Multiplicación de esquejes leñosos

¿Con ganas de renovar el jardín y plantar nuevos ejemplares? Si tienes varios esquejes y quieres reproducirlos presta atención a este post pues hoy nos ocupamos de uno de los tantos métodos de propagación por esquejes.

En este caso, se trata de la reproducción de esquejes leñosos, es decir aquéllos esquejes que son de una madera dura y con tallos rígidos. A diferencia de otros tipos de esquejes, éstos necesitan algunos cuidados particulares que quizá quieras conocer.

Los esquejes leñosos

Además de su rigidez, la principal característica de los esquejes leñosos es que luego de ser cortados al finalizar el otoño o bien cuando comienza el invierno éstos forman un callo en el extremo que ayuda a la producción de raíces. Por otra parte, se trata de esquejes resistentes, lo que es una buena cualidad pues soportarán mejor las enfermedades, el frío y las condiciones secas.

Puedes encontrar tres tipos de esquejes leñosos:

Esqueje recto o esqueje en horizontal: Es el esqueje más popular y se utiliza en árboles y arbustos caducifolios. Se consiguen haciendo un corte basal horizontal y un corte apical al bies o en bisel.

Esqueje en mazo o bastón: son esquejes que se cortan junto con una pequeña porción de rama de entre 1-2,5cm de rama.. Este tipo de esquejes se utilizan para ciertas coníferas como enebros o sabinas.

Esqueje en talón: Se utilizan en algunas coníferas y se trata de esquejes que se consiguen al realizar un corte de la corteza en la base del esqueje.

Plantar los esquejes

Una vez conseguidos los esquejes leñosos, veamos como es el proceso de plantación.

Lo primero que hay que hacer es reunir los esquejes que tengan un grosor de 1 o 2 cm de diámetro y realizar un corte horizontal justo 1cm por debajo de un nudo. Luego es momento de retirar la madera blanda apical cortando siempre al bies o en bisel por encima de un nudo.

El último paso de preparación de los esquejes es tratar las bases de los tallos con hormona de enraizar pues así se ayudará a que el esqueje “agarre”.

Antes de ubicar los esquejes leñosos hay que preparar una zona de germinación conformada por sustrato de arena gruesa o bien utilizar arena gruesa y perlita. Luego hay que hacer pequeños orificios e introducir los esquejes para finalmente taparlos bien con el sustrato, dejando la zona compacta y sin debilidades.

Una de las claves para el éxito es el riego pues los esquejes leñosos necesitan de la constante humedad. Por eso es muy importante el riego. Además, deben estar a resguardo del sol.

Pasado un mes desde el inicio del proceso verás que los esquejes más fuertes comienzan a desarrollar nuevas plantas. Retira entonces los esquejes más débiles y trasplantas las nuevas plantas a su lugar definitivo en otoño o durante la primavera.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Jardinería

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían fuertes y nobles. Siempre. Y así fue como aprendí la regla de oro de la jardinería: amor, cuidado y un diálogo íntimo con ellas. La suerte ha querido que hoy pueda unir mi hobbie y mi profesión aquí en JardineríaOn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.