Monstera obliqua

La Monstera obliqua es una planta verde

Imagen – Wikimedia/Mokkie

La Monstera obliqua es una planta tropical que puede, y de hecho, debe, tenerse en casa cuando el otoño y/o el invierno son muy fríos, puesto que no lo soporta. Pero esto no debe de preocuparte, pues al igual que otras especies del género, se adapta estupendamente bien a vivir dentro de casa.

A pesar de su aspecto, es muy fácil de cuidar. Es más, si ya has tenido o tienes alguna que otra monstera, vas a ver que los cuidados que necesita esta especie son prácticamente idénticos. Pero antes, sepamos cuáles son sus características.

¿Cómo es la Monstera obliqua?

La Monstera obliqua es una planta delicada

Imagen – Flickr/David J. Stang

La Monstera obliqua es una planta epífita originaria de México, que puede llegar a medir una altura media de 2 metros, aunque puede llegar a los 4 metros. Tiene un gran parecido con la Monstera adansonii, pero se diferencia de ella por tener hojas más finas (parecen papel), más grandes y con agujeros también de mayor tamaño, hasta el punto de que están casi totalmente agujereadas.

Dichas hojas, así como el tallo, son de color verde. Esto se debe que contienen clorofila, y que por consiguiente realizan la fotosíntesis. Por otro lado, es una especie que rara vez florece cuando se cultiva, pero si lo hace, veremos mide unos 4 centímetros de alto y que es de color crema.

¿Cómo saber si mi monstera está bien?

Antes de empezar a hablar de los cuidados, es importante que sepamos identificar una Monstera obliqua sana de otra que no lo está. Así, una que esté bien, se verá verde, con los tallos creciendo con fuerza; en cambio, una que esté enferma, mostrará cualquiera de estos síntomas, o varios:

  • Hojas amarillas, bien por falta de riego (en cuyo caso serían las hojas más nuevas), o por exceso.
  • Manchas amarillas en algunas hojas: son quemaduras. Nunca hay que ponerla delante de una ventana ni tampoco al sol directo.
  • Plagas: cochinillas, pulgones, trips, etc., en hojas y/o tallos.
  • Aspecto triste; es decir, con las hojas »caídas» o plegadas.

¿Cuáles son los cuidados de la Monstera obliqua?

Si eres de los que se anima a tener alguna en casa o en el exterior, y quieres que te dure, entonces te aconsejamos que pongas en práctica nuestros consejos:

¿Dónde se ha de colocar?

La Monstera obliqua es una planta trepadora

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Para dar respuesta a esta pregunta es importante conocer el clima que hay en la zona. Y es que si por ejemplo es tropical, y no se producen heladas nunca, podrás tenerla en el exterior. Pero si por el contrario las temperaturas bajan de los 15ºC, entonces tendrás que tenerla en casa al menos durante el otoño y el invierno. Eso sí, otra opción es cultivarla en interior durante todo el año.

Independientemente de esto, se ha de poner en una zona en la que haya mucha claridad, pero no sol ni luz directo/a. Además, en caso de tenerla dentro de la vivienda, se pondrá en una habitación en la que no haya ventiladores, radiadores, ni ningún aparato del aire acondicionado, puesto que de lo contrario las corrientes de aire le perjudicarían, dañando a las hojas y haciendo que se secaran.

¿Qué tamaño de maceta necesita?

Depende mucho del tamaño de la maceta que tenga antes del trasplante. Suponiendo que mide unos 10 centímetros de diámetro, la maceta nueva tendrá que ser unos 7 centímetros más ancha y alta. De este modo, conseguiremos que la Monstera obliqua pueda crecer más durante unos dos, tres o cuatro año, dependiendo de las condiciones meteorológicas y de los cuidados que le demos.

Además, es conveniente elegir macetas con agujeros en su base. No hay que plantarla nunca en una que no tenga, pues de lo contrario la perderemos antes de que nos demos cuenta debido al exceso de humedad en sus raíces.

¿Cuándo se trasplanta?

Cada dos o tres años tendrás que coger la maceta y ver si las raíces han empezado a asomarse por los agujeros de la misma. De ser así, tendrás que trasplantarla a una maceta más grande con sustrato para plantas verdes como este o uno universal como este. La época idónea para hacer esto es la primavera.

¿Cómo enderezar mi monstera?

La monstera necesita tutor a veces
Artículo relacionado:
¿Cuándo ponerle un tutor a la monstera?

Puedes tener tu Monstera obliqua como planta colgante, o bien como trepadora. Si te decantas por la segunda opción, podrás ponerle un tutor de madera o de plástico delgado, y atarla a él con bridas por ejemplo. Como los tallos son mucho más finos que los de la Monstera deliciosa, y la planta en general pesa bastante menos, no hace falta ponerle un tutor robusto.

Ahora bien, has de tener cuidado con cómo se lo pones: es mejor clavarlo más cerca del borde de la maceta que junto al tallo principal, pues así hay menos riesgo de que se rompan algunas raíces.

¿Cómo evitar que tenga plagas?

Si bien es resistente, si el ambiente es muy cálido puede tener algunas, como las cochinillas. Para evitarlo, te recomiendo tratarla regularmente con tierra de diatomeas, o limpiarla de vez en cuando con cerveza. De este modo, seguro que no va a tener ninguna. En el vídeo te explicamos cómo se hace:

¿Cómo se ha de regar?

Y terminamos hablando del riego. Aunque es el último punto, es uno de los más importantes, pues si no se riega, o si se riega demasiado, la planta no sobrevivirá. Para que eso no suceda, lo que hay que hacer es comprobar la humedad de la tierra introduciendo un palo de madera por ejemplo; o bien comprobando cuánto pesa la maceta después de regar y de nuevo al cabo de unos días. Como la tierra seca pesa menos que la húmeda, esta diferencia de peso puede ayudarte a saber cuándo has de regar.

La Monstera obliqua es una planta muy bonita. Esperamos que estos consejos te sirvan.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.