¿En qué consiste el monocultivo?

El monocultivo es una solución a corto plazo

La humanidad ha conseguido colonizar prácticamente todo el globo. Somos un poco más de siete millones y medio de personas (en el año 2020) y, evidentemente, todos necesitamos tener cubiertas nuestras necesidades, siendo una de las cuales la alimentación, y deseamos hacerlo a bajo coste. Por eso, una de las soluciones que se llevan a cabo desde hace algunos siglos, es la de aprovechar los terrenos para sembrar y/o plantar algún monocultivo.

Como su propio nombre indica, se trata de cultivar una única especie de planta, y de cuidarla del mismo modo independientemente de si está más orientada al sur o al norte. Tiene numerosas ventajas, pero también serios inconvenientes que ahora veremos.

Una breve introducción

Vista de monocultivo de maíz

Los humanos somos animales que hemos conseguido adaptar el entorno a nosotros mismos, a nuestras necesidades y deseos. A día de hoy, son muy escasos los lugares que se mantienen vírgenes en este sentido, lo cual debería de hacernos reflexionar pues los recursos son limitados. Si no hacemos un buen uso de ellos, más tarde o más temprano nos vamos a quedar sin. Y eso, eso sí que sería un desastre.

Puede que pienses que exagero (más me gustaría que fuera solo eso, una exageración), pero cuando los recursos más básicos son escasos, cuando se nos priva de agua y de comida, el instinto de supervivencia nos llevará a luchar por conseguirlos.

¿Qué tiene que ver esto con los monocultivos? Es posible que pienses que me estoy yendo por los »cerros de Úbeda» como decimos en España, expresión que significa divagar o alejarse del tema principal, pero nada más lejos de la realidad.

A medida que la población humana va creciendo, la demanda de comida es cada vez mayor. Es por eso por lo que cada vez es más necesario cultivar más y más plantas, en terrenos cada vez más amplios. Además de eso, para abaratar costes es preciso buscar alguna manera de conseguir que esas plantas tengan el menos riesgo posible de contraer plagas y enfermedades. De este modo, teniendo esto en cuenta, surgieron los monocultivos.

¿Qué es el monocultivo?

El monocultivo es plantar semillas o plantas de una única especie en una extensión de terreno muy amplia, y cuidar todos los ejemplares del mismo modo. Esto significa que cada uno de ellos recibirá:

  • la misma agua y la misma cantidad,
  • el mismo número de horas de luz,
  • los mismos tratamientos fitosanitarios,
  • el mismo abono y la misma cantidad,
  • la misma poda.

Asimismo, se recolectarán todos en la misma época.

Las plantas se pueden cuidar de forma más o menos tradicional como se hace en algunos puntos de Asia con los arrozales por ejemplo, o con máquinas.

¿En qué consiste el monocultivo extensivo mecanizado?

Se usa maquinaria en los monocultivos

Cuando hablamos de monocultivo extensivo mecanizado nos referimos a que, para cuidar de esos cultivos y para recolectarlos cuando es necesario, se utilizan máquinas agrícolas.

Gracias a ellas, se ha conseguido lo que era impensable hace siglos: mantener relativamente sanas un considerable número de plantas, y cosechar gran cantidad de alimento en poco tiempo.

¿Cuáles son las ventajas del monocultivo?

Sin duda son varias las ventajas que tiene este sistema. Por ejemplo:

Producción masiva de alimentos vegetales

En cuestión de pocas semanas, el monocultivo proporciona alimentos vegetales en cantidades masivas. Esto es especialmente útil cuando los cultivos son de arroz, soja, maíz y/o de otros productos básicos.

Una mano de obra reducida

Aunque los monocultivos ocupan grandes extensiones, son pocos los trabajadores los encargados de cuidar y tratar a esas plantas. De hecho, son un claro ejemplo de cómo se va sustituyendo la mano de obra por la utilización de maquinaria.

El producto obtenido se vende a bajo coste

Debido a que se produce en gran cantidad, se puede racionalizar y vender a precios bajos. Esto es lo que se conoce como economía de escala, que es el poder que tiene una empresa cuando consigue un ritmo de producción adecuado para abaratar el coste de sus productos.

¿Cuáles son las desventajas?

Conocemos las ventajas, pero es importante saber cuáles son los inconvenientes del monocultivo:

El suelo pierde su fertilidad

A la hora de cosechar las plantas, lo que se suele hacer es arrancarlas de raíz, lo cual es un problema porque la tierra no podrá recuperar los nutrientes que ha perdido cuando dichas plantas germinaban y crecían. Con lo cual, la aplicación de abonos y fertilizantes se vuelve una acción necesaria.

Mayor riesgo de plagas y enfermedades

Como se cultiva una única especie de planta, esta se vuelve más susceptible a ser atacada por insectos y/o por microorganismos. Ahora bien, cuando eso pasa la erradicación de estos problemas es sencillo y rápido, pero conlleva efectos negativos, como la aparición de nuevas plagas y enfermedades, o la pérdida de riqueza del terreno.

Pérdida de zonas verdes naturales

Se ha hecho antes y se está haciendo ahora: deforestar para convertir esos terrenos en monocultivos. Un ejemplo claro sería la deforestación de selvas tropicales, como las de Indonesia, para cultivar palmera aceitera (Elaeis guineensis), de la cual se extrae el aceite de palma, muy demandado por la industria de la alimentación.

¿Cuáles son las diferencias entre el monocultivo y el policultivo?

El policultivo es diferente al monocultivo

Para acabar, quizás quieras saber en qué se diferencian el monocultivo y el policultivo:

Monocultivo

Sus principales características son:

  • Se cultiva una sola especie de planta.
  • Uso, a menudo excesivo, de productos fitosanitarios.
  • Pérdida de riqueza del suelo.
  • El terreno se vuelve vulnerable a la erosión.
  • Producción masiva a bajo coste.
  • Es necesario que el terreno tenga un relieve regular.

Policultivo

Se caracteriza por lo siguiente:

  • Se cultivan dos o más tipos de especies de plantas.
  • Se previene la erosión y la pérdida de riqueza del suelo.
  • Puede cultivarse en terrenos irregulares, pequeños o grandes.
  • Menor necesidad de usar productos fitosanitarios.
  • En un mismo terreno se pueden conseguir alimentos mixtos.
  • Requiere de más trabajo, de modo que el precio final es más alto.

Entonces, ¿cuál es el mejor?

Si me preguntas a mí, te diré que si cada uno de nosotros pudiera tener aunque fuese un balcón, una terraza o un pequeño patio y cultivásemos nuestros tomates, pimientos, pepinos, etcétera, estoy convencida de que no explotaríamos tanto los recursos naturales. Pero claro, son muchísimas las personas que viven en pisos, apartamentos e incluso en casas que no tienen ningún espacio que esté al aire libre, por lo que ¿qué es mejor para el planeta… y para nosotros?

Bueno, esto es subjetivo. Sin duda los policultivos son más respetuosos con el medio ambiente, pero debido a los monocultivos podemos tener alimentos baratos. Pero lo que está claro es que algo habrá que hacer, porque no podemos seguir explotando los recursos como lo hacemos, porque de hacerlo pondremos (más) animales y plantas en peligro de extinción.

Espero que te haya sido de utilidad 🙂 .


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.