Membrillero del Japón, un arbusto muy resistente al frío

El Membrillero del Japón es un precioso arbusto caducifolio que, con sus no más de tres metros de altura, se puede tener tanto en maceta como en el jardín. Cuando florece, algo que hace a finales de invierno, se convierte en todo un espectáculo, pues sus pétalos llegan a cubrir casi por completo las ramas.

Su mantenimiento y cuidados son muy sencillos, aptos para principiantes, por lo que de buen seguro que no vas a tener ningún problema con él y menos después de leer nuestro artículo 🙂 .

Origen y características del Membrillero del Japón

Nuestro protagonista es un arbusto caducifolio y espinoso de 1-3 metros de altura nativo de Asia oriental. Su nombre científico es Chaenomeles japonica y se caracteriza por tener hojas ovaladas de un color verde brillante de unos 3-4cm de longitud, ligeramente coriáceas. Sus flores son pequeñas, de unos 2cm de diámetro, de color rojo intenso. Y el fruto tiene un diámetro de 4cm, y es muy parecido a la manzana.

Tiene un ritmo de crecimiento más bien lento, motivo por el cual se puede controlar fácilmente su desarrollo mediante podas realizadas en otoño. Sin embargo, tenemos que saber que si podamos es posible que su floración no sea tan abundante.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

Si quieres hacerte con un ejemplar, a continuación te ofrecemos una guía de cuidados:

  • Ubicación: exterior, a pleno sol o en semisombra.
  • Riego: 3-4 veces por semana en verano, y algo menos el resto del año. Es importante usar agua sin cal.
  • Suelo o sustrato: bien drenado, con un pH entre 4 y 6 (ácido).
  • Abonado: aconsejable abonar toda la temporada de crecimiento con abonos para plantas ácidas, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.
  • Época de plantación o trasplante: en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.
  • Multiplicación: por semillas estratificadas en invierno o por esquejes en primavera.
  • Plagas: pulgones y ácaros, los cuales se pueden controlar colocando trampas adhesivas de color amarillo o con aceite de neem.
  • Enfermedades: si se riega en exceso puede afectarle el hongo oídio. Para evitarlo, hay que regar sólo cuando sea necesario y evitar mojar las hojas y las flores. En caso de que ya lo tenga, se debe tratar con fungicidas.
  • Rusticidad: soporta el frío hasta los -10ºC.

Que disfrutes de tu planta 🙂 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

2 comentarios

  1.   Paddy dijo

    He visto bonsais de este frutal y son espectaculares con sus flores rojas.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      La verdad es que sí, son muy bonitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *