Cuidados de las Muehlenbeckia

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

Las plantas del género Muehlenbeckia son unas trepadoras o cubresuelos idóneas para todo tipo de jardines. Su crecimiento es bastante rápido; de hecho, lo normal es que necesiten una poda anual para controlarlas, pero por lo demás, si se necesita cubrir un muro, celosía o suelo son de lo más interesantes.

No son difícil de cuidar ni de mantener, pero para que no haya lugar a dudas, a continuación te voy a contar todo sobre ellas.

Origen y características

Imagen – Wikimedia/ Nagarazoku from TOKYO, Japan

Las Muehlenbeckia son plantas perennifolias originarias del hemisferio sur, principalmente de Sudamérica, Papúa Nueva Guinea, Australia y Nueva Zelanda. El género está compuesto por más de 20 especies que se caracterizan por tener hojas simples, enteras y verdosas, y también por ser normalmente dioicas (es decir, que producen flores masculinas y femeninas separadas). Los frutos suelen ser blancos, y en su interior encontraremos una semilla marrón oscuro.

Las más populares son:

  • Muehlenbeckia axillaris: es una tapizante nativa de Nueva Zelanda, Tasmania, Nueva Gales del Sur y Victoria que alcanza una altura de 1m. Produce tallos delgados con hojas muy pequeñas, de menos de 1cm.
  • Muehlenbeckia complexa: es una trepadora nativa de Nueva Zelanda que puede alcanzar los 5m de altura. Las hojas son perennes, de 0,5-2,5 por 0,4-2cm, de color verde.
  • Muehlenbeckia hastulata: conocida como quilo, molleca o voqui negro, es una trepadora originaria de Chile que alcanza una altura entre los 2 y los 5 metros. Sus hojas son perennes, de 2 a 5cm de longitud.

¿Cuáles son sus cuidados?

Imagen – Flickr/Sam Thomas

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos cuidarlo de la siguiente forma:

  • Ubicación: ha de estar en el exterior, en semisombra, o a pleno sol si el clima es suave.
  • Tierra:
    • Maceta: sustrato de cultivo universal.
    • Jardín: crece en todo tipo de suelos.
  • Riego: regar unas 3-4 veces por semana en verano, y algo menos el resto del año.
  • Abonado: en primavera y verano se aconseja abonar una vez al mes o cada quince días con abonos ecológicos.
  • Poda: a finales de invierno.
  • Multiplicación: por semillas y división de hijuelos en primavera.
  • Rusticidad: dependerá de la especie, pero en principio resisten el frío y las heladas débiles de hasta los -5ºC. Hay alguna, como la Muehlenbeckia hastulata, que soporta hasta los -20ºC.

¿Qué te han parecido estas plantas?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Trepadoras

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.