¿Cómo se cuidan las margaritas gigantes o Shasta?

margaritas gigantes

¿Has oído hablar alguna vez de las margaritas gigantes o Shasta? Al contrario de las margaritas normales, estas son muchísimo más grande, de ahí su sobrenombre de gigantes, y además más apreciadas.

Si tienes una, la has visto y quieres comprarla, pero no conoces mucho sobre esta variedad ni sobre sus cuidados, a continuación te vamos a ayudar a que no sea desconocida. ¿Vamos a ello?

Cómo son las margaritas gigantes o shasta

campo de margaritas gigantes

Lo primero que debes saber de las margaritas gigantes es que provienen de América. En realidad son un híbrido que nació de la flor europea. Es exactamente igual, pero mucho más grande.

De hecho, se dice que estas pueden alcanzar el metro de altura y decoran igual que las margaritas. Son muy resistentes y apenas tienen cuidados que debas proporcionarle.

Estéticamente hablamos de una planta de tallos y hojas verdes intensas y unas flores con un centro amarillo y pétalos suaves y muy grandes.

Diferencia entre las margaritas y las shastas

Como sabemos que nos vas a preguntar acerca de las margaritas gigantes y de sus diferencias con las normales, aquí van algunos detalles importantes:

  • Vive menos. Es decir, las gigantes tienen una vida útil mucho más corta que las margaritas normales.
  • Se puede trasplantar y podar, cosa que con las normales no ocurre.
  • Su época de floración es el verano.
  • Se multiplica dividiendo la mata (y no solo con semillas).

Cuidados de las margaritas gigantes

dos shasta

Ahora sí, vamos a meternos de lleno en cuáles son los cuidados de las margaritas gigantes. Pero antes de nada debes saber que estas son muy fáciles de cuidar y no deberían darte problemas si sigues al pie de la letra todo lo necesario para cubrir sus necesidades.

Ubicación y temperatura

Las margaritas gigantes necesitan una ubicación soleada. Si bien es cierto que toleran estar en semisombra, lo mejor para ellas es estar a pleno sol ya que se nutren de él. Puedes plantarlas tanto en el suelo como en macetas, aunque debes asegurarte de que estas sean lo suficientemente grandes para ella.

En cuanto a clima, tolera bien los templados y los cálidos, pero no en el caso de un clima frío o lluvioso. En esos es posible que no se desarrolle y sea más fácil que se te muera.

Esto nos da una idea de la temperatura. Y es que tolera muy bien las altas temperaturas del verano, pero en el frío no tanto. De hecho, es posible que acabe muriendo si no se la protege bien (y recuerda que es una planta con una vida útil muy, muy corta).

Sustrato

Las margaritas gigantes se plantan casi siempre en primavera, ya que para las semillas es la mejor época para que estas germinen. Pero si lo haces a través de la división de la mata, también la primavera será el mejor momento para tener éxito.

Usa siempre una tierra que esté compuesta de materia orgánica y de drenaje. Es la mejor opción para que la planta se desarrolle correctamente.

Si la tienes en una maceta, lo mejor es que, cada cuatro años aproximadamente la tengas que cambiar. Ahí sí te recomendamos que quites toda la tierra posible y la rellenes con nueva para nutrirla. Además, es el momento ideal para dividir las matas ya que así podrás obtener más macetas y aliviarás a la planta madre.

Riego

El riego de las margaritas gigantes es igual que en el caso de las normales. Es necesario que tengan un suelo húmedo, pero sin que esté encharcado porque es fácil en ese caso que las raíces se pudran.

Algunos recomiendan regar entre 2 y 4 veces a la semana en verano, y en invierno hacerlo una vez cada dos semanas, más o menos. Pero lo cierto es que todo va a depender del clima que tengas en donde esté. Si hace mucho calor, es mejor regar más veces, aunque sea menos cantidad, y si la temperatura baja entonces dejarlo espaciar más.

margarita gigante de cerca

Abonado

Todos los años, y sobre todo en los meses de primavera y verano, conviene que la abones un poco para darle más energía, sobre todo de cara a la floración.

Poda

Si bien en el suelo no te hará falta (casi nunca), no podemos decir lo mismo si la tienes en una maceta. En ese caso es imprescindible la poda y pasará por cortar las flores que se vayan muriendo para que la planta no gaste en energía y además se deje sitio para que haya nuevas flores.

Plagas y enfermedades

Con respecto a las plagas y enfermedades de las shastas lo cierto es que no hemos encontrado nada. Sin embargo, eso no quiere decir que sean resistentes a todo. Lo más seguro es que les afecten las mismas que a las margaritas de tamaño normal.

Es decir, en el caso de plagas, hay que tener cuidado con las orugas y los pulgones. Las primeras van “comiéndose” la planta, tanto los pétalos como las hojas, lo que las debilita. En el caso de los pulgones irán primero a los brotes tiernos y después seguirán por el resto de la planta.

También son comunes en las margaritas gigantes los áfidos, que se alimentan de los brotes y las hojas.

En cuanto a enfermedades, la más habitual tiene que ver con un riego excesivo. Pero también la ausencia de sol o de agua puede enfermar fácilmente a la planta.

Multiplicación

Como te hemos dicho antes, existen dos formas de reproducción de las margaritas gigantes: a través de semillas y por división de la mata.

La primera opción, de las semillas, se lleva a cabo en primavera. Se puede hacer tanto en semillero como en maceta, aunque se recomienda la segunda opción (son grandes y necesitará espacio, cosa que en un semillero puede quedársele corto pronto).

En el caso de la división de la mata, cuando está en el suelo es más complicado hacerlo, sobre todo porque desarrolla raíces bastante profundas y desenterrarla puede acabar por deteriorarla. Pero si está en maceta y crece bien, es normal que, aproximadamente a los 4 años, tengas que trasplantarla y aprovechar ese momento, no para cambiarla de tiesto, sino para dividirla y sacar más macetas de la planta a través de sus “hijuelos”. Así no necesitas ampliar la maceta y sí tener más para seguir disfrutando de estas margaritas gigantes.

Ahora que conoces los cuidados de las margaritas gigantes, que sabes que son fáciles de cuidar, ¿te animarías a tener una (o varias) en casa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.