Multiplicación de la orquídea por semillas

Las orquídeas son plantas que germinan gracias a un hongo

Las orquídeas despertaron especial interés en Europa durante el siglo pasado, hasta tal punto que algunos ejemplares eran vendidos a precio de oro por los coleccionistas. Profesionales y científicos de la época no podían multiplicarlas lo suficientemente rápido como para cubrir la alta demanda.

Aún hoy existen muchas dudas sobre cómo es la multiplicación de la orquídea por semillas entre los aficionados, pues si todo el mundo descubriera el misterio, con toda probabilidad podríamos disfrutar aún más de estas preciosas y elegantes plantas.

¿Cómo germinan las semillas de orquídeas en la naturaleza?

La Cattleya es una orquídea tropical

Son muchas las plantas que han establecido relaciones simbióticas con otras plantas u otros seres vivos. De hecho, se ha descubierto que del mismo modo que las coníferas crecen mucho más fuertes si encuentran unos determinados hongos muy especiales en el suelo donde crecen para formar micorrizas (simbiosis entre hongos y raíces), con las orquídeas pasa exactamente lo mismo con respecto a sus semillas.

Esto fue descubierto en el siglo XIX, por el botánico francés Noël Bernard. La microrriza permite que la semilla germine en la naturaleza. Su funcionamiento es el siguiente: el hongo nutre a la semilla, aportándole nutrientes y agua, y a cambio este se nutre de los hidratos de carbono y vitaminas que él no puede producir en cantidades suficientes.

A día de hoy esto no se utiliza ya que se trata de un método muy exigente, pues requiere además el cuidado del hongo.

¿Las orquídeas pueden germinar sin el hongo?

Con el tiempo se pudo comprobar que la germinación de la orquídea también es posible sin su inseparable hongo, simplemente escogiendo un terreno rico en sales minerales, sacarosa y otros elementos.

¿Cómo sembrar semillas de orquídeas?

Cultivo in vitro de semillas de orquídeas

Imagen – Wikimedia/Forest and Kim Starr

La plantación in vitro de esta planta se puso de moda en los años 60. Para realizarlo se deben colocar las semillas de la orquídea en tierra bien nutrida dentro de un ambiente totalmente estéril (una jarra o una botella de cristal). Las semillas germinan, llegan a una etapa intermedia y por último comienzan a crecer sus hojas. Cuando le crecen las 3-4 primeras hojas se trasplanta hacia otra tierra más adecuada para orquídeas pequeñas.

Su cultivo in vitro suele ser exitoso, pues la primera floración aparece a los 2-3 años, frente a los 7 años que tarda en ocurrir cuando se encuentra en la naturaleza.

Consejos para lograr una mayor tasa de germinación

Para que germine un mayor número de semillas te recomendamos lo siguiente:

  • Sustrato: elige por ejemplo corteza de árbol triturada, o fibra de coco. Es muy importante que sea sustrato nuevo, o cuanto menos esterilizado.
  • Agua: usa siempre de lluvia o sin cal. Ha de ser lo más pura posible. También valdría el agua para consumo humano.
  • Ubicación del semillero: colócalo cerca de una fuente de calor, en una zona protegida del sol directo. Esto es muy importante pues las orquídeas son plantas que crecen bajo la sombra de plantas que son más grandes que ellas.
  • Trasplante: deja tus plántulas en el recipiente donde han germinado hasta que alcancen un tamaño de unos 5-7 centímetros. De este modo, te será más fácil separarlas y conseguir que superen el trasplante.

¿Qué importancia tiene el cultivo in vitro de orquídeas para el mundo?

Vista de la orquídea Laelia gouldiana

Imagen – Flickr/Teresa Grau Ros

Las orquídeas son plantas que producen semillas muy pequeñas, a menudo menor de 1 milímetro. Además, precisan de ese hongo microrrícico para poder germinar, por lo que para asegurar la nueva generación producen miles de semillas, a veces hasta más de 100 mil. El problema es que de todas esas, solo germina alrededor del 1%.

Y esto, como no podía ser de otra manera, ha hecho que haya una gran variedad de especies que han estado y están aún en peligro de extinción, pues a ese problema se le suman otros como la pérdida de hábitat, la tala ilegal, y la extracción de ejemplares de la naturaleza.

Gracias al cultivo in vitro especies como la Laelia gouldiana, que en la actualidad ya no se encuentra creciendo de forma natural, siga viva en laboratorios, concretamente en bancos de germoplasma. Pero no solo ella se cultiva de esta manera, si no que también prácticamente todas las orquídeas comerciales: Phalaenopsis, Dendrobium, Cambria, y un largo etcétera, comienzan su vida en un recipiente que suele ser de cristal.

Hay que tener en cuenta que estas plantas a veces producen keikis, que son réplicas que brotan de la planta madre, pero no todas las especies tienen todos los años, y tampoco es posible saber cuántos tendrán. En cambio, la multiplicación por semillas de orquídeas, aunque sea in vitro, es algo que más tarde o más temprano va a ser una posibilidad para todas las especies; no en vano, todas ellas comenzarán a florecer en algún momento de sus vidas.

Y con esto terminamos. Esperamos que hayas aprendido mucho sobre la siembra de semillas de orquídeas, y que te animes a probar 🙂 . Adelantarte que no es fácil, pero desde luego no es imposible conseguir que germinen.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior