Morera negra (Morus nigra)

Hoy vamos a hablar de un árbol cuya fruta es muy deliciosa y comida en muchas partes del mundo. Se trata de la morera negra. Su nombre científico es Morus nigra y es un árbol perfecto para otorgar sombra en los días calurosos de verano en tu jardín. Además, sus frutos podrán darte un sabor dulce y exquisito para el paladar en esta época.

Aquí podrás conocer las características de la morera negra, sus necesidades y cuidados. ¿Quieres aprender todo sobre ello? Solo tienes que seguir leyendo 🙂

Características principales

Se trata de un árbol de hoja caduca que proviene de Afganistán e Irán. Son capaces de llegar a medir 15 metros de altura. Su crecimiento es bastante rápido desde edades tempranas. Conforme va madurando va creciendo más lentamente y se va ralentizando. Tiene una corteza oscura y brotes bastante delgados. Su follaje puede ser hasta 20 cm de largo y 15 cm de ancho.

En cuanto a la forma de las hojas, son como afiladas cuchillas. La superficie superior tiene un tacto bastante áspero, pero la inferior suave. Cuando se siembra, tarda unos 3-5 años en crecer por primera vez.

Su protección viene a raíz de sus bayas brillantes. Las moras negras de hasta 3 cm de largo son agridulces y muy sabrosas. Una vez se ha sembrado, no empieza a liberar sus primeras moras hasta pasados cinco años. La morera negra es una planta termófila, por lo que puede soportar bien los periodos secos. Son ideales para dar sombra a nuestro jardín en los cálidos días de verano.

Plantación de la morera negra

El mejor momento del año para plantar moras es el mes de otoño. esto se debe a que comienzan las primeras lluvias y las bajadas de temperatura. Les ayuda a mantener una buena humedad para la época de crecimiento. Una plántula de morera negra que es capaz de sobrevivir durante todo el invierno será más saludable y su rendimiento será mayor.

A la hora de elegir el lugar de plantación debemos tener en cuenta el sol. Este árbol necesita un lugar abierto para poder tomar la mayor cantidad de sol posible. Sin embargo, es preferible que la zona donde la plantemos esté alejada de los vientos. En el caso en el que haya agua subterránea a una profundidad menor de 1,5 metros, es donde tenemos que ubicarla. Si el agua está más profunda, sus raíces no podrán alcanzarla.

Necesita un suelo que no sea ni seco ni pantanoso. Tampoco les gusta las areniscas ni los suelos salinos.

Para plantar la morera negra se tiene que hacer un agujero de unos 50x50cm y se emplea fertilizante. Pasadas dos semanas se coloca alrededor 5 kg de estiércol sobremadurado con la adición de 100 gramos de superfosfato. Cubrimos todo con una capa de tierra. Una vez colocamos la plántula, las raíces no deben entrar en contacto con el fertilizante durante la siembra. Si el suelo es arcilloso, el hoyo no será bien drenado, por lo que habrá que colorar fragmentos de ladrillos o piedras grandes.

Las raíces de la planta se distribuye bien para que no quede aire. Si la plántula es muy delgada, mejor usa una clavija en el agujero para sostenerla mejor.

Como mantillo se puede usar turba o serrín.

Requisitos y cuidados

La morera negra no quiere de mucha preparación ni un enfoque especial tanto en la siembra como en sus cuidados. Necesita los mismos cuidados que cualquier otro árbol. Riego, fertilización, limpieza del suelo, poda y otros procedimientos habituales.

Vamos a mencionar algunos consejos que ayudarán a su éxito en el cultivo. Lo primero es cuidar el suelo. El tronco del árbol debe estar limpio de malas hierbas y eliminar el exceso de humedad. Sin embargo, el suelo de su alrededor si tiene que estar saturado de aire y humedad.

Sólo es necesario regar la morera negra en ausencia de precipitaciones. Sin embargo, en verano si se necesita riego. La planta entra en una fase de descanso en el mes de agosto para ahorrar energía frente al calor.

Poda y fertilización

Para mantenerla siempre con todas las ramas buenas, hay que podarla en su época de reposo. En primavera, antes de que haya movimiento de los jugos, es mejor podarla. También se debe realizar la poda sanitaria. Se trata de quitar todas las ramas dañadas y los brotes que compiten por crecer dentro de la corona. Esta poda se lleva a cabo a finales de otoño después de la caída del follaje.

Es importante que la temperatura se mantenga siempre por encima de los 0 grados. Soporta alguna que otra helada, pero siempre y cuando las temperaturas no bajen de -10 grados.

En cuanto a la fertilización, necesita un aporte extra de nutrientes en aquellos suelos más pobres. El árbol tiene que ser fertilizado sobre todo en la época de primavera y terminando en julio. Durante la primavera se necesita nitrógeno para aumentar el crecimiento y luego compuestos de fósforo y potasio para una exuberante floración y fructificación.

Cuidados de la morera negra en invierno

Es importante conocer los cuidados más destacados que hay que realizar en invierno. Es crucial que la planta sobreviva a las temperaturas más bajas para que luego produzca buenos frutos. El árbol está preparado para vivir en climas más cálidos, por lo que no aguanta bien el frío.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no esté demasiado fertilizada en invierno. Tampoco necesita riego por el exceso de humedad y lluvias naturales. Durante la época del otoño es muy aconsejable desinfectar a la planta ante la posible aparición de plagas y/o enfermedades.

Si nuestro clima es más frío, debemos colocarle un cuello en la superficie cercano a las raíces para protegerlo de las bajas temperaturas. Tiene la capacidad de aumentar el tejido de corcho cuando las temperaturas son más bajas. Lo hace entre que el vástago madura y es joven, por lo que irá poco a poco adaptándose al clima. Ahora sí, si hay nieve, automáticamente el árbol morirá. Para evitar esto, cubrimos los troncos de los árboles con mantillo y ramas densas que oculta. Por ejemplo, las ramas de abeto son buenas.

Con esta información podrás cuidar correctamente de tu morera negra y disfrutar de las moras.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Jardinería

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Raul Silva Vargas dijo

    La morera blanca, Morus alba, es un árbol mejor para tener en el jardín porque se puede situar en las inmediaciones de una terraza: sus frutos no manchan como es el caso de la morera negra. Sus frutos son desabridos pero les encanta a los pájaros, de modo que el jardín se llena de trinos. Es una especie muy recomendable, sana y rústica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.