Cuidados de las Muehlenbeckia

Muehlenbeckia complexa, una planta cubresuelos

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

Las plantas del género Muehlenbeckia son unas trepadoras o cubresuelos idóneas para todo tipo de jardines. Su crecimiento es bastante rápido; de hecho, lo normal es que necesiten una poda anual para controlarlas, pero por lo demás, si se necesita cubrir un muro, celosía o suelo son de lo más interesantes.

No son difícil de cuidar ni de mantener, pero para que no haya lugar a dudas, a continuación te voy a contar todo sobre ellas.

Origen y características

Las hojas de la Muehlenbeckia son pequeñas

Imagen – Wikimedia/ Nagarazoku from TOKYO, Japan

Las Muehlenbeckia son plantas perennifolias originarias del hemisferio sur, principalmente de Sudamérica, Papúa Nueva Guinea, Australia y Nueva Zelanda. El género está compuesto por más de 20 especies que se caracterizan por tener hojas simples, enteras y verdosas, y también por ser normalmente dioicas (es decir, que producen flores masculinas y femeninas separadas). Los frutos suelen ser blancos, y en su interior encontraremos una semilla marrón oscuro.

Las más populares son:

  • Muehlenbeckia axillaris: es una tapizante nativa de Nueva Zelanda, Tasmania, Nueva Gales del Sur y Victoria que alcanza una altura de 1m. Produce tallos delgados con hojas muy pequeñas, de menos de 1cm.
  • Muehlenbeckia complexa: es una trepadora nativa de Nueva Zelanda que puede alcanzar los 5m de altura. Las hojas son perennes, de 0,5-2,5 por 0,4-2cm, de color verde.
  • Muehlenbeckia hastulata: conocida como quilo, molleca o voqui negro, es una trepadora originaria de Chile que alcanza una altura entre los 2 y los 5 metros. Sus hojas son perennes, de 2 a 5cm de longitud.

¿Cuáles son sus cuidados?

Las flores de la Muehlenbeckia son pequeñas

Imagen – Flickr/Sam Thomas

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos cuidarlo de la siguiente forma:

  • Ubicación: ha de estar en el exterior, en semisombra, o a pleno sol si el clima es suave.
  • Tierra:
    • Maceta: sustrato de cultivo universal.
    • Jardín: crece en todo tipo de suelos.
  • Riego: regar unas 3-4 veces por semana en verano, y algo menos el resto del año.
  • Abonado: en primavera y verano se aconseja abonar una vez al mes o cada quince días con abonos ecológicos.
  • Poda: a finales de invierno.
  • Multiplicación: por semillas y división de hijuelos en primavera.
  • Rusticidad: dependerá de la especie, pero en principio resisten el frío y las heladas débiles de hasta los -5ºC. Hay alguna, como la Muehlenbeckia hastulata, que soporta hasta los -20ºC.

¿Qué te han parecido estas plantas?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.