idea de lo que necesita para que esté preciosa en nuestro país.

Y vamos a empezar diciendo que es originaria de América tropical; es decir, vive en zonas donde el clima es cálido todo el año y donde, además, llueve con frecuencia. Para ser más exactos, crece en Brasil, Paraguay y el norte de Argentina, aunque se cultiva también mucho desde el sureste de Estados Unidos (Florida concretamente), pasando por México, América Central y llegando hasta el norte de Argentina. Si queremos ser todavía más específicos, es decir, si quisiéramos ir a verla a su hábitat natural, tendríamos que dirigirnos a los bosques y selvas.

Además, es una trepadora que busca la luz directa del Sol, por lo que solo vive bien en aquellas áreas forestales en las que las copas de los árboles y de las palmeras dejan que la luz solar llegue al sotobosque. Y así y todo, por mucha luz que tenga, siempre va a querer más. Prueba de ello es su propia genética, la cual estimula su crecimiento hasta tal punto de que puede llegar a medir 10-15 metros de alto.

Y, ¿cómo lo hace? No tiene zarcillos, pero como sus tallos son volubles, se enroscan en los troncos y, así, va ganando altura.

¿Se puede tener en España?

El maracuyá es una planta que, yo personalmente, tengo la impresión de que cada vez se cultiva más en España, puesto que cada vez es más fácil encontrarla en los viveros y tiendas de jardinería. Y esto es así por una razón: porque no es exigente, o al menos, no tanto como otras especies también tropicales, como las orquídeas Phalaenopsis o la palmera cocotera. De hecho, a diferencia de estas, puede soportar el frío, e incluso las heladas suaves de hasta los -2ºC siempre que sean de muy corta duración y puntuales.

Y es que no podemos olvidarnos nunca de su origen tropical, por lo que tampoco sería buena idea tenerla en el exterior si durante el invierno la temperatura baja demasiado, pues de lo contrario al día siguiente nos la encontraríamos con las hojas muy dañadas.

Si tenemos esto en cuenta, será muy interesante cultivar maracuyá en muchos puntos de las Islas Canarias (sobre todo a bajas altitudes, donde el clima es más cálido), así como en otros lugares tanto de la península ibérica (Málaga, Cádiz, etc.) como de las Islas Baleares (especialmente en los pueblos de la costa).

¿Cómo se cuida el maracuyá en España?

El maracuyá es una trepadora poco exigente

Imagen – Flickr/Dinesh Valke

Es una planta que crecerá solo durante los meses cálidos, es decir, en primavera y en verano. El resto del año permanecerá en reposo, por lo que los cuidados que le demos tendrán que ser algo diferentes a los que les damos cuando está activa. Pero, ¿cuáles son esos cuidados? Vamos a verlo:

  • Ubicación: como necesita mucha, mucha luz directa, será necesario que se coloque en el exterior, en un lugar soleado. Por ejemplo, puedes usarla para que cubra un arco, una celosía o un muro, ya que da igual si la tienes en maceta o en el suelo, puesto que se adapta muy bien a vivir en cualquiera de esos dos lugares.
  • Tierra: le es indiferente, pero sí es importante que tengan buen drenaje. Si va a estar en maceta, le pondremos un sustrato universal de alguna marca conocida, como Flower.
  • Riego: hay que regar con frecuencia en verano, y más si hay alguna ola de calor. Durante ese tiempo, puede ser necesario regar 3-4 veces por semana. El resto del año, en cambio, espaciaremos los riegos.
  • Abonado: muy interesante abonarlo con abonos orgánicos, como el guano o el humus de lombriz, durante su periodo vegetativo (primavera-verano).
  • Recolección: las flores del maracuyá son hermafroditas, por lo que solo se necesita una planta para conseguir frutos. Estos se recolectan en verano, cuando al presionarlos con suavidad se notan un poco blandos.

El maracuyá es una trepadora con frutos comestibles que, como hemos podido ver, necesita poco para estar preciosa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.