Nashi (Pyrus pyrifolia)

El Pyrus pyrifolia o comúnmente conocido con el nombre de nashi, es un árbol que pertenece a la familia de las plantas rosáceas. Este peral tiene su origen en los países de Asia y también es conocido por otros nombres como pera nashi, pera asiática, pera coreana, pera de arena, pera japonesa, pera oriental, pera manzana, bae, li, nashipati y como naspati.

Aunque normalmente  es llamada pera manzana, es una fruta que no es el resultado del cruce entre una pera y una manzana, sino que es un nombre que se le ha dado por la forma, al igual que por la textura, muy parecida a la de una manzana.

Características

Las flores de este peral son de color blanco y poseen entre tres y seis pétalos. Su época de floración es en el mes de abril para el hemisferio norte.

Para los países de Asia, representa un símbolo bastante popular en los meses de verano, y se pueden encontrar con mucha frecuencia en muchos de los jardines campestres, acompañados de flores rosadas y con un ligero tono púrpura que producen los melocotones o también los ciruelos.

Esta es una pera que en ningún momento se debe confundir con la pera china de color blanco, ya que esta solamente crece en China.

En ciertos países de Latinoamérica como es el caso de Argentina y de México, suele ser conocido con el nombre de guayambongo, que en el idioma Raramuri quiere decir, la fruta de la juventud.

¿Para qué se usa el nashi?

Este es un peral bastante conocido por el dulzor que tienen sus frutos, y es considerada una fruta muy popular en el este de Asia. En estos lugares suelen comerse frescos y también crujientes.

Estas peras orientales no suelen formar parte de los pasteles muy a menudo, ni tampoco se elaboran mermeladas, ya que esta es una fruta que tiene un elevado contenido de agua y la textura fresca, granulada y crujiente, es completamente distinta a las otras variedades de pera que se encuentran en Europa.

Por lo tanto, suelen comerse crudas una vez pelados. Sin embargo, la pera nashi puede añadirse a muchas preparaciones para darles un pequeño toque de dulzor. El sabor que posee esta fruta es como de pera, piña, miel y un ligero toque oriental.

Cultivo

Ecología

Las necesidades de suelo al igual que de clima son muy parecidas a las del peral de Europa, con la única diferencia de que necesita menos horas de temperaturas frías.

Es importante que el suelo tenga una textura media, profunda, con una excelente capacidad para retener el agua, con una buena cantidad de nutrientes y con una composición ligeramente ácida. Se debe evitar los suelos que sean muy arcillosos o muy calizos, ya que pueden ocasionar una clorosis férrica al igual que un bloqueo de magnesio.

El nashi es un árbol bastante exigente con respecto a ciertos elementos, como es el caso del hierro, el magnesio y el calcio, por lo que es necesario estar muy atentos a la cantidad presente de dichos componentes y si es necesario, hay que hacer esta corrección antes de empezar con la siembra.

Clima

Puede tolerar una cantidad de agua de unos 2000mm, pero también se ha podido demostrar que puede desarrollarse correctamente con una cantidad de 900mm o hasta menos, siendo la cantidad optima de aproximadamente 1200mm.

Si la humedad es muy baja durante el verano, puede representar un problema bastante serio para su cultivo, puesto que produce límites para el engrosamiento de los frutos cuando se acercan a la madurez.

Temperaturas

Las temperaturas frías del invierno no representan ningún límite para el cultivo del nashi. Como es un árbol de floración precoz, se encuentra con mayor exposición a las heladas de los meses de la primavera en comparación con el peral europeo, por lo tanto, es necesario evitar estos riesgos colocando una protección para dichas heladas.

Con respecto a las temperaturas en verano, por lo general se adapta bastante bien a un máximo de 35 °C, teniendo en cuenta siempre que la superficie debe permanecer húmeda.

Vientos

Cuando las hojas jóvenes aún se encuentran tiernas son muy susceptibles a los vientos, ya que pueden aparecer quemaduras en su superficie.

Con respecto a los frutos, pueden llegar a tener magulladuras a causa del frotamiento y pueden caerse antes de la recolección por el movimiento que produce el viento. Aquellos que poseen una piel lisa, poseen mayor sensibilidad,  es por este motivo que se recomienda colocar unas cortinas a prueba de vientos en las áreas de mayor riesgo.

Fertilización

La cantidad de abono que hay que colocar, depende de la clase de suelo, al igual que los requerimientos de la variedad de nashi. Pero hay que tener en cuenta que esta es una planta que posee mucha sensibilidad a la falta de hierro, magnesio y calcio, como ya se ha explicado anteriormente.

Para el control de otros minerales como es el caso del potasio, nitrógeno, fósforo y azufre, hay que hace un análisis químico antes de comenzar con la siembra, para así determinar correctamente la dosis, las cantidades y las distribución del abono.

La poda del nashi

Por lo general, los árboles que no han sido podados pueden tener un mayor volumen al igual que una vida mucho más larga en comparación a los que han sido podados, sin embargo, puede generar una producción de frutos irregular, al alterar los años de producción con algunos en el que sea escasa o que no haya ninguna.

Además de todo esto, la fruta puede tener una calidad bastante baja provocada por un mal suministro de savia.

Poda para dar forma

Se puede comenzar con esta tarea después de que la planta haya sido sembrada; la ejecución de la misma va a depender de la forma que le quieras dar al árbol.

Las formas que mejor se pueden adaptar al nashi son las apoyadas y se suele necesitar una mano de obra experta. Esta forma permite que los espacios se economicen y pueden dar una enorme producción en lugares de poco espacio.

Poda para fructificación

A través de esta práctica lo que se busca es mantener un equilibrio en cada una de las sustancias de reserva que posee la planta, puesto que la fructificación, es el producto de que dichas sustancias de reserva se hayan acumulado en las ramas.

La poda conocida como releo, es la que ofrece mayor cantidad de beneficios en aquellos árboles que tienen una producción total parcial en las lamburdas y las brindillas. Cuando se desea que los ejemplares más jóvenes comiencen con el método de fructificación, es necesario que la poda se realice ligeramente.

Cosecha de los frutos

Es necesario realizar esta tarea con mucho cuidado para no provocar daños en la pulpa. Hay que seleccionarlos y empacarlos de forma manual para mantener la calidad, por lo que también es necesario cosechar de forma oportuna. Comparado con los frutos del peal de Europa, los del nashi pueden llegar a su estado de madurez en la misma planta.

Algunos ejemplares como el shinseki y el nijiseiki, pasan de un color verde o tono verde amarillento al llegar a la madurez. Los frutos ruginosos, suelen cambiar de un verde parduzco a un pardo dorado.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles frutales

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y las flores. En general, todo lo que tenga que ver con lo "verde".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.