¿Quieres perfumar tu hogar? Hazte con una melisa

Hay varias cosas que puedes hacer para perfumar tu hogar: comprar velas aromáticas, echar spray que huela bien, o incluso, lo cual es muy aconsejable, poner algunas plantas de melisa. No crecen mucho, por lo que se pueden tener en maceta durante toda su vida, y además sus hojas huelen a limón. Es un aroma suave, pero lo suficientemente intenso para que sean muchas las personas las que hayan tomado la decisión de tenerlas, por ejemplo, en la cocina.

Y, por cierto, si vives en una zona donde los mosquitos viven a sus anchas, con estas plantas no tendrás que preocuparte más por ellos. Interesante, ¿no crees? Aquí tienes su guía de cuidados.

Cuidados la melisa

Melisa

La planta de melisa, cuyo nombre científico es Melissa oficinalis, es un arbusto originario de la región mediterránea y de Asia. Crece hasta los 90cm de altura, aunque si se tiene en maceta no crece más de 40-50cm. Sus hojas son grandes, con los bordes dentados y los nervios bien visibles, de color verde brillante. Sin duda, ésta es la parte más interesante nuestra protagonista ya que tiene muchos usos que más abajo veremos. Ahora, nos vamos a centrar en sus cuidados, que son los siguientes:

  • Ubicación: si en tu zona hay heladas muy suaves (hasta -2ºC), la puedes tener en el exterior a pleno sol; en caso contrario es mejor tenerla en interior con mucha luz.
  • Suelo o sustrato: crece en todo tipo de suelos, pero si se cultiva en maceta prefiere sustratos con buen drenaje, siendo una buena mezcla 60% turba negra + 30% perlita + 10% guano o humus de lombriz.
  • Riego: unas 3 veces por semana en verano, y cada seis-siete días el resto del año.
  • Abonado: durante los meses cálidos es aconsejable es abonar con abonos orgánicos una vez al mes, como estiércol de caballo o guano líquido.
  • Poda: se puede podar si es necesario en primavera.

¿Cuáles son sus usos?

Melisa en el jardín

Las hojas de la melisa tienen numerosos usos, tanto en la cocina como en medicina tradicional. Entre ellos, destacamos:

  • Usos culinarios: en infusión, para endulzar comidas, aromatizar el té, para hacer ensaladas, y también para preparar licores.
  • Usos en medicina tradicional: es una planta que te relaja, por lo que es muy recomendable tomarla en infusión si tienes problemas cardíacos, ansiedad y/o depresión.

¿Te animas a tener alguna (o algunas) en casa? 🙂

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *